jueves, 20 de junio de 2019

La fortaleza medieval de Liubliana


Castillo de Liubliana
Situado en la parte más elevada del casco antiguo de la ciudad, este castillo nos evoca el pequeño pueblo fortificado que fue origen de Liubliana. Levantado en el siglo XII, esta edificación medieval es una mezcla de estilos constructivos de diferentes épocas debido a las continuas ampliaciones y reconstrucciones.



Para llegar a el, tenemos dos opciones: subir caminando por un empinado sendero entre el pequeño bosque que rodea la edificación o tomar el funicular que sube hasta la base del castillo. Mi consejo, subir en funicular y bajar a pie por la colina disfrutando de los alrededores. ¡Vale la pena!





El Castillo es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Una vez en su interior, alrededor del patio podremos recorrer sus almacenes, la capilla y salas donde encontraremos audiovisuales que nos cuenta sus orígenes y varias exposiciones entre las que destacan las dedicadas a la historia de Eslovenia y un pequeño museo de títeres.





Desde lo alto de su torre se puede contemplar una bonita panorámica de la ciudad. Aunque antes de subir, nos encontraremos con las antiguas prisiones y es que la historia tumultuosa de este castillo incluye un arsenal y una prisión.





El castillo se vio severamente afectado por el terremoto de 1895, pero fue debidamente  renovado y restaurado. En la actualidad es un lugar muy agradable incluso hay una cafetería y un restaurante en el interior.





Liubliana me pareció una ciudad elegante, pequeña y un tanto tranquila que más bien parece un pueblo grande. Está todo cuidado y muy limpio donde los dragones aparecen en todas partes. Los vemos estampados en el escudo de la ciudad, grabados en las tapas de alcantarillas y, sobre todo, en las cuatro esquinas del emblemático Puente del Dragón del casco antiguo.



                                                                                                                                                            Loli

lunes, 10 de junio de 2019

Teatro Griego de Taormina




   Situado en un lugar de incomparable belleza, el Teatro Griego de Taormina se funde con la montaña en la que se asienta.

   Taormina se encuentra en la costa Este de Sicilia sobre el Monte Tauro en frente del Volcán Etna.



                       
   Se construyó  bajo el dominio de los griegos en el siglo III a.C.

   Es uno de los teatros griegos mejor conservados que existen, aunque durante el dominio romano cambió su aspecto, ya que se transformó en anfiteatro para representar en él las luchas de gladiadores.

   Es el segundo mayor teatro griego de Sicilia después del de Siracusa. 



        
   A pesar de las reconstrucciones a lo largo de los siglos, los cimientos de la época helenística aún se mantienen y  pueden verse  restos de columnas de estilo corintio. 



  
   El teatro está compuesto de tres partes: la escena, la orquesta y la cávea.

   La escena mantiene su forma originaria y cuenta con dos salas laterales.

   La orquesta dividía  la escena de la cávea.



          
   La cávea está excavada en la roca, está construida a partir de los escalones.  La parte superior de la misma estaba decorada con estatuas. Está dividida en nueve sectores y podría haber dado cabida a 10.000 espectadores.

   Tiene diez entradas, dos en los extremos y ocho en cada sector. 



                 
   En la parte más alta del teatro hay un doble túnel y se puede llegar a varios miradores con impresionantes vistas. Por su posición privilegiada, desde él se contempla el Etna,  parte de la costa del mar Jónico y la Bahía de Naxos.

   En la actualidad se utiliza como incomparable marco de eventos y conciertos de música, danza y ópera. 



                                                                  
   Tiene una acústica perfecta. Poder asistir a un espectáculo en este escenario es todo un lujo. Al atardecer, cuando cambia la luz del cielo,  el teatro también parece transformarse.


 

   El Teatro Antiguo es el símbolo de la ciudad de Taormina y sigue manteniendo todo su esplendor.   







                                                                                                                                                      Inma  

"