jueves, 20 de febrero de 2020

La Basílica Eufrasiana, la catedral de Poreč



En Poreč, Croacia, hay una hermosa basílica, que desde 1997 la UNESCO ha incorporado en su Patrimonio de la Humanidad. Este impresionante monumento se encuentra en el centro histórico de la ciudad y sus orígenes nos remontan al siglo VI, es considerada como uno de los templos mejor conservados del arte bizantino temprano del Mediterráneo.




Esta espectacular basílica en realidad es la catedral de la Asunción de María y se construyó a petición del obispo Eufrasio sobre los restos de una antigua iglesia. Quizás lo más destacable de esta belleza arquitectónica y lo mas llamativo sean los mosaicos que decoran el ábside, son espectaculares y están considerados una obra maestra del arte bizantino.



Durante nuestra visita, veremos también restos arqueológicos y mosaicos que datan del siglo III, además conserva valiosas curiosidades sacras y objetos de arte de la época cristiana primitiva. Cuenta también con una colección con algunas obras de notable interés.




Merece la pena subir al campanario, la vista es fantástica de la turística y concurrida Poreč y aunque la basílica ha sufrido una serie de cambios debido a los daños causados por terremotos, guerras e incendios. Ha sabido preservar a pesar de los siglos, una buena parte de su decoración original. Me encantó este lugar por su hermosa iglesia y sus fabulosos mosaicos.




El interior de la basílica es un lugar tranquilo para sentarse, relajarse y disfrutar de sus tres naves con sus dos filas de columnas de mármol y unos capiteles magníficos.





En la parte superior del ábside, contemplaremos los sorprendentes mosaicos donde esta representado Jesús con los apóstoles, el obispo Eufrasio con una basílica y algunos mártires locales, especialmente San Mauro, primer obispo y patrón de la ciudad de Poreč.


                                                                                                                                                            Loli

lunes, 10 de febrero de 2020

“La Anunciación” de Fra Angélico y el Convento de San Marcos - Florencia





   Fundado con la ayuda de los Médici, el conjunto arquitectónico del Monasterio de San Marcos está decorado con unos magníficos frescos de Fra Angélico, y algunos también realizados por los  ayudantes de su taller.




   Guido Di Pietro (1390-1455) conocido como Fra Angélico, fue un monje dominico que empezó su carrera artística decorando manuscritos. Como maestro del taller del convento en el que vivió y trabajo, se ocupó de la decoración de  las celdas, el claustro y los corredores.




   En las antiguas celdas de los monjes hay escenas Evangélicas diferentes con colores suaves que invitan a la meditación.




  Realizó varios retablos  de "La Anunciación”, su obra más famosa, siendo un ejemplo bellísimo del Renacimiento surgido en Florencia en el siglo XV.

   Nada más subir las escaleras de San Marcos nos encontramos de frente con "La Anunciación". Es cuando nos quedamos sin palabras ante la belleza y sencillez de su obra.

   Un pórtico con estilizadas columnas enmarca la escena. Las figuras son esbeltas con rostros delicados. El círculo de luz que rodea sus cabezas representa el halo de los personajes santos. Las plumas de las alas del arcángel Gabriel están pintadas con detalle. La Virgen está cubierta con un modesto manto azul y sus manos están cruzadas sobre el pecho. Un jardín con flores vallado simboliza la pureza de María.




   Después de pasar un gran rato disfrutando de esta magistral "Anunciación", continuamos visitando el museo, la Sala Capitular y  la Biblioteca con valiosos manuscritos.




   En la sala que acogía a los peregrinos  se exponen las pinturas del Beato Angélico, además de  obras de otros  artistas como Domenico Ghirlandaio y Fra Bartolomeo.




   Otra curiosidad del Convento de San Marcos es que se pueden visitar las celdas en las que vivió Girolamo Savonarola.

   Savonarola (1452-1498) fue prior de este  convento dominico. Se hizo famoso por sus sermones en San Marcos, denunciando y criticando la corrupción de la iglesia y la avaricia de los ricos. Sus seguidores fueron creciendo, hasta el punto que se hicieron hogueras (las hogueras de las vanidades) para quemar espejos, perfumes, trajes y libros licenciosos. Por su radicalidad contra el corrompido regente de Florencia, Lorenzo de Medici, y  la inmoralidad del  Papa Alejandro VI, fue excomulgado, acusado de herejía,  ahorcado y su cadáver quemado en la Plaza de la Signoria.




   El Museo de San Marcos es excelente y otro de los lugares en Florencia con una apasionante historia.






                                                                                                                                                       Inma



"