martes, 25 de julio de 2017

Zorita y su castillo

Zorita de los Canes es un pequeño pueblo alcarreño a orillas del río Tajo que fue edificado en torno al cerro presidido por su castillo. De origen musulmán, la medina es pequeña, apenas un puñado de casas abigarradas bajo el abrigo de la fortificación. No tendrá más de 80 habitantes y conserva algunos restos de la muralla árabe y del castillo.

Vistas de Zorita de los Canes y el Tajo desde el castillo
El castillo se encuentra situado en una peña sobre el Tajo y está rodeado por el arroyo Badujo que hace las veces de foso natural. Tanto la medina como la fortaleza fueron mandadas construir allá por el siglo IX por los musulmanes que habían ocupado estas tierras. Durante este período de esplendor andalusí Zorita llegó a ser capital administrativa de una de las provincias de Al-Andalus.

Vistas desde la Torre del Homenaje
Acceso principal al castillo
La alcazaba musulmana ocupaba toda la peña y fue fortificada con una muralla sobre la que hoy se levantan algunas viviendas del municipio. Extramuros se asentaron los judíos, en los arrabales cerca del arroyo.

Tras varias reformas a lo largo de los siglos, en la actualidad poco queda de la antigua fortaleza andalusí; la base de sus muros y el precioso arco de herradura árabe levantado por el califa Al-Nasir, algo escondido tras el arco apuntado gótico de la puerta principal.

Los cristianos conquistaron Zorita a finales del s. XI y el castillo fue entregado a Alvar Fáñez, lugarteniente del Cid Campeador. Este, a su vez, lo entregó a la Orden de Calatrava para su guarda y como lugar de reunión. En su interior los calatravos levantaron una iglesia románica con una magnífica cripta subterránea donde rezaban antes de salir a la batalla. El expolio y el abandono casi terminan con ella sin embargo, al pasar a manos municipales, el edificio se ha recuperado y en su interior pueden verse los capiteles originales, decorados con motivos vegetales y geométricos, así como un pesado altar que se introdujo en la cripta antes de terminar la puerta por lo que es imposible sacarlo.


Iglesia levantada por la Orden de Calatrava

Entrada original a la cripta del templo
La visita nos muestra también, bajo la Torre del Homenaje, la conocida como Sala del Moro. En realidad no se conoce su utilidad, quizás fue una prisión o una sala de reuniones de los caballeros de la orden. Está rematada con una bóveda semiesférica de sillería y unas estrechas ventanas. Se ha habilitado una escalera de caracol para subir a la Torre del Homenaje sobre la que se construyó una terraza. Este castillo perteneció un tiempo a los Duques de Pastrana, localidad muy próxima, y en él pasó un breve tiempo la Princesa de Éboli, quien ordenó dichas reformas en esta torre.

Puerta principal con su arco de herradura
Llegamos al enorme patio de armas, hoy en día lleno de excavaciones y encontramos una escalera que nos lleva a la subterránea Sala de la Omega, así llamada por la forma de la letra griega omega que tiene el espacio excavado en el suelo. A su alrededor un banco corrido de piedra parece indicar que en esta sala se realizaban ritos de iniciación de la orden aunque es posible que tan solo fuera una fresquera o almacén. A través de ella se accede a una segunda sala que no tiene nada de particular.


Salimos por el lugar donde se levantaba el foso, cuya puerta ha desaparecido y bordeamos el perímetro del castillo para bajar, paralelos al arroyo Badujo, hasta las barbacanas. Esta parte del cerro se está desmoronando debido al material arenisco de la base que hace peligrar la construcción.

Paseo de las barbacanas
Desde este paseo se obtienen, según mi opinión, las mejores imágenes del castillo de Zorita con algunas de sus torres más bellas como la del Espolón, la de las Armas o la del Mirador del Badujo, que no pueden visitarse ya que están en mal estado de conservación.

