martes, 16 de octubre de 2018

Recorriendo Zagreb, Croacia

La capital de Croacia es un importante destino turístico con numerosos museos, galerías, monumentos y parques que la hacen atractiva. La zona histórica se encuentra en la parte alta y está compuesta por dos poblaciones medievales: Kaptol y Gradec. Una era un centro religioso en torno a la catedral, la otra, donde residían los artesanos y comerciantes. Condenadas a entenderse, ambas localidades siempre compitieron a nivel económico y político hasta que ocurrió lo que era inevitable, se fundieron en una sola ciudad, Zagreb.


El centro de la ciudad lo encontrarás en la plaza de Ban Josip Jelačić, el lugar público por excelencia. Llena de vida y rodeada de elegantes fachadas de distintos estilos arquitectónicos en tono pastel. La plaza recibe el nombre del gobernador Jelačić, un héroe nacional que liberó a los campesinos del vasallaje y convocó las primeras elecciones. En ella podrás ver, además del monumento dedicado al gobernador, la fuente Manduševac que dicen está vinculada con la leyenda sobre el origen del nombre de la ciudad. Bajo ella se encuentra un manantial que suministró agua a la ciudad hasta finales del siglo XIX.




Desde la fuente encamina tus pasos hacía la catedral de la Asunción de la Virgen María y San Esteban, uno de los símbolos de la ciudad de Zagreb. Aquí podrás encontrar la huella de casi todos los estilos arquitectónicos y, a su alrededor, las murallas renacentistas que la protegían de los enemigos del cristianismo. La catedral fue reconstruida tras el terremoto de 1880 y las lámparas que ves en su interior fueron donadas por un casino de Las Vegas.




Una vez vista la catedral puedes dirigirte al mercado Dolac. Casi todos los barrios tienen sus mercados al aire libre donde se venden frutas, verduras, carnes y pescados frescos desde primera horas de la mañana. El de Dolac es el más conocido de Zagreb. Muy cerca del mercado, Tkalčićeva, una pintoresca calle llena de bonitas casas convertidas en tiendas de artesanía, restaurantes y cafés. Anteriormente esta calle era el arroyo Medveščak que dividía las poblaciones de Kaptol y Gradec, el arroyo movía diversos molinos dedicados al tejido, jabones, papel, etc. Debido a la contaminación de sus aguas, el arroyo fue cubierto a finales del siglo XIX y desde entonces es esta calle.




Para continuar hacia la zona alta de la ciudad puedes hacerlo por la empinada calle Radićeva pero antes tendrás que pasar por "El Puente Sangriento". Sin embargo, ya sé que te parecerá algo confuso pues aquí no hay ningún puente sino más bien una corta calle. En el mismo lugar en el que estás, hubo un puente que unía las dos poblaciones y fue escenario de constantes conflictos sangrientos a lo largo de los siglos. Lo más llamativo es que el nombre ha permanecido intacto desde aquellos días.




Según vas subiendo por la calle Radićeva, a tu izquierda encontrarás una pequeña tienda de corbatas, “Krabata Zagreb”, una de las firmas más populares y antigua de venta de corbatas. Dicen que la corbata es un invento croata y que durante la Guerra de los Treinta Años los soldados croatas que servían al rey francés lucían en el cuello elegantes pañuelos, despertando el interés de los franceses tan interesados por la moda.



Esta calle inclinada te llevará hasta un monumento dedicado a San Jorge en el momento de matar a un dragón. A estas alturas ya te habrás dado cuenta de que te encuentras en la ciudad alta y junto a la Puerta de Piedra, una de las atracciones principales de Zagreb. Esta puerta era el único acceso a la parte alta de la ciudad. Hoy es un lugar de peregrinaje donde una imagen de la Virgen recibe agradecimientos. En su interior verás una pequeña capilla donde se venera una pintura de la Madre de Dios que sobrevivió por puro milagro a un incendio.




Antes de continuar el camino hacia la parte alta fíjate en la farmacia más antigua de Zagreb, abierta en 1355 y desde entonces aún sigue en funcionamiento. Da una vuelta por los alrededores y encontrarás los palacios más representativos de la burguesía. Ahora ya estás en el centro de la ciudad alta donde vas a encontrar la Plaza Mayor de la antigua población de Gradec.




En medio de la plaza se encuentra la iglesia de San Marcos. Su visita no te va a dejar indiferente y desde fuera te parecerá muy llamativa con su colorido tejado, donde aparecen los escudos de Croacia, Dalmacia, Eslovenia y de la ciudad de Zagreb. Construida a mediados del siglo XIII, su interior está reconstruido, sin embargo, aún podrás ver restos de su construcción románica en sus naves y bóvedas góticas.




Cuando estés listo puedes continuar entre lujosos palacios barrocos en busca del Paseo de Josip Juraj Strossmayer, obispo, político y hombre importante de la escena social de la Croacia del siglo XIX. A tu paso verás la que dicen es la más hermosa iglesia de Zagreb, la iglesia de Santa Catarina y un poco más adelante, la única torre que se conserva de la antigua fortaleza del siglo XIII. Durante años las campanadas de la torre invitaban al anochecer a los ciudadanos a que regresaran a la fortaleza. Junto a la torre, un curioso funicular une la Ciudad Alta y la Ciudad Baja.




Termina tu recorrido por la Ciudad Baja conocida como la pequeña Viena donde encontrarás la zona comercial, galerías de arte y agradables jardines.




                                                                                                                                                           Rafa

martes, 9 de octubre de 2018

El impresionante Fiordo de Geiranger



Dejamos atrás Olden y el fiordo del Norte para dirigirnos a otro fiordo, el de Geiranger, otro de los lugares más turísticos de Noruega, cuya belleza natural le ha valido para ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Durante el trayecto hasta el embarcadero donde cogeremos un ferry se suceden unas imágenes sorprendentes de fiordos e infinidad de aldeas, granjas y hermosos lagos. ¡El entorno es idílico!

"