domingo, 19 de julio de 2015

El Puente de Alcántara, Cáceres

De vez en cuando conviene salir de la rutina y tomar perspectiva para ver las cosas de otra manera, desde la distancia. Una de las mejores formas de hacerlo es realizando una escapada a algún lugar especial y para nosotros ese lugar especial es Extremadura. Al menos una vez al año nos escapamos a esta maravillosa tierra para respirar naturaleza, aire puro y coger fuerzas.

Sin duda, uno de los lugares que más nos marcó en este viaje fue el magnífico Puente Romano de Alcántara. El origen de su nombre se debe a los musulmanes que llamaron "alQantara", el Puente, tanto al propio puente como a la población crecida a su vera. 

Puente Romano de Alcántara



Arco Triunfal dedicado a Trajano

Arco del Puente y al fondo la población de Alcántara

Templo romano
El monumental puente fue levantado por Cayo Julio Lacer entre los años 103-106 d.C. según reza su inscripción y fue dotado de un arco triunfal en el centro del mismo y de un templo en la orilla izquierda del río, dedicados ambos al emperador Trajano quien reinaba en Roma por entonces. El templo de planta rectangular posee dos columnas toscanas en su entrada y en su interior dos pequeños altares. Para emplazar la construcción de la enorme obra el arquitecto aprovechó un estrechamiento del cauce del río. Lo dotó de 6 sólidos arcos de medio punto que se elevan hasta 47 metros sobre el Tajo, para evitar las crecidas. Sus pilares, asentados sobre el lecho de pizarra del río, fueron reforzados con malecones.

Atravesaba el puente una importante vía romana de comunicación por la que se transportaban mercancías como el plomo y el oro, muy abundantes en la zona. En aquellos años, e incluso ahora, hay muy pocos pasos que permitan cruzar el Tajo en esta zona. En caso de necesitar cruzar por otro paso los invasores o atacantes perderían varias jornadas. Este hecho mantenía a salvo a Alcántara.







Las aguas del Tajo discurren tranquilas bajo el puente

A lo largo de muchos siglos el puente permaneció inalterable hasta la Reconquista cuando los propios lugareños deciden cortar el primer arco para evitar el ataque musulmán a la población. Posteriormente, en el s. XVI es reparado permaneciendo así hasta el s. XVIII, durante la Guerra de Sucesión, momento en el que se decide volar el segundo arco por orden del Marqués de las Minas en su retirada. No lo consiguió pero su estructura se agrietó en parte hasta que Carlos III ordenó su reparación. Por último, parte del puente fue de nuevo dinamitado por las tropas aliadas contra los franceses durante la Guerra de la Independencia. Finalmente fue Isabel II quien mandó restaurar todo el conjunto que podemos admirar hoy en día.

Es decir, que el puente nunca ha sufrido desperfectos por causas naturales o estructurales, ni siquiera el gran terremoto de Lisboa del año 1755 logró derribarlo. Ha sido siempre la mano del hombre la que ha causado sus daños. 

Mejor Rincón del Año 2014
En el año 2014 el Puente de Alcántara ganó el certamen Mejor Rincón del Año de España, ex aequo con la Ermita de San Felices en La Rioja y no queríamos perdernos esta gran obra de ingeniería romana situada justo al lado de otra gran obra de ingeniera moderna, la central hidroeléctrica de Alcántara con su enorme salto que da paso al embalse de José María de Oriol, uno de los muchos que soportan las aguas del Tajo y de su afluente, el Alagón.

Central hidroeléctrica y presa del embalse de José Mª Oriol
Flor de la jara
El entorno del Puente de Alcántara es muy bello y desde el año 2006 forma parte del Parque Natural Tajo-Internacional. Aquí el cauce del río se encajona ligeramente y la naturaleza se abre paso con numerosas especies de alto valor ecológico como la cigüeña negra que anida en sus paredes. El paisaje en primavera es exuberante con multitud de aves y plantas, en especial destaca la flor de la jara que atrae a los insectos con su olor. Se pueden recorrer varias sendas paralelas al río en los alrededores del puente. En las inmediaciones también podréis encontrar un curioso lago artificial conocido como La Cantera, pues es de donde se sacó el material para la construcción de la presa. Sus aguas son aptas para el baño y son de origen subterráneo.

La Cantera


Una inscripción en lo alto del Puente de Alcántara reza: “Este puente durará mientras dure el mundo”.  Y así ha de ser.

Susana

4 comentarios :

  1. Muy bonitas fotografías, Susana, e interesante artículo sobre este monumental puente sobre el Tajo.
    La inscripción "Este puente durará mientras dure el mundo" me encanta y ojalá sea verdad, que no vuelva a sufrir daños por culpa de enfrentamientos o intereses partidistas.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante lo que nos cuenta Susana sobre este puente, no me extraña que el año 2014 el Puente de Alcántara ganara el certamen Mejor Rincón del Año de España.
    Magníficas fotos.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa la estampa de este gran puente con unas vistas espectaculares. Es un monumento en sí mismo y aunque ya tiene sus buenos añitos, parece que sigue firme sobre el Tajo sin caerse, resistiendo el paso del tiempo.
    Un gran lugar para disfrutar de Extremadura.

    ResponderEliminar
  4. Por si solo el Puente de Alcántara ya merece el desplazarse hasta allí para contemplarlo, es pura arquitectura e historia. Sólo el hombre ha sido capaz de dañarlo, estos romanos lo que construían lo hacían con criterio y con consistencia. Enclavado en un paraje espectacular te quedas anonadado de que a día de hoy se siga utilizando como puente para el paso de coches y peatones. Por cierto no os perdáis el lago artificial La Cantera, no me extraña que sea la piscina del pueblo. Gran trabajo Susana, lo has clavado

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""