lunes, 21 de julio de 2014

Frías, la ciudad medieval


Sobre un risco que domina el Ebro nos encontramos con la ciudad medieval de Frías surgida entre los siglos XI-XII dentro de la corona de Navarra para defender la posición frente al reino de Castilla. Su nombre deriva de “Aguas Fridas”. El camino hasta aquí bordeando los Montes Obarenes atraviesa un precioso paisaje de bosques de pinos, profundos cañones y caudalosos ríos.
Frías, antigua capital del valle de Tobalina en la provincia de Burgos, es la ciudad con menos metros cuadrados de España. Sin embargo, su posición la convirtió en un núcleo de población importante como demuestran sus monumentos. 


Puente sobre el Ebro, Frías

El puente medieval de Frías que cruza el Ebro tiene 9 arcos y se cree que sustituye a otro paso anterior de época romana pues es parte de una calzada que venía del Cantábrico a la Meseta. Durante la Edad Media se cobraba el pontazgo, de ahí la construcción de la torre que lo preside. Ahora es una zona de baño para los habitantes de esta localidad. A mi me recordó a otro de mayores dimensiones que existe en Girona, el de Besalú. 

Castillo de Frías
El castillo de Frías, símbolo de la ciudad, se recorta sobre una peña dominando el horizonte. Su construcción se inició en el siglo XII pero continuó casi hasta el siglo XV. En la parte más elevada se edificó la torre del homenaje. Fue un excelente bastión defensivo tanto por su situación como por su estructura, con una altísima muralla, el foso que lo rodea y la pequeña entrada con puente levadizo que lo hacían casi inexpugnable.

Puerta del Postigo
Para acceder al interior del recinto amurallado había que atravesar alguna de las 3 puertas de entrada que poseía Frías. En la parte más alta se encuentra la puerta del Postigo por la que accedía desde el paseo de ronda, ha sido reconstruida y que se abre a una gran explanada en lo alto del cerro entre el castillo y la iglesia de San Vicente que se halla justo en el extremo contrario.

Iglesia de San Vicente
Esta iglesia, edificada sobre el cortado de la peña, fue en un principio de estilo románico aunque hoy nos ha llegado muy modificada con varios estilos arquitectónicos, debido, entre otras causas, al colapso del campanario a principios del siglo XX y su posterior reconstrucción o a la venta de su portada románica a un museo de Nueva York para afrontar los gastos de su reforma...
Sea como fuere la iglesia guarda en su interior tres retablos: el del Cristo de las Tentaciones (barroco), el de la Soledad y el Mayor, de estilo neoclásico, una exquisita reja de forja y dos sepulcros de ornamentación plateresca así como la sillería barroca, un órgano y una importante colección pinturas religiosas.




















Para mi lo mejor fue recorrer las calles prácticamente vacías y empinadas e ir subiendo poco a poco hacia la parte alta del pueblo. Las casas tienen una arquitectura bastante peculiar y fueron construidas a base de toba y madera, materiales que abundaban en la comarca. Justo al otro lado de la peña, en el lado sur, se encuentran las casas colgadas que asientan sus cimientos en la roca aprovechando los salientes. Estas casas suelen tener 2 plantas hacia arriba desde el nivel de la calle y otras tantas hacia abajo. Os recomiendo aprovechar la visita a Frías para comer. En la calle principal hay algunos bares y restaurantes para ello. Nosotros tomamos un menú de cordero con ensalada y patatas fritas que estaba delicioso en un comedor con unas fabulosas vistas a las montañas que rodean la población.

Casas colgadas
Año tras año, el domingo más cercano a San Juan, Frías celebra su Fiesta del Capitán que conmemora el asedio sufrido en 1450 con la subida de impuestos por parte del conde. La ciudad se levantó en armas para enfrentarse al señor y finalmente firmaron un acuerdo. Así, cada año desde 1491, se elige de entre los mozos a un nuevo capitán que demostrará su bravura contra la tiranía del conde. Durante unos días los habitantes de la ciudad bajan las empinadas cuestas desde el castillo hasta el puente medieval a la vez que danzan y hacen bailar su bandera. Esta fiesta ha sido declarada de interés turístico regional y suele estar muy concurrida.

Tomando como punto de partida esta localidad burgalesa se pueden realizar varias excursiones a otros pueblos y parajes naturales cercanos como la Hoz de Tobera, Oña, Poza de la Sal o bien al monumento natural de Ojo Guareña con su misteriosa cueva kárstica.

Susana

7 comentarios :

  1. Un precioso pueblo burgales de lo más bonitos que he visitado, muy cuidado con sus calles empedradas y sus estilizadas casas que recuerdan a las casas colgadas de Cuenca, un verdadero descubrimiento esta zona de Burgos, os la recomiendo encarecidamente. Si quieres lugares con historía y espectacular naturaleza con el río Ebro y sus afluentes de fondo acertarás con Frías y su entorno. Gran artículo Susana, siempre es un placer leerte y compartir contigo la experiencia de viajar.

    ResponderEliminar
  2. Un pueblo precioso que no conozco y tengo ganas de visitarlo, el puente es majestuoso es verdad lo que dices recuerda al de Besalú , estamos descubriendo esta parte de Burgos y nos está encantando.
    Susana unas fotos muy chulas.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Casualmente hace unos días me estuvieron hablando del valle de Tobalina y de Frías. Me gustaría hacer una escapada a esta zona y ver las cascadas, por lo que me vienen muy bien tanto este artículo tuyo como el anterior sobre la cascada de Tobera. Las fotos son muy bonitas, especialmente con la que abres tu relato, el puente sobre el río Ebro, una preciosidad.

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito este bello pueblo de Frías. Con ese maravilloso puente sobre el Ebro, uno de los mejores puentes medievales de España junto con el de Besalú. Me ha gustado mucho también el castillo levantado sobre la roca y las casas colgadas, al verlas me han recordado un poco a las de Cuenca.
    Gracias por compartir tus experiencias de estos hermosos rincones.

    ResponderEliminar
  6. Precioso pueblo que, junto a Oña y Poza de la Sal, es un buen Destino Turístico muy interesante con muchas posibilidades de disfrutar del Turismo Rural. Muy recomendable. Nosotros hemos estado en Mayo para hacer un trabajo de turismo y podemos dar fé de ello.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""