lunes, 13 de abril de 2015

El Castillo de Barcience, Toledo

A escasos kilómetros de Toledo poco antes de llegar a la localidad de Torrijos nos encontramos con el pueblo de Barcience. Este pequeño municipio poblado en el siglo XI pasó a manos de la orden de Santiago en el siglo XIII. Barcience fue una fructífera explotación agropecuaria durante los siglos XVIII y XIX.

Imagen propiedad de Castillos del Olvido
El castillo fue edificado posteriormente durante la Edad Media en el siglo XV por los condes de Cifuentes como residencia palaciega para finalmente ser vendido junto con las tierras y el pueblo a la familia Calderón cuyos herederos son los actuales dueños del castillo. La edificación se halla en una zona alta desde la que se divisa la sierra de Guadarrama, la de Gredos y los Montes de Toledo. A él accedimos a pie por un camino de tierra que sale del cementerio y atraviesa un pequeño pinar aunque también se puede acceder en coche por otra pista. 



Pinar del castillo


El castillo, visible desde cierta distancia,  fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2010 aunque, lamentablemente, se encuentra en estado de abandono pero debió ser una construcción magnífica en su día. Es sabido que por su altura el castillo tenía 2 plantas y foso. Actualmente no se conservan apenas vestigios de su muralla, sólo los 4 altos muros exteriores, dos torres cilíndricas, el adarve y la torre del homenaje a la que no se puede subir por carecer de escalera. Lo más destacable es el enorme león rampante que adorna la torre del homenaje, labrado en la piedra, emblema de la familia Silva, condes de Cifuentes. Realmente imponente.  

Detalle del león rampante

En el interior vemos el patio lleno de vegetación y en el exterior los restos de los dos cubos que protegían la entrada en su lado más débil. En los últimos años se ha venido llevando a cabo el expolio de la piedra para utilizarla como material de construcción. Encontramos restos de basura en el interior y en los alrededores así como muchas pintadas. Una verdadera lástima que no esté mejor conservado tanto el castillo como este paraje pues es un lugar muy bonito para realizar una excursión, montar en bici o merendar.

Interior con las dos torres cilíndricas

Rodeamos la fortificación para volver sobre nuestros pasos cruzando de nuevo el pinar. Después del paseo no hay nada mejor que reponer fuerzas en el cercano Bar La Barraca, ya dentro del pueblo justo enfrente del Palacio de la familia Calderón. Se trata de un lugar muy frecuentado por los habitantes de esta comarca con especialidad en conejo al ajillo y al que nosotros hemos acudido en multitud de ocasiones siempre para celebrar algo. Os recomiendo también la tortilla de patata y, sin duda, el cocido, para comer hasta hartarse.

Fotografía de una cacería en 1967

Nada más entrar en el local nos sorprende una gran fotografía en blanco y negro del año 1967 donde se muestra el resultado de una partida de caza organizada por la familia Calderón en honor a Franco y que fue tomada en la misma puerta del bar. En ella se ve la fachada de la denominada Casa de los Tarazona, un enorme palacio también de carácter privado que se encuentra deshabitado desde hace muchísimo tiempo. Hace algunos años se habló de un proyecto para rehabilitarlo y convertirlo en alojamiento pero no se ha vuelto a hablar de ello, probablemente a causa de la crisis.

Y así terminamos la excursión del día en Barcience, fuera de las rutas turísticas habituales pero un lugar muy conocido por los que solemos frecuentar esta zona. Espero que os animéis a visitarlo.

Susana


4 comentarios :

  1. Despues de 20 años visitando tierras toledamas y viendo de lejos este imponente castillo, lo hemos conocido recientemente y me ha dejado un sabor agridulce. Por una parte buena, por conocerlo por fin y por el buen lugar estratégico donde se encuentra, se ven todas las sierras tanto por el norte como por el sur. Por contra te cabreas por el estado en que se encuentra, una pena que no se haya restaurado a día de hoy. Tiene unas posibilidades enormes y creo que una inversión ayudaría a la economía de esta zona, bastante golpeada por la crisis. Gran trabajo Susana, tenemos que reivindicar lugares menos conocidos con una buena historia que contar. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los castillos y este no le conocía.
    Es una suerte que nuestro país cuente con tantas fortalezas medievales, unas más cuidadas que otras, pero supongo que será casi imposible mantener en pie y rehabilitar tanta cantidad de castillos. A veces también tienen su interés visitarlos aunque sólo queden restos.
    Pero lo que sí es cierto es que el abandono y descuido de algunos de ellos se ve aumentado por la falta de civismo y respeto, es penoso encontrar lugares de este tipo con basuras o pintadas.
    Gracias, Susana, por traernos al blog una original propuesta fuera de los circuitos turísticos típicos

    ResponderEliminar
  3. Hay que reivindicar lugares desconocidos como este y con tanta historia que contar y olvidada a la vez, una lástima. Es una pena en la situación que está de abandono total.
    La fotografía de cacería impresionan me puesto mala, que horror , dejarían el campo sin animales.

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente no se puede acometer los muy costosos trabajos de restauración de nuestro variado patrimonio histórico y cultural. Una verdadera lastima ver crecer la maleza a su alrededor de este sorprendente castillo que se encuentra bastante deteriorado por el paso del tiempo y en pésimo estado de conservación. Me ha sorprendido el escudo es impresionante, testigo fiel de una época pasada.
    Una interesante propuesta de un lugar poco conocido.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""