jueves, 20 de octubre de 2016

Alquézar, (al-Qasr) la fortaleza


Alquézar significa la fortaleza, y en efecto, será su castillo-fortaleza lo primero que verás cuando te acerques a esta hermosa villa aragonesa. Su privilegiado emplazamiento ha sido escenario de guerras, de conquistas e importantes batallas que tuvieron una enorme importancia en la llamada Reconquista. 



Colegiata de Alquézar
Las calles del pueblo se extienden entre pendientes que siempre conducen hacia el conjunto monumental que corona el paisaje: el castillo levantado entre los siglos XI y XII. Cuando llegues verás un doble recinto amurallado cuyo interior depara sorpresas interesantes.

Entrada a la fortaleza 

Encontrarás una Colegiata del siglo XVI que sustituyó a un templo románico anterior donde puedes ver la iglesia, parte del claustro románico, unas curiosas pinturas al fresco y hasta un pequeño museo con retablos y pintura religiosa. Aunque, en mi opinión, es el llamado Cristo de Alquézar, una bellísima talla románica del siglo XIII casi de tamaño natural, lo que más llamará tu atención.

Vistas de Alquézar desde el castillo 
Alquézar bien merece una reposada visita, un buen ejemplo de ello es su plaza, porticada y de reducidas dimensiones pero de especial belleza. Recorre sus calles empedradas y recréate con sus soportales y pórticos, sus dinteles y escudos nobiliarios, sus balconadas y chimeneas, verás que la historia se asoma en cada rincón.

Sus calles y plazas aún conservan su trazado medieval 


No te extrañes si, entre tanta piedra centenaria y discretas calles, ves pasar algún grupo de personas ataviadas con coloridos trajes de neopreno. Resulta que la villa ya no subsiste del cuidado de la tierra sino del turismo y sobre todo de los deportes de aventura que aportan mejores beneficios. Alquézar está rodeada de torrentes y, los turistas de nuestra civilización, desafían la accidentada naturaleza para deslizarse por ríos y profundos barrancos de la zona.

Alquézar se conserva en un estado excepcional 

 Iglesia de San Miguel Arcángel 

Si no eres tan aventurero existe una pequeña ruta circular muy interesante que te permitirá admirar la belleza del cañón del río Vero a través de la Ruta de las Pasarelas.

 Ruta de las Pasarelas
 
Cañón del río Vero


                                                                                                                                                           Rafa

3 comentarios :

  1. Qué bonito pueblo, Rafa, no lo conozco, pero por lo que nos cuentas y dices sí vale la pena una visita a su fortaleza y a sus calles.
    Desde luego sí me hubiera sorprendido ver por aquí a grupos de personas con neoprenos, parece un buen sitio para practicar deportes en el río. La Ruta de las Pasarelas por los cañones tiene que estar muy bien. Una propuesta de escapada estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Es un pueblo con mucho encanto, sus callejuelas empedradas y su fortaleza le dan un toque especial. Además se pueden hacer interesantes excursiones, descensos de barrancos y rutas a pie como la de las pasarelas. Un paseo apacible donde disfrutar de la naturaleza y vistas esplendidas.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu propuesta de visitar Alquézar, Rafa. Parece un lugar destacado en el que se pueden realizar diversas actividades de aventura como el descenso de cañones que es muy divertido, la verdad. La arquitectura del pueblo también me ha llamado la atención pues no es frecuente encontrar núcleos de población de la Edad Media tan bien preservados, además de su imponente fortaleza. Un gran artículo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""