jueves, 18 de octubre de 2012

El Castañar de El Tiemblo


El otoño es una estación llena de contrastes que tiñe de color nuestros bosques. Cuando necesito alejarme de la rutina diaria me gusta perderme por algunos de nuestros maravillosos bosques que tenemos en nuestro entorno y desconectarme absolutamente de todo. Me relajo mucho con el ruido que producen las hojas secas caídas de los árboles cuando se pisan.
Os presento El Castañar de El Tiemblo, un bosque mágico y maravilloso. Enclavado en la provincia de Ávila.


Nada más entrar en el pueblo de El Tiemblo según llegamos desde Madrid, pasada la gasolinera giraremos a la izquierda en la primera rotonda y seguiremos recto atravesando una urbanización. Encontraremos a continuación una caseta de control que durante los fines de semana debido a la gran afluencia de público, cobraran 6 euros por coche y 2 euros por persona. Otra opción es dejar el coche en el pueblo y subir en autobús por dos euros por persona. Con esta medida, el ayuntamiento intenta controlar el número de visitantes y sobre todo de coches. Hace años el acceso era gratuito y no os podéis imaginar cómo estaba la carretera de coches aparcados en la cuneta.


Pasado el control la calle se convierte en una pista asfaltada y más tarde de tierra. Tras siete kilómetros más o menos llegaremos hasta el área recreativa de El Regajo donde debemos dejar el coche o el autobús y comenzaremos la ruta. Los paneles informativos nos señalan las posibles caminos a seguir. El nuestro se trata de una ruta circular perfectamente señalizada de dificultad baja ideal para hacerla con niños. El sendero nos interna directamente en el castañar donde podemos encontrar castaños centenarios de piel rugosa, con enormes raíces, algunos ejemplares son impresionantes. Todo el suelo esta totalmente cubierto de hojas, erizos y castañas. Podemos recoger algún que otro fruto caído como recuerdo de esta excursión. A pocos minutos del inicio encontramos un refugio, detrás de él un camino nos conduce a un monumento vegetal, la principal atracción del castañar. Con 19 metros de alto y 16 de perímetro, más de 500 años de existencia, es el ejemplar más anciano y espectacular del bosque, conocido como "El Abuelo" ofreciéndonos una imagen fantasmal y fascinante a la vez. Los pastores ahuecaron su interior en busca de refugio para guarecerse de las tormentas, además algún insensato le prendió fuego y está un poco chamuscado. A pesar de ello sigue viviendo año tras año.

El Abuelo
Continuamos desde el refugio nuestro camino ascendiendo ligeramente para llegar a un pequeño collado donde los castaños dejan paso al roble. Poco a poco el camino desciende hasta una vaguada donde de nuevo los castaños se hacen con el dominio del paisaje. Uno de los castaños presenta una brecha enorme en el tronco, seguramente fulminado por algún rayo. Y llegamos a la pradera de la Yedra, un paraje ensoñador lleno de pastos verdes, un buen lugar para dar buena cuenta del bocadillo con el que combatir el apetito. En este hermoso lugar el paseo puede darse por finalizado, hemos tardado una hora y media aproximadamente. Una vez repuestos, tomamos el camino que desciende por la orilla del arroyo de la Yedra hasta el área recreativa desde donde hemos comenzado el paseo.
En cualquier época del año es recomendable visitar este bosque, se puede pasear por él sin encontrarte con un alma. Pero hay que reconocer que es en otoño cuando luce sus mejores galas.


Con esto doy por concluida esta excursión otoñal. Si decidís aprovechar la jornada por estos contornos, una interesante opción es acercarse hasta el Valle de Iruelas, un enclave de alto valor ecológico, junto al embalse de Burguillo. También podéis acercaros hasta el paraje donde se encuentra el conjunto escultórico de los Toros de Guisando.


                                                                                                                                                            Loli

7 comentarios :

  1. Acabo de darme un agradable paseo por este castañar, aunque sólo haya sido leyendo lo que nos has explicado, estupendamente por cierto.
    El otoño es la época más bonita para hacer una excursión por el campo y los bosques, ya que es todo un espectáculo ver la infinidad de tonalidades del paisaje.
    Es impresionante “El Abuelo” .Preciosas las fotos con el sol entrando por las ramas de los árboles.

    ResponderEliminar
  2. Este paseo otoñal que nos propone tiene una pinta estupenda. Dan ganas de coger un buen calzado y a ponerse a andar. Nueva opción de escapada de fin de semana en la naturaleza. La verdad que Ávila tiene muchas y diversas formas de disfrutarlas, tanto naturales como artísticas. Gracias Loli por invitarnos a este paseo por el bosque.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Loli por tu propuesta. Paso mucho por el desvío de El Tiemblo cuando voy a Burgohondo. Me encanta la naturaleza y disfrutar de rutas como la que nos describes y el otoño sin duda es una época preciosa del año que nos regala miles de colores. Me parece una propuesta perfecta para una escapadita. Impresionante foto de "El Abuelo", me imagino que en directo tiene que impactar mucho más. Preciosas las fotos.

    ResponderEliminar
  4. Es un lugar lleno de encanto. Mi estación favorita del año es el otoño en gran medida porque es una época de cambios; de temperatura, de ropa, de colores y de olores y este lugar cuenta con todos ellos; los marrones y cobrizos de las hojas caidas, el jersey y el gorro que nos cubren del frío, el sonido de las hojas al pisar, el vaho que se escapa de la boca, el olor a lluvia y tierra mojada..., en definitiva, el ambiente otoñal. Me chifla!!!
    Gracias por traernos el otoño al blog.

    ResponderEliminar
  5. Una zona maravillosa sobre todo en otoño, época del año en la que el Castañar muestra todo su esplendor. Tiene fácil acceso, es una ruta muy recomendable y cómoda de hacer, además veréis ¨ El Abuelo¨ , el árbol más extraordinario y espectacular, uno de los últimos supervivientes de su especie que resiste el paso del tiempo. El único inconveniente en estas fechas es la gran afluencia de público. Si tenéis ocasión de disfrutar entre semana de este lugar durante las tranquilas tardes otoñales estaréis casi en solitario. El Castañar de El Tiemblo, es uno de esos pequeños placeres que siguen estando a alcance de todos.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena sugerencia! Ahora nos debatimos entre regresar a Las Médulas o pasear por El Tiemblo! :D Con el silencio y el olor a otoño que casi se pueden sentir al leer este post! Feliz (y castañero) otoño a tod@s!

    ResponderEliminar
  7. y a la vuelta , para volver al Tiemblo como se hace?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""