lunes, 5 de noviembre de 2012

Irasshaimase, bienvenido a Tokio, bienvenido a Japón (1ª parte)






   A pesar de los terremotos, incendios y bombardeos que han arrasado Japón a lo largo de la historia, siempre ha resurgido, y ha sido incluso capaz de convertirse en una potencia económica de las más fuertes del mundo. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón creció con más ímpetu hasta llegar a ser un gran país. Esto ha sido posible porque tiene  una población bien organizada, con un gran sentido de la responsabilidad, que trabaja duro pensando en el bienestar general, además de contar con una poderosa y avanzada industria.  Tokio, la capital de Japón, es la ciudad más moderna del país, es inmensa, cosmopolita y con una intensa actividad a todas horas.

   Es un lugar,  a pesar de lo que puede parecer al principio,  fácil para el turista, contando con una red de tren y metro con  un funcionamiento impecable, es el sitio donde he visto mayor puntualidad en sus estaciones,  la mejor y más rápida forma de desplazarse, y no me extraña que sean famosos sus trenes bala.

   Ginza es uno de los muchos distritos comerciales de Tokio, con animadas calles siempre llenas de gente, con muchos comercios y tiendas de alto nivel de famosas marcas. En esta zona está el edificio Sony, donde tienen sus últimos productos e incluso los que aún no han salido al mercado, siempre tienen algún tipo de exposición y juegos virtuales, con lo que está lleno de gente desde que abren hasta que cierran. Por estas calles está el Teatro Kabuki, en un bonito y muy decorado edificio. Las representaciones de Kabuki son realizadas exclusivamente por hombres, especializándose alguno en papeles femeninos. Es el tipo de teatro tradicional  japonés, con un repertorio de relatos históricos o de temas populares, en los que se combina danza y dialogo con una  cuidada entonación. Estas escenificaciones siempre van acompañadas de música, utilizándose instrumentos tradicionales, como por ejemplo el shamisen, que es parecido a un laúd.



   En la zona de Shibuya se encuentra la famosa plaza que cruzan miles y miles de personas al día. Con muchas intersecciones en sus avenidas y en diferentes direcciones, está controlada por múltiples semáforos que permiten el cruce ordenado de tanta cantidad de gente. Merece la pena pararse aquí un rato para verlo, incluso atreverse a cruzar.




   En este distrito como en otros, Shinyuku, Akihabara o Harajuku, hay complejos de edificios con montones de tiendas, cafés, clubes, restaurantes, galerías de arte y zonas de ocio. Hay grandes comercios de aparatos electrónicos de última tecnología y tiendas especializadas en fotografía y sonido. En las fachadas de sus modernos edificios hay grandes anuncios luminosos y gigantes pantallas de video con proyecciones. En Shinyuku está el edificio más alto de la capital, las oficinas del Gobierno Metropolitano de Tokio, un lugar que atrae a muchos visitantes.

   La lonja Tsukiji es el mercado de pescado más grande del mundo, tiene más de 450 tipos diferentes de pescados. Hay que madrugar mucho para ir a verlo, la actividad comienza a las 5 de la mañana y es muy curioso asistir a una subasta, incluso se puede comenzar el día con un tempranero desayuno a base de pescado, una mercancía más fresca de encontrar y probar,  es imposible.





  Asistir a un espectáculo de sumo es algo inenarrable. El sumo es la lucha tradicional japonesa, una antigua forma de combate. Se organizan en el estadio de sumo Ryogoku Kokugikan de Tokio, y en los centros deportivos de las ciudades de Osaka, Fukuoka y Nagoya.



 
   Son unos torneos rodeados de grandes rituales, rocían el ring con puñados de sal, se agachan y se miran fijamente antes de comenzar el enfrentamiento. Los luchadores son inmensos, con una fuerza descomunal y durante la pelea respetan unas complicadas normas. Es algo que levanta siempre mucha expectación entre los japoneses.





    En el centro de Tokio está el Palacio Imperial, donde reside el emperador y su familia. Es un enorme recinto rodeado de un foso y grandes muros. Sólo se puede acceder a él dos días al año, el 2 de enero y el 23 de diciembre, para celebrar el cumpleaños del emperador.



 

    Tuve la gran suerte de estar allí en estas fechas y poder entrar. El montaje y la organización eran increíbles. En una enorme avenida había numerosas vallas y accesos con policías que controlaban la entrada de millares de personas. Entre la marea de gente que allí había se encontraban familias enteras, mayores, adolescentes, parejas con niños pequeños y todos llevaban con orgullo banderas de su país. Tengo que reconocer que ha sido la vez que mejor he visto organizado un acontecimiento con tanta multitud. Reporteros de varias cadenas de televisión y cientos de periodistas cubrían la noticia, rodeados de grandes medidas de seguridad.

   En la explanada del jardín, frente a la galería acristalada del palacio, se iban juntando parte de los asistentes para esperar la salida de la familia imperial, y las palabras de saludo y agradecimiento del emperador. Esto se repetía varias veces a lo largo de la mañana para que todas las personas que estaban esperando entrar al recinto pudieran felicitar al emperador y ver a su familia. Fue impresionante y me encantó poder asistir.






    La isla de Odaiba está en la bahía de Tokio y se llega a ella desde la estación de Shimbashi. El Yurikamome es una línea de tren  sin conductor, es divertido entrar en estos modernos vagones y no ver a nadie que los conduzca, hay unos inmensos ventanales para disfrutar de las vistas durante el trayecto.




