martes, 28 de febrero de 2012

Hoces del Alto Ebro y Rudrón


En el verano del 2007 nos decidimos a recorrer el norte de la provincia de Burgos por la que habíamos transitado en numerosas ocasiones pero sin llegar nunca a detenernos en nuestro camino hacia Santander.
El Pozo Azul
Nuestra ruta comenzó en Covanera para visitar el Pozo Azul, llamado así por el color azul cristalino de sus aguas. En realidad no es un pozo, es la cueva inundada más larga de España (hasta 6,5 Km. han llegado a explorar los espeleólogos) y tiene un origen kárstico. El pozo tiene unos 10 metros de profundidad, de ahí el cambio de color de sus aguas desde el azul claro al negro y la temperatura máxima del agua es tan solo de 11º. Hay que recorrer un par de kilómetros desde el pueblo de Covanera y la desembocadura del río Rudrón para alcanzar la poza pero es un paseo muy agradable.

La provincia del Burgos es muy grande en extensión y además del Pozo Azul, esconde lugares tan bellos como las hoces de río Ebro, al noroeste de la provincia, en su límite con Palencia y Cantabria.

Valdelateja

Nuestra siguiente parada fue en Valdelateja, donde confluyen los ríos Ebro y Rudrón y que conforman el inicio del cañón del Alto Ebro con paredes de casi 200 metros de altura. En esta localidad, famosa por sus aguas termales y su balneario, se puede comenzar el sendero circular de 15 Kms. que recorre el cañón. Este sendero puede realizarse en bicicleta de montaña ya que no tiene un gran desnivel.

Cañón del Ebro

Puente medieval de Pesquera de Ebro


Hacía un calor de mil demonios y continuamos nuestro paseo en coche hacia Pesquera de Ebro, una pequeña localidad río abajo con casonas blasonadas que conserva un puente medieval sobre el Ebro y una ermita dedicada a San Antonio al final del puente. Fue allí donde comimos, en una de las casonas reconvertidas en restaurante. Descansamos y nos refrescamos en este lugar. 
Ermita de San Antonio, Pesquera de Ebro
Además de su riqueza paisajística y geológica el Cañón del Ebro es un paraje de alto valor ecológico por las colonias de aves rapaces que anidan en lo alto de sus formaciones rocosas y los cérvidos que viven en sus bosques.

Toda esta zona es de origen kárstico y ha sido horadada por el río Ebro y sus afluentes dando forma a un paisaje de cascadas y cañones de altas paredes y grutas como La Cueva del Agua en el municipio de Orbaneja del Castillo. Hacia allí nos dirijmos tras abandonar Pesquera.

Cascada de Orbaneja del Castillo
Nos sorprendimos nada más llegar del lugar donde está enclavado el pueblo. El caserío de Orbaneja del Castillo se amontona en la ladera de una formación rocosa y con una cascada espectacular de agua discurriendo por entre las rocas. La circulación no está permitida dentro del pueblo excepto para los residentes, así que dejamos el coche aparcado en la carretera y nos dispusimos a explorar la localidad. Las vistas desde el pueblo hacia el horizonte nos descubren unas extrañas formaciones rocosas que asemejan la forma de unos camellos besándose.
El beso de los camellos

Orbaneja del Castillo
Otra vez el agua ha hecho de las suyas en este lugar. Es el elemento recurrente en este pueblo y ha labrado su paisaje durante miles de años. El rumor del agua nos acompañó durante el recorrido por las calles del pueblo.
En la parte más baja de la localidad nos encontramos con La Cueva del Agua de donde mana el arroyo que recorre toda la población bien en canales o en cascadas hasta su desembocadura en el Ebro.

La Cueva del Agua
El acceso a la cueva se realiza por un camino que remonta el arroyo unos cuantos metros. Una vez dentro y provistos de linternas pudimos observar una amplia cavidad que según íbamos adentrándonos se estrechaba más y más por ambos lados y desde el techo. Llegamos a un punto en que no pudimos avanzar más sin el equipo adecuado y tuvimos que volver sobre nuestros pasos. Nos comentaron que los espeleólogos habían situado el origen del manantial a unos cuantos kilómetros de Orbaneja, en el barrio de Bricia.


Formaciones rocosas de Orbaneja del Castillo
A la salida de la cueva pudimos contemplar justo enfrente las formaciones rocosas que caracterizan a este municipio. Tras un día intenso en plena naturaleza proseguimos nuestro viaje hacia tierras cántabras pero con la cabeza llena de imágenes de bosques, rocas y agua que han permanecido largo tiempo en nuestra memoria.


Susana

7 comentarios :

  1. Un fantástico día pasamos en esta zona burgalesa. Es espectacular. Las hoces y cañones que forman el Ebro y el Rudrón son de nota, las formas de las rocas, tantísimo agua por todas partes. Una parada en Orbaneja del Castillo imprescindible. Realizar una escapada a estos parajes no defrauda. Lo pasamos estupendamente y nos dejo una gran sensación. Gracias Susana por recordarlo, con tu compañía es un placer viajar.

    ResponderEliminar
  2. Lo que me gustan de tus textos (y ya he leído varios, o sea que tengo cierto criterio), es la capacidad de conseguir que el lector se haga una imagen mental de lo que está leyendo. En este caso el texto va muy bien acompañado de imágenes perfectamente colocadas para satisfacer la curiosidad del lector. Reconozco que me ha enganchado la parte del beso de los camellos, precioso.

    Cuando leo un texto, ya sea una crítica, una descripción o una novela decido si me ha gustado o no por las sensaciones y emociones que me produce. Leyendo tus crónicas la principal sensación es el deseo de querer visitar esa zona. Y no sólo porque lo que cuentes o describas sea bonito, sino por el cariño con lo que lo haces. Si dedicas unas líneas a un pueblo, un paisaje o una cascada, debe ser porque las merece, así que por qué no ir a descubrirlo?

    Enhorabuena chicos por vuestra web y gracias por hacernos viajar sin movernos del sitio. Besos! Vir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo, por tomarte la molestia de escribir estas líneas y por soportarme a diario con mis artículos. Soy muy pesada pero valoro mucho que los amigos le dediquen un poquito de tiempo a este blog que hemos empezado unos amantes de los viajes y de Paradores con muchas ganas e ilusión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Visite este pueblo este verano de regreso de Santander , y la verdad es que me sorprendió bastante , me parecio un lugar con mucho encanto . Es curioso ver como por el medio del pueblo recorre el arroyo pasando entre las casas , para más tarde despeñarse en una bonita cascada . Sabias que entre esas extrañas formaciones rocosas que asemejan la forma de unos camellos besándose se puede ver el continente Africano .
    Me ha gustado mucho poder leerte de nuevo Susana , es todo un placer .

    ResponderEliminar
  4. Una bonita excursión por tierras Burgalesas . El Cañón del Ebro es un paraje sorprendente , desconocía lo del Pozo Azul ,pero si conozco Orbaneja del Castillo que es un precioso pueblo , el lugar perfecto para una escapada con unas vistas privilegiadas. Me gustó la cascada con aguas cristalinas . Merece la pena visitar este pueblo y la zona , lo recomiendo pues es precioso . Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No conozco esta zona que nos describes, pero me han encantado las fotos que has puesto, que bonita la cascada, y que curiosas las formaciones rocosas con ese beso de los camellos. Gracias Susana, muy interesante lo que nos has escrito.

    ResponderEliminar
  6. Un recorrido muy sugerente! Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""