jueves, 8 de mayo de 2014

La Basílica del Pilar desde las alturas

Estamos acostumbrados a ver las ciudades desde el suelo. Sin embargo, resulta interesante y es una experiencia diferente poder observarlas desde lo más alto. Gracias a las alturas de algunos edificios podemos disfrutar de una nueva perspectiva, aparte de unas vistas impresionantes. Este es el caso de la Basílica del Pilar, uno de los monumentos más conocidos y representativos de Zaragoza.

Basílica del Pilar, Zaragoza
Para subir a lo más alto de la Basílica tenemos que dirigirnos a la torre de San Francisco de Borja donde se encuentra el ascensor, solo veinte segundos dura el trayecto, que nos dejará en un mirador a 62 metros de altura. El ascensor tiene los cuatro lados de cristal, lo que permite observar mientras subimos el interior de la torre.
Después queda subir un pequeño tramo de escaleras de caracol hasta un mirador acristalado situado en la parte más alta de la torre, a 80 metros de altura donde deleitarnos con esta imponente Basílica.

Ascensor de cristal y escalera de caracol que sube a la torre


Desde ahí tienes una buena vista de la ciudad, veremos la belleza de las torres y sus cúpulas con tejados de cerámicas coloristas.



Una vez contemplados los tejados, toca descender al suelo. Aprovechamos para dirigir nuestros pasos por el interior de esta joya del arte barroco de imponentes y descomunales proporciones. Considerado como el primer templo mariano de la Cristiandad es visitado por miles de peregrinos y turistas que, venidos de todo el mundo, cada día van buscando la Capilla donde se encuentra la Virgen del Pilar. Mucho más pequeña de lo que uno se imagina, es una imagen de apenas 38 cm de altura que reposa sobre una columna. La Virgen del Pilar es una de las vírgenes que más fervor despierta en España.
Según la tradición, por estas tierras andaba predicando el Apóstol Santiago. Desanimado porque nadie hacía caso a sus palabras, cuando ya se daba por vencido se le apareció la Virgen sobre un pilar, le animó para seguir con la predicación y le encargó que levantara un templo en aquel mismo lugar. Santiago construyó una pequeña capilla que a través de los siglos ha llegado a convertirse en la magnifica Basílica.

Interior del Templo

Recorