jueves, 5 de marzo de 2015

El nacimiento del Río Mundo

La provincia de Albacete, como casi toda la Mancha, es conocida por su extensa llanura salpicada de pueblos pintorescos y paisajes singulares de una belleza natural fascinante. Uno de estos parajes es el Parque Natural Los Calares del Río Mundo y de la Sima, uno de los enclaves naturales más emblemáticos y visitados de Castilla la Mancha donde nace el Río Mundo.


Para visitarlo nos acercaremos hasta Riópar (Albacete), situado en plena Sierra de Alcaraz, para ir en busca del paisaje kárstico conocido como el Calar del Mundo. Advertencia: debido a la gran afluencia de público y como en la mayoría de espacios protegidos las visitas suelen estar limitadas, en este caso a 100 vehículos diarios.


El calar del Mundo es un anfiteatro en forma de herradura, con grandes farallones de paredes calizas donde tiene lugar el nacimiento del río que se precipita al vacío en una espectacular cascada de más de 80 metros. El volumen de agua es muy variable, incluso puede llegar a ser escaso en tiempo de sequía. Así que la mejor época para visitarlo y disfrutar de la cascada es durante la primavera, además en este periodo es cuando tiene lugar un curioso fenómeno.


Debido a la gran cantidad de lluvia y nieve caída en primavera, el agua se filtra por estas sierras, “los Calares”, almacenándose en lagos subterráneos que hay en su interior. Cuando el nivel del agua alcanza su nivel máximo, sale al exterior de una manera brusca produciendo un ruido sobrecogedor, conocido como el “Reventón”.


Este fenómeno no es eterno, como mucho en un par de días, en ocasiones algunos más, el río volverá a recuperar sus nivel habitual que es más bien poco. Aún así, la contemplación de la impresionante pared rocosa y de la cascada impresiona.


El sendero comienza desde el aparcamiento, perfectamente señalizado, no tiene pérdida. Es una agradable ascensión que serpentea entre pinos donde la visita se convierte en un agradable paseo hasta llegar a unas escaleras de piedra que trepan en busca de unos miradores y pasarelas de madera. Las escaleras terminan a los pies de la cascada desde donde se disfruta de un relajante y a la vez espectacular rincón. En esta parte debemos llevar cuidado porque el suelo puede resultar peligroso, el firme suele estar mojado y resbaladizo.


La Cueva de los Chorros donde nace el río cuenta con más de 30 km de galerías subterráneas exploradas, un auténtico paraíso para los amantes de la espeleología. La subida a esta cueva esta restringida por la peligrosidad de alguno de sus tramos y para poder acceder a ella deberemos pedir permiso al organismo de gestión del Parque. Sin embargo, es necesario siempre ir acompañado de un guía y de la equipación necesaria. Hace años cuando no existían tantas restricciones y todo valía, accedí a la cueva con un amigo. Recuerdo que el primer tramo era una subida bastante dura, a veces incómoda y resbaladiza. Una vez superada la fuerte pendiente el sendero se suaviza. En ocasiones hay que trepar y en otras, con cierto peligro, unas cadenas ancladas en la pared nos ayudaron a pasar por una zona complicada y peligrosa, no apta para personas con vértigo.


Llegué a la cueva por donde brota el agua, un gran agujero de 25 metros de diámetro, adentrándome en su interior tan sólo unos pocos metros con una pequeña linterna, hasta que la oscuridad y el frío se adueñaron del lugar. Reconozco que fue una irresponsabilidad por mi parte y no lo volvería hacer, pero la experiencia y el espectáculo merecieron la pena.


                                                                                                                                                           Rafa

4 comentarios :

  1. Unas fotos muy bonitas, gracias por darme la idea que hacer este fin de semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando nos alojamos en Riópar con un grupo de amigos y un montón de niños era finales de otoño y pasamos un frío tremendo por toda esta zona. Recuerdo que éramos los únicos que estábamos haciendo la excursión, claro que como éramos muchos parecía que aquello se había llenado. Cuando llegamos al nacimiento del río llovía torrencialmente por lo que no nos sorprendió ver tanta agua en la cascada y por los alrededores, como comentas estaba un poco peligroso, sobre todo al ir con niños, pero nos encantó la excursión a todos.
    Toda una experiencia lo que nos cuentas de la Cueva de los Chorros. Unas fotos muy chulas, Rafa.

    ResponderEliminar
  3. Me han hablado siempre muy bien de este paraje que tengo pendiente de descubrir. La excursión parece muy amena y si además se tiene la suerte de encontrar la cascada con bastante agua debe ser fantástico. Están muy bien las recomendaciones que nos das para que sepamos a qué atenernos durante el paseo. Una propuesta muy interesante a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  4. Es de esos lugares que siempre te planteas para una escapada de dos o tres días, pero por una razón u otra, la hemos descartado. Error por nuestra parte después de leer tu artículo Rafa. Es una propuesta de naturaleza con mucho encanto, me encantan los paisajes que forman los ríos a lo largo de los siglos y este por lo que veo es de los que te dejan con la boca abierta. Buenas recomendaciones las que nos das para hacer más fácil la estancia por estos parajes, buen trabajo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""