jueves, 10 de enero de 2013

El Palacio de los Marqueses de Viana y sus doce patios


Es imposible resistirse al encanto de una ciudad con tanta historia como es Córdoba, cuenta con un amplio número de monumentos y edificios de gran valor artístico como la gran Mezquita uno de los monumentos más asombrosos del mundo. Sin embargo, hay otras muchas más construcciones que merece la pena visitar en la ciudad de los califas, una de ellas es el Palacio de los Marqueses de Viana.
El mes por excelencia es mayo, cuando Córdoba luce todo su esplendor. Pero me acerque en un mes de diciembre, era un día gris y hacia bastante frío, como es de esperar en estas fechas.


El Palacio de Viana no es un edificio que llame mucho la atención desde el exterior, da la sensación de ser una casa solariega. Lo más importante es lo que guarda en su interior. Nada más traspasar la portada rematada por el escudo de los marqueses, nos encontramos con una gran sorpresa el Patio Principal (Patio del Archivo) con su galería porticada.
Tras sacar la entrada con visita guiada tendremos acceso a las numerosas estancias y salas palaciegas, opción que recomiendo. Si solo queremos visitar los patios, con otra entrada podemos recorrerlos por libre.
Una de las cosas que más me llamo la atención de este palacio es que el mobiliario es el original, no hay ni una sola réplica. Según nos cuenta el guía, es el único museo de España donde todo es de la época. Los muebles están perfectamente conservados, encontraremos también una colección de tapices, otra de vajillas y una biblioteca realmente impresionante. Se ve que sus antiguos dueños fueron gente con muy buen gusto. Sin embargo, no dejan tirar fotos, así que no puedo mostrar sus interiores.
Pero la gran atracción de este palacio sin duda son sus hermosos patios, en total doce, con una gran diversidad de plantas: buganvillas, hiedras, naranjos, rosales, palmeras... Son solo algunos ejemplos de lo que podemos encontrar.



Este edificio se asienta sobre una antigua edificación romana de la que se conservan numerosos restos restaurados y expuestos: columnas, jarrones, mosaicos y vasijas.
Los patios tienen nombres tan sugerentes como: Patio del Archivo, de la Capilla, de la Cancela, de los Jardineros, de la Madama, del Pozo, de la Alberca, del Jardín, de las Rejas, de las Columnas, de los Naranjos y el de los Gatos.
En vuestra próxima visita a Córdoba no dejéis de visitar este sorprendente palacio, declarado Monumento Histórico Artístico.
Al anochecer, después de callejear y disfrutar de la ciudad, regresamos al Parador donde pasamos la noche. Se encuentra en una zona residencial muy tranquila rodeado de jardines, algo alejada del centro de la ciudad. El edificio se levantó sobre las antiguas ruinas del palacete de verano de Abderramán I, donde se plantaron las primeras palmeras de Europa. No es un Parador histórico, pero es acogedor, el servicio impecable y las habitaciones espaciosas y cómodas.




                                                                                                                                                                                   Loli                

5 comentarios :

  1. Loli, agradezco enormemente tu post acerca de este palacio cordobés y sobre el Parador de esta ciudad ya que próximamente tenemos previsto visitar de nuevo Córdoba y por supuesto, aprovecharemos para recorrer sus 12 patios entre otros monumentos y degustar su gastronomía típica. Las fotos son muy bonitas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Córdoba. Por ver la Mezquita vale la pena ir las veces que sea, pero además tiene un montón de cosas para conocer, como este Palacio del que nos hablas, y sus cuidados patios con las fuentes, plantas y flores, así como su museo.
    El Parador de Córdoba lo recuerdo muy agradable y ofrece una gran cocina, hecha con esmero y calidad. Me gustó mucho su piscina y sus amplios jardines.
    La última vez que estuvimos nos acercamos a visitar los restos de Medina Azahara, me pareció interesantísima toda la historia y leyenda que rodea a esta ciudad califal. Gracias, Loli, siempre es un gusto leer y ver cosas sobre Córdoba.

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad de palacio, los patios son impresionantes, vaya rincones, dan ganas de sentarte allí, relajarte escuchando música, leyendo un libro o tomándote un café. Cordoba es una ciudad única e irrepetible. Volveremos a conocer esta maravilla y otras que nos quedaron por conocer. Estas pequeñas joyas en las ciudades, son un broche de oro cuando las visitas. Córdoba tiene multitud de lugares con encanto, la judería me enamoró. Loli gracias por el artículo, las fotos geniales, y el parador para el descanso de los guerreros con su buena atención y mejores instalaciones. La próxima lo probaremos.

    ResponderEliminar
  4. Como cordobés y trabajador del parador agradezco doblemente tan bellas palabras. Leer vuestros comentarios positivos no hacen más que alentarnos a seguir dedicando todo nuestro esfuerzo en hacer a todos lo más inolvidable posible vuestra estancia. Gracias por elegirnos, por seguir siendo más que clientes, amigos y por dar a conocer las maravillas que alberga esta ciudad a veces solitaria y silenciosa en sus callejuelas, desconocida fuera de Mayo para muchos, misteriosa como los ojos de sus mujeres para otros pero siempre alegre y acogedora a pesar de los tiempos que nos han tocado vivir.
    Os esperamos con el corazón y los brazos abiertos.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho este palacio, el interior esta muy bien conservado con muebles de época y sus patios una maravilla, cada uno diferente y muy cuidados. Hay que recorrerlos con tranquilidad, sin prisa, merecen la pena.
    En cuanto al parador, decir que además de acogedor, el trato es amable y la calidad de la gastronomía es estupenda. Córdoba tiene mucho que visitar y disfrutar. Aunque se encuentra algo alejado del la ciudad recomiendo la estancia en el parador para visitar Córdoba.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""