martes, 10 de septiembre de 2019

El Valle de los Templos de Agrigento




    
   El área arqueológica del Valle de los Templos es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es el destino turístico más visitado en Sicilia.

   La fundación de la antigua colonia griega de Akragas, junto al río del mismo nombre, comenzó en el siglo VI a.C. Llegó a ser una de las ciudades más grandes del Mediterráneo, y una de las más notables colonias fuera de Grecia. 



          
   Más tarde fue ocupada por los romanos que, cambiaron su nombre por Agrigentum y,  la hicieron aún más importante. En el periodo bizantino fue casi olvidada, hasta que con la llegada de los árabes  se construyeron nuevos monumentos, tomando el nombre de Gergent. Los normandos la devolvieron al cristianismo, fue cuando se comenzaron a levantar algunas de las iglesias de la ciudad.



                       
   Alexander Hardcastle, capitán inglés, financió numerosas excavaciones que permitieron  mantener este irrepetible patrimonio arqueológico.  Villa Aurea, en el mismo recinto, fue su residencia hasta el final de sus días.




   Cuando se entra al Parco Valle dei Templi la experiencia comienza a ser asombrosa.

    En la colina se levantaron monumentales santuarios.  Los templos son del siglo  VI y V a.C.  

   Quedan restos de edificios públicos, varias fortificaciones y una necrópolis.

   El Templo de Hércules es el más antiguo. Se erigió tras la victoria sobre los cartagineses.




   De unas proporciones inmensas, el Templo de Zeus o Júpiter Olímpico, tenía unas enormes esculturas de las que aún quedan fragmentos. 



                       
   El  Templo de Hera, también conocido como de Juno, está levantado sobre una plataforma con cuatro escalones, quedando aún 30 columnas en pie.

   Del Templo de Heracles poco se ha salvado, pero cuando se construyó simbolizaba el poder y la fuerza de este héroe de Agrigento. 



                              
   Llaman muchísimo la atención las cuatro preciosas columnas corintias del Templo dei Dioscuri (Castor y Pólux). 



                                                  
   El Templo de la Concordia es el mejor conservado, y es de una armonía y belleza extraordinarias.

   Tiene 34 columnas que estuvieron recubiertas de estuco blanco, se le llama así por las inscripciones encontradas en una roca cercana.  A sus pies hay una escultura moderna en bronce, “Icaro caduto”. 








                                 
   Con la puesta de sol todo el conjunto adquieren un color dorado que impresiona. Más tarde, con los templos ya iluminados,  la magia del lugar, sobrecoge.






   El Valle dei Templi de Agrigento  es uno de los recintos arqueológicos más grandes del mundo, y mantiene la grandeza de la historia que representa.

                                                                                                                                                      Inma

domingo, 1 de septiembre de 2019

La Casa Museo de Son Marroig

Son Marroig

Entre Valldemossa y Deiá, a la sombra de una impresionante muralla de montañas que forma la Sierra de Tramontana se encuentra Son Marroig, la que fue, residencia favorita del Archiduque Luis Salvador de Austria, amante y protector de estos paisajes que atrajeron también como a él, a Frédéric Chopin y a la escritora George Sand, entre otros artistas que encontraron en la zona refugio e inspiración.



Merece la pena que te acerques hasta Son Marroig en coche y recorras las poblaciones de la sierra. Durante el trayecto descubrirás paisajes de montaña que a menudo confluyen con el mar y encontrarás pueblos que aún mantienen su sabor tradicional.



Son Marroig, fue comprada por el archiduque quien restauró y habilitó la antigua propiedad existente, conservando sólo, la espléndida torre defensiva del siglo XVI que protegía la casa de posibles ataques piratas berberiscos. En la actualidad la casa es un museo y sus estancias están abiertas al turismo, conservando muchos recuerdos del archiduque.



Entra al interior de la vivienda a través del vestíbulo que da acceso a una habitación rectangular decorada con hermoso mobiliario y objetos de arte. Aquí vas a encontrar una puerta que da acceso al jardín y una escalera que conduce a la planta principal donde se encuentra la sala principal del museo. En ella verás vitrinas con dibujos, libros, una pequeña colección de cerámica y objetos personales del Archiduque, además de fotografías, retratos y mapas que cuelgan de sus paredes.





En esta planta encontrarás también una pequeña habitación con una cama y hermoso dosel tallado en madera además del comedor, con una galería donde podrás disfrutar de unas magníficas vistas. ¡Desde aquí la imagen de la costa es espectacular!




A continuación regresa hacía la escalera por donde has subido y visita el jardín. En un extremo, el Archiduque mando levantar un pequeño templo neoclásico de mármol de Carrara. A la vez sobrio y refinado, su base circular y columnas jónicas, son el escenario perfecto para celebrar una boda en un entorno privilegiado.



Junto a Son Marroig se encuentra la famosa roca Sa Foradada, el espigón rocoso con su peculiar agujero de 18 metros de diámetro. Desde el mirador que hay junto al restaurante podrás disfrutar de las vistas y si además tienes la suerte de pasar por aquí al atardecer, podrás contemplar hermosas puestas de sol. ¡La experiencia será inmejorable!



                                                                                                                                                           Rafa
"