Torre de las Armas
El declive del castillo comenzó a raíz de la Batalla de Aljubarrota, perdida frente a Portugal en el siglo XIV, donde murieron trescientos hombres de Zorita. Después de esta derrota el Comendador del pueblo se instala en Almonacid y el monarca Felipe II despoja a los calatravos de su castillo pasando entonces a manos de los Duques de Pastrana quienes, posteriormente, se desentendieron del edificio quedando éste prácticamente en ruinas.



Susana

martes, 18 de julio de 2017

Allariz, "La Llave del reino de Galicia"



Dicen que en Allariz vivieron reyes y reinas, príncipes e infantes, distinguidos caballeros, religiosos e ilustres hombres de letras. Su visita embriaga al visitante y si no fuera por la gran cantidad de tiendas outlets que han florecido en los últimos años, parecería que el tiempo se hubiese detenido en sus silenciosas plazas y calles.

Su encanto medieval aún pervive en sus calles
Su núcleo urbano rebosa nobleza y conserva suntuosas mansiones con bellas balconadas que conviven con joyas arquitectónicas del arte religioso. Allariz vivió su mayor esplendor en época medieval, momento al que pertenecen sus monumentos más significativos y a pesar de las numerosas tiendas, todavía es posible encontrarse con su glorioso pasado.

Muchas de las calles del casco histórico albergan gran cantidad de tiendas outlet


Si inicias la visita junto al puente de Vinalova verás que el entorno invita a ver las cosas con calma. Cruza el río por el puente y recorre el lugar. Lo primero que descubres es el templo de Santa María de Vilanova, una obra iniciada a finales del siglo XII. Tras su portada guarda la imagen de la patrona de la villa en un retablo barroco.

El Puente de Vinalova sobre el río Arnoia 

Santa María de Vilanova fue bastante modificada entre los siglos XVI y XIX

Cruceiro erigido para protegerse de la peste
Ahora te toca caminar por sus empedradas calles y conocer el pueblo. En Allariz encontrarás en lo alto de una colina las ruinas del castillo del que apenas se conservan unos pocos restos. Fue Alfonso VI quien ordenó levantar dicha fortaleza desde donde se controlaba la visión total del paisaje. En él pudo haber nacido Fernando III, el Santo, y lo que sí es cierto es que aquí, Alfonso X,  El Sabio, se educó y aprendió el galaicoportugués que utilizó en algunas de sus célebres Cantigas.

Suntuosas mansiones salpican toda la villa


Cuando pises las calles de Allariz estarás sobre muchas de las piedras que componían las murallas del castillo. Así que recórrelas despacio y verás que están salpicadas de antiguos cruceiros, de iglesias y de rincones llenos de encanto. Por ser un lugar estratégico, la villa fue denominada por Sancho IV como "La Llave del reino de Galicia".

El origen de Allariz se remonta al reinado del rey godo Alarico


Verás que Allariz es una maravillosa caja de sorpresas que conserva el aire adormecido de otros tiempos. Déjate tentar y encontrarás bellas iglesias como la de Santiago, uno de los ejemplos más destacados del románico popular gallego, cuya construcción se inició a finales del siglo XI y aún conserva intacta su estructura original.

Plaza de la villa

Iglesia de Santiago

La sencillez de sus líneas es propia de la región gallega


En la parte alta de la villa se encuentra el Monasterio de Santa Clara, fundado por la mujer de Alfonso X, El Sabio. Dicen de él que alberga el mayor claustro barroco de España. Al ser un monasterio de clausura no podrás visitar el claustro sin embargo, sí puedes entrar en la iglesia y ver el Museo de Arte Sacro que cuenta con tesoros como la Virgen Abrideira, pieza tallada en marfil y otras interesantes joyas litúrgicas donadas por su fundadora.

El Monasterio de Santa Clara fundado por doña Violante, esposa de Alfonso X El Sabio


                                                                                                                                                                                                Rafa
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""