lunes, 8 de mayo de 2017

El Albariño, Cambados y su Parador


   El municipio de Cambados, a tan sólo 25 kilómetros de Pontevedra, es una de las zonas vinícolas más importantes de España. Las viñas de albariño crecen en tierras cercanas al mar. Estas uvas autóctonas forman racimos muy pequeños y tienen un alto nivel de azúcar lo que le proporciona a este vino blanco su peculiar sabor. El  Albariño D.O. Rías Baixas es aromático y afrutado, de color amarillo brillante, de sabor suave, fresco y con un punto de acidez.





   En el centro histórico de Cambados nos encontramos con la Plaza y el Palacio de Fefiñáns, también conocido como Palacio de Figueroa. Se empezó a construir en el siglo XVI por Don Juan Sarmiento Valladares, consejero de Felipe II. Aunque es el típico pazo barroco gallego, tiene influencias de la arquitectura renacentista italiana. En los extremos asoman unos bonitos balcones circulares.








   Formando parte de la monumental plaza hay un arco-puente de estilo barroco que era utilizado por los nobles del pazo para acceder a la iglesia de San Bieito al otro lado de plaza. Antes de entrar a ver la iglesia nos encontraremos con dos figuras en piedra que a modo de guerreros vigilan los sepulcros de sus señores situados en las capillas del templo.




   Aprovechando que estábamos aquí hicimos una visita guiada a la Bodega Palacio de Fefiñanes. Fueron pioneros en la elaboración del Albariño siendo también los primeros en comercializarlo con marca registrada. Esta bodega histórica conserva los viñedos antiguos detrás del palacio. Elaboran su vino con las mejores uvas de un grupo de viticultores locales.








   Dando un paseo nos acercamos a ver las Ruinas de Santa Mariña Dozo, cerca del Monte A Pastora. Son los restos de una antigua iglesia que ha pasado a utilizarse como camposanto. Este lugar forma parte de la Asociación de Cementerios Singulares de Europa, en la que se agrupan 179 cementerios de 22 países europeos.









   Desde aquí subimos al Mirador A Pastora desde donde se divisa una amplia y bonita panorámica de la Ría de Arousa.




   Andando junto al mar se llega a la Torre de San Sadurniño. Son los restos de una torre de la Edad Media que se utilizaba como faro y fortín para la defensa. Por medio de unas hogueras encendidas en lo alto del baluarte se alertaba a la población de la llegada de las naves normandas en su camino invasor hacia Santiago de Compostela. Aunque sólo quedan las ruinas es un sitio con mucho encanto por el lugar en el que se encuentra.




   De los restaurantes que probamos en Cambados el que más nos gustó fue "A Taberna Do Trasno".  Es un bonito establecimiento donde se pueden tomar copas de diferentes marcas de albariño, acompañando unos platos de cuidada elaboración. Su pulpo a la brasa sobre cremoso de patata está de escándalo.








   El Parador de Cambados está instalado en el Pazo de Bazán. Es un palacete del siglo XVII que fue residencia de Luisa Bazán, bisabuela de la famosa escritora Emilia Pardo Bazán.




   Está en pleno casco histórico por lo que instalarse aquí es muy cómodo para recorrer la zona. El establecimiento también es conocido como el Parador del Albariño y tiene un bonito patio interior con una agradable terraza donde se puede tomar algo tranquilamente disfrutando del sonido de su fuente de piedra. Si hace buen tiempo su cuidada piscina exterior es otra opción para pasar un rato divertido.




   En la Ría de Aurosa, Cambados está rodeado de un precioso paisaje donde los colores verde y azul son protagonistas. Cuenta con pazos nobiliarios y casas solariegas, viñedos y afamadas bodegas, excelente gastronomía e idílicas islas cercanas, todo ello encuadrado en un magnífico entorno marinero.

                                                                                                                                                           Inma

3 comentarios :

  1. En mi caso, Cambados es un lugar que me encantó. Por sus grandes atractivos, como nos cuentas en tu artículo: un bonito y tranquilo Parador, su patrimonio artístico, su gastronomía y sus bodegas. Estuvimos a punto de entrar en Palacio de Fefiñanes pero no nos venía bien la hora, una verdadera lástima. Aunque lo sustituimos por la bodega Martín Códax que está muy cerca de Cambados. Quedan anotadas tus recomendaciones gastronómicas. Muy cerca de la Taberna do Trasno hay una panadería donde venden unas deliciosas empanadas gallegas, doy fe. Es la Panadería Vilariño, en una esquina de la calle Real. Fue en esta misma calle donde comimos un día una exquisita empanada de pulpo en A de Luis, aunque en realidad todo lo que probamos por esos contornos fue de gran calidad y mejor sabor. No hay que olvidar que en Cambados se encuentra el restaurante de Yayo Daporta con una estrella Michelín.

    ResponderEliminar
  2. Que buenos recuerdos tengo de Cambados y de este Parador. Cuando estuve allí, hace muchisísimos años, me encontraba embarazada de mi hijo y dado mi estado de gestación, muy avanzado, no pude disfrutar en su totalidad de esta villa marinera y de sus vinos
    Unas fotos muy bonitas.

    ResponderEliminar
  3. Cambados es el sitio ideal para callejear por sus calles, se respira buen ambiente y mientras se disfruta de su arquitectura puedes sentarse en una de las numerosas terrazas a tomar un rico Albariño. Si se busca tranquilidad, buena gastronomía y trato excelente, el Parador es más que correcto. Como todos los que he visitado, excepto uno, el de Cambados me pareció muy cómodo, limpio y agradable.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""