jueves, 2 de enero de 2014

Cuéllar y el Castillo Habitado

Lo primero que nos llamará la atención al llegar a Cuéllar es su castillo y sus murallas, de las que se conservan buena parte del trazado y que rodeaban la antigua villa.


A lo largo de los siglos el castillo fue siempre elegido por reyes y reinas para gobernar Castilla. Muchos fueron los acontecimientos que albergaron sus gruesos muros: por aquí paso María de Molina que, tras la muerte de su esposo, trasladó aquí su Corte. Además en él residió y murió la reina Leonor (esposa de Juan I), y también fue el escenario de las nupcias de Pedro I con Juana de Castro. Arrebatado a su hermanastra Isabel por Enrique IV, fue cedido a su valido D. Beltrán de la Cueva, primer Duque de Alburquerque y señor de la villa que comenzó la construcción del nuevo y suntuoso castillo-palacio que hoy podemos contemplar.



Aunque su verdadero nombre es el de "Castillo de los Duques de Alburquerque", actualmente se le conoce como el Castillo Habitado porque dicen que en su interior habitan los fantasmas de muchos personajes ilustres que allí vivieron. Durante todos los fines de semana y festivos realizan visitas guiadas y teatralizadas donde nos llevarán por los torreones y demás dependencias contándonos la historia e intrigas de épocas pasadas. Os aseguro que si vais con niños estas visitas resultarán amenas y entretenidas.
Está muy bien conservado y es fácil observar las diversas reconstrucciones y los distintos estilos arquitectónicos donde sobresale sobre todo el renacentista. Además su interior acoge la Oficina de Turismo y un Centro de Educación Secundaria.



Aunque el castillo es la mejor tarjeta de visita de Cuéllar, no podemos abandonar la villa sin recorrer su casco histórico y sin ver el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar que se encuentra en el interior de la iglesia de San Martín, en la que a través de un espectáculo audiovisual nos mostrarán lo más representativo del arte mudéjar castellano.



Además Cuéllar presume de ser la primera localidad española en la que se celebraron encierros de reses bravas. En el Archivo Histórico de la villa, se conservan documentos del siglo XIII que demuestran su antigüedad.

                                                                                                                                                            Loli

4 comentarios :

  1. Cuéllar es, sin duda, un pueblo precioso, gracias a tesoros como su iglesia, su plaza mayor y su castillo. Debe ser un placer pasear entre los muros de este castillo habitado (el nombre le viene que ni pintado). Muy interesante la iniciativa de la visita teatralizada para dar a conocer la historia de este castillo a mayores y pequeños. Lo incluyo en mi ruta de pendientes de visitar. Fantástica recomendación para comenzar el año, Loli.

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve en Cuéllar y me gustó bastante, me habéis traído buenos recuerdos con este post :) Un saludo y feliz año!

    ResponderEliminar
  3. Me lo apunto en la agenda. Me encantan los castillos y si encima teatralizan las visitas mejor que mejor. Habrá que hacer una escapadita por tierras segovianas esta primavera. Una muy buena recomendación Loli.

    ResponderEliminar
  4. Siempre que oigo el nombre de Cuéllar me viene a la mente los famosos encierros que se celebran a finales de agosto durante las fiestas, menudo ambiente tiene este pueblo, uno de los más grandes de la provincia de Segovia.
    Su castillo está perfectamente conservado y la visita es muy interesante.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""