   Una vez en la isla hay varias zonas de ocio con  construcciones nuevas muy originales, como el edificio Fuji, con una esfera en lo alto desde donde hay un mirador para ver desde aquí las impresionantes vistas de Tokio. También nos encontramos con una réplica de la Estatua de la Libertad y podemos admirar el bonito puente colgante, Rainbow Bridge que une la isla con la ciudad.

   Venus Fort son unos grandes almacenes con una recargada decoración y tiendas exclusivamente para mujeres. Una de las salas de exposiciones de la marca japonesa Toyota tiene en la isla un gran pabellón, Toyota Mega Web, donde se pueden ver sus últimos modelos de automóviles, coches eléctricos e híbridos, y algún divertido robot.




 
   Un millón de personas acude durante el fin de semana a Roppongi Hills, es como una ciudad dentro de la propia ciudad. Es una gran zona de ocio, con personas de lo más variopintas. En la Torre Mori de Roppongi esta el Tokyo City View, un mirador en el piso 52 con ventanales y terraza al aire libre con unas vistas esplendidas.



  
    También hay una panorámica impresionante, sobre todo por la noche, desde la plataforma de la Torre de Tokio. Para construirla se tomó como modelo la Torre Eiffel, aunque es nueve metros más alta. Junto a esta torre está el templo Zojo Ji.



A este templo acudimos el 31 de diciembre. Los japoneses no celebran las fiestas de Navidad como nosotros lo hacemos, pero sí celebran la entrada del Nuevo Año. Familias y grupos de amigos salen a la calle y se acercan a algún templo. Zojo Ji es de los más concurridos esa noche, alrededor hay  infinidad de puestos con comida con un animadísimo ambiente. En el recinto del templo se celebran ceremonias y se toca la gran campana cuando finaliza el año. Casi todas las personas llevan globos blancos o transparentes con una nota escrita en su interior, normalmente con promesas o algún deseo, y al comenzar los primeros minutos del nuevo año, los sueltan, llenándose el cielo de globos que resaltan en la oscuridad de la noche. Me pareció mágico poder estar en esos momentos allí y será algo que no olvidaré jamás.






   El templo más  conocido en Tokio es Meiji Jingu. Construido en memoria del emperador Meiji y la emperatriz  Shoken. Estaba totalmente destruido pero se reconstruyó en 1.958 exactamente igual al edificio original. El primer día del año es costumbre asistir a alguna ceremonia, hacer alguna ofrenda y pasar el día por los jardines de alrededor, este templo se llena de gente que con un ambiente festivo celebra el Año Nuevo.


     Los japoneses respetan sus tradiciones, su cultura, y a la vez son capaces de crear lo más novedoso. Es un lugar fascinante, donde se valora la armonía, cuidan los detalles y aman su país. Un viaje de los más interesantes e increíbles que he hecho.

                                                                                                                                                          Inma

5 comentarios :

  1. Impresionante Inma, me ha gustado todo, debe ser un país apasionante con un fuerte contraste entre lo nuevo y lo antiguo. No me extraña nada que te guste tanto este país no es para menos. Que suerte poder asistir a un espectáculo de sumo en directo tuvo que ser muy apasionante ver tanto derroche de fuerza. Una cosa curiosa y graciosa a la vez, es como celebra el emperador su cumpleaños, dejandose ver con su familia a través de una cristalera para que todos los asistentes puedan verlos, que paciencia. Me imagino que luego os invitarían a comer tarta. Sorprendente toda la cantidad de gente que hay en todos los sitios.
    Que me ha gustado mucho leerte, has hecho un buen trabajo. Gracias por contarnos este viaje inolvidable.

    ResponderEliminar
  2. Un gran artículo Inma. La verdad es queJapón y su cultura son unas grandes desconocidas en Occidente pero este pueblo ha logrado un equilibrio y una armonía perfectos entre sus ancestrales tradiciones y la modernidad y la innovación como pocos. Los templos y las curiosidades que nos cuentas acerca de sus celebraciones me han parecido muy interesantes y el ambiente tan cosmopolita que se adivina en las fotos es vibrante. Un trabajo excelente y una aventura fascinante en el país del sol naciente. Gracias por este post tan completo sobre Tokio.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Inma por la bienvenida a Japón , me ha impresionado tanto por lo que nos cuentas como por las fotos , está genial el artículo.
    Que suerte de poder visitar este país , quizás un poco desconocido su cultura y tradiciones para nosotros , pero que tu lo has hecho que sea algo más cercano .
    Me ha encantado las Geisha con sus trajes preciosos, que reciben una educación muy estricta desde muy pequeñas eso me llama la atención.
    Un país muy moderno y a la vez con muchas tradiciones me gusta ese contraste.

    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Completísimo artículo Inma, te has superado. Con este primer artículo nos introduces en un mundo muy interesante y distinto al nuestro. me encanta como los japoneses saben conjugar tradición y modernidad. Lo has descrito estupendamente. Mis sinceras felicitaciones por narrarnos que es Tokio y que se puede hacer. Por cierto lo del cumpleaños del emperador es un poco alucinante, se exponen como marionetas para que les feliciten, muy curioso. Esperando nuevos episodios de tus relatos del país del sol naciente.

    ResponderEliminar
  5. Fantástico artículo Inma. Gracias por acercarnos un país tan especial lleno de diferencias con la cultura occidental a la que estamos más acostumbrados. Me ha encantado lo que cuentas, en especial lo del espectáculo de sumo. Siempre he escuchado que es algo que viven con mucho respeto y que los luchadores son muy bien considerado. Debe ser una tierra que engancha. A modo de anécdota te diré que tengo una amiga que fue a Japón en principio por un par de años para mejorar sus conocimientos del idioma y sigue viviendo allí y siempre habla de lo cautivadora de su cultura. Enhorabuena por el texto y por las fotos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""