miércoles, 16 de agosto de 2017

El Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe

Un viajero del siglo XV relató que tienen los monjes de este monasterio por regla, que si alguien yendo a la guerra o peregrinación para visitar los santos lugares, llegase aquí y cayese enfermo, están obligados a recogerle y a proporcionarle todo lo necesario; si muere le han de hacer funeral proporcionado y si convalece de su dolencia, y él lo pide, han de darle los medios de que llegue a donde iba, costeándole el viaje, pues así se manda en su Regla.

Monasterio de Guadalupe
Dominando la pequeña villa de Guadalupe, se alza un colosal monasterio con aspecto de fortaleza al que cada año acuden miles de peregrinos para postrarse ante la imagen de una virgen morena. Según la tradición, la imagen se atribuye a San Lucas y fue un pastor quien la encontró casualmente. Junto a la antiquísima talla, unos gastados pergaminos narraban cómo la ocultaron unos religiosos de Sevilla ante la amenaza de los musulmanes.

Dominando la plaza de la villa, la impresionante fachada del monasterio
Este monasterio es, sin duda, uno de los más importantes de nuestro país y es tal su importancia que la UNESCO lo incluyó en su lista de Patrimonio de la Humanidad. Motivos no le faltan y es que, además de una arquitectura extraordinaria, es rico en museos. Su interior alberga un Museo de Bordados y otro de Libros Miniados, además de varios lienzos de Zurbarán, así como de El Greco, de Francisco de Goya o de Lucas Jordán.

El monasterio es una mezcla de elementos góticos, mudéjares y renacentistas entre otros


Su vista exterior es impresionante y el interior te sorprenderá también. Es un monasterio digno de admirar. Hay que decir que aquí se postraron ante la virgen monarcas y emperadores. Por aquí pasó Cervantes para ofrecer sus cadenas de cautivo cuando estuvo preso en Lepanto. También a este monasterio acudieron Santa Teresa de Jesús, San Vicente Ferrer o San Juan de la Cruz, entre otros ilustres personajes.

El claustro mudéjar está entre lo mejor del monasterio

Llama la atención el templete de estilo gótico-mudéjar situado en el centro


No sé si sabrás que, de los muros de este monasterio partió la autorización para que Cristóbal Colón tomara el mando de las carabelas y, aquí fue recibido por los Reyes Católicos a su regreso del Nuevo Mundo. También fue aquí donde fueron bautizados los dos indios que trajo consigo en su segundo viaje.

El monasterio custodia recuerdos históricos y tesoros artísticos de gran valor


El monasterio contaba con una célebre botica, escuela de medicina y hospital  


Tras cumplir visita al interior de la iglesia, cuyo acceso es libre, tendrás que sacar una entrada para visitar el resto del monasterio y el Camarín de la Virgen - donde podrás ver de cerca la talla medieval de la Virgen con el niño sobre las rodillas. Visitarás el soberbio claustro mudéjar, presidido por un bello templete. En mi opinión, el claustro es sencillamente espectacular, uno de los más bellos y singulares de todos los monasterios españoles. Además, en torno a un claustro gótico, el monasterio ofrece al visitante una hospedería regentada por los propios monjes.

 Gran número de peregrinos acudían al monasterio, a quienes los monjes acogían según su regla 

  Una zona del monasterio está destinada a la hospedería 


A la sombra de este imponente monasterio nació la puebla de Guadalupe, un caserío de calles estrechas y bellas balconadas de madera, en la que la vida parece carecer de agobios y prisas.

Calles de la puebla de Guadalupe


No os debéis perder el Parador, justo enfrente del monasterio ocupando el antiguo Colegio de los Infantes en el cual se impartían clases de canto y gramática junto con el antiguo hospital de San Juan Bautista, donde los monjes llevaron a cabo arriesgadas operaciones quirúrgicas. Hoy es un lugar confortable donde se respira tranquilidad por todos lados.

Interior del Parador de Guadalupe

                                                                                                             


                                                                                                                                                           Rafa

martes, 8 de agosto de 2017

El Palacio del rey Sancho, Valldemossa

Valldemossa es uno de esos lugares que ha enamorado a lo largo de la historia a grandes personajes. Se trata de un pueblo maravilloso al que es inexcusable la visita, un destino perfecto para quienes deseen realizar una excursión de un día desde la hermosa capital de Mallorca.

Palacio del rey Sancho
Dicen que el rey Jaime II de Mallorca pasó aquí un verano y quedó tan encantado del lugar que incluso mandó edificar un palacio para su hijo Sancho pensando que entre estos sanos aires de la sierra encontraría alivio, ya que padecía una enfermedad asmática.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""