lunes, 1 de junio de 2020

Territorio Artlanza, el museo de Félix Yánez


Territorio Artlanza
Dicen que es la escultura más grande del mundo y está en Quintanilla del Agua, Burgos. Esta reconstrucción de un pueblo burgalés, en sus 10.000 metros cuadrados tiene mucho de real. Aquí encontrarás varias plazas y museos, una bodega, una fragua, estrechas callejuelas e incluso un pequeño riachuelo.




Cuando llegues, probablemente pienses que no puede ser verdad, pero te aseguro que sí lo es. Todo empezó cuando Félix Yáñez, escultor que tenía su taller de cerámica en Quintanilla del Agua, Burgos. Viendo que las ventas de sus figuras de terracota que vendía en las ferias eran cada vez más complicadas. Decidió crear, en unos terrenos detrás de su casa, una maqueta de una pequeña plaza en la que disfrutar con sus familiares y amigos.




Tubo tanto éxito que comenzaron a llegar todos los vecinos de los alrededores para verla y la cosa se le fue de las manos. Decidió seguir construyendo más, hasta ocupar los terrenos de sus suegros, incluso pensó en comprar más espacio alrededor.




Félix, se inspiro en la creación de su pueblo en las antiguas casas de Covarrubias y otros pueblos de la ribera del Arlanza. Casi sin darse cuenta, el mismo fue construyendo todo lo que ves a partir de materiales reciclados recuperados de escombreras de los alrededores.




Así que todo lo que verás es real, los aperos de labranza, herramientas e incluso, los bolos de la plaza, aquí sólo faltan los habitantes. A la mayoría de las casas no podrás acceder, pero a través de las ventanas puedes ver su interior y observar como vivían nuestros antepasados. Además encontrarás tres museos visitables: uno etnográfico, uno de cerámica y otro de fotografía, con imágenes antiguas.


                                                                                                                      Rafa

miércoles, 20 de mayo de 2020

Los Molinos de Zaanse Schans



Una de las atracciones turísticas más populares en los Países Bajos, es sin duda Zaanse Schans, una vista de postal salpicada de molinos de viento holandeses situados en un dique junto a orillas del río Zaan.


Zaanse Schans es el resultado directo de la Edad de Oro holandesa del siglo XVII y lo que se puede ver hoy en día, es una representación exacta de aquel entonces: casas históricas, almacenes polvorientos, bonitas granjas y molinos de viento. Dicen que este paisaje fue fuente de inspiración de Monet que pintó aquí 25 obras de arte.



Este bucólico pueblo holandés, está tan bien conservado que se ha convertido en un museo al aire libre. Se puede pasear por el Museo de la Panadería y disfrutar del olor a pan fresco,  o echar un vistazo al almacén donde se hacen los zuecos. Además podremos visitar la fábrica de quesos o los diferentes molinos de viento tradicionales, entre muchos otros lugares.




Zaanse Schans es una de las regiones industriales más antigua de Europa occidental, había alrededor de 600 molinos de viento como estos que estaban activos al mismo tiempo. Son una delicia escénica del pasado industrial y actualmente cuenta con una variedad de actividades.




Hoy ya no quedan tantos molinos, pero sí podremos visitar los que quedan y hacernos una idea de como eran. Tendremos la oportunidad de adentrarnos por un módico precio, en el interior de seis molinos y ver su funcionamiento, conocer su historia y los productos que allí se molían.




En la actualidad siguen en funcionamiento y se puede ver un molino que molía especias, otros aceite y uno que se usaba como aserradero para la madera e incluso, uno que trituraba pigmentos para la fabricación de pintura. Su visita nos hará sentir cómo era la vida holandesa en aquellos tiempos.

                                                           
                                                                                                                                                         Loli
"