martes, 11 de diciembre de 2018

La Abadía de Westminster, el monasterio del oeste



En el centro del Londres actual, al lado de algunos de los edificios más significativos de la ciudad se encuentra la Abadía de Westminster. Mitad iglesia y mitad museo, siempre ha estado asociada a la realeza, siendo el escenario perfecto para los grandes acontecimientos. Su historia nos remonta a más de mil años y desde su fundación ha sido lugar de coronaciones de reyes, es también panteón real, sepulcro de ingleses ilustres y uno de los monumentos más famosos de la capital de Inglaterra.




Con el paso del tiempo, algunas de sus partes han sido reconstruidas varias veces. Sin embargo, dentro de sus muros te aseguro que te sentirás maravillado con su arquitectura y su historia, sin duda es uno de los lugares más bellos de Londres. Comencemos nuestro recorrido turístico y lo primero que hay que observar es el exterior, considerado el mejor ejemplo del gótico inglés temprano. Verás una especie de monumento ecléctico, mezcla de gótico francés e inglés y es que se cree que su principal modelo fue, la catedral de Reims.





Con la entrada tienes incluida una audioguía que te ayudará a conocer mejor la abadía. Durante el recorrido, te llamará la atención su interior luminoso y las espectaculares dimensiones de su nave. Hay muchas cosas que ver, así que tomate tu tiempo para disfrutar del lugar y fíjate bien en todos sus detalles.




Bajo las bóvedas de la nave central verás el estilo gótico del momento donde contemplarás vidrieras de colores en las que se ve a profetas y algunos escudos de armas. Encontrarás la tumba del Soldado Desconocido que contiene los restos de un soldado británico no identificado, asesinado durante la Primera Guerra Mundial. Verás también la "esquina de los científicos" donde hay monumentos a Isaac Newton, Charles Darwin, entre otros.



Sigue rodeando la iglesia y llegarás a la magnífica Lady Chapel donde merece la pena que te recrees con su techo abovedado delicadamente tallado. Aquí no hay un solo rincón que no sea extraordinario, encontrarás los emblemas de los Tudor y alrededor, estandartes y estatuas de santos. En esta capilla encontrarás las tumbas de Enrique VII y su esposa.



En la Abadía de Westminster hay más de 3.000 tumbas entre las que encontrarás tumbas reales como la de Eduardo VI, Isabel I, así como la de María Estuardo, reina de Escocia, Eduardo III o la de Ricardo II y muchas, muchas más. Sigue con tu recorrido y llegarás al rincón de los poetas, una de las partes más conocidas de la abadía donde descansan Robert Browning, Charles Dickens o William Shakespeare, aunque este último no está enterrado aquí, pero tiene una placa conmemorativa.



Ahora es el momento de que salgas al claustro, dirígete a la Sala Capitular, lugar de reuniones de los monjes y verás una puerta de roble de la que se dice, es la más antigua de Inglaterra y que se remonta al siglo XI. Continua hasta un pequeño claustro que comunica con el College Gardens, el jardín más antiguo de Inglaterra y donde aún residen los clérigos de la abadía.




Da la vuelta completa al claustro y vuelve a entrar a la nave central donde terminarás la visita pero antes de salir echa una mirada a la Silla de Coronación o la Silla del Rey Eduardo. Un antiguo trono de madera donde han sido coronados casi todos los soberanos de Inglaterra, la última ocasión en que se utilizó fue la coronación de Isabel II.




La Abadía de Westminster es un templo muy famoso y visita obligada cuando se viaja a Londres, así que deberás tener en cuenta las grandes multitudes de turistas que se arremolinan a su alrededor.



                                                                                                                                                           Rafa

martes, 4 de diciembre de 2018

De Geiranger a Lom y el lago Djupvatnet



Nuestra ruta continúa y dejamos atrás la pequeña localidad de Geiranger y su impresionante fiordo, para internarnos en un estrecho valle rodeado de altas montañas salpicadas por hermosos lagos. Ponemos rumbo a Lom, donde conoceremos una de las pocas Stavkirke, o iglesias de madera, que quedan en Noruega.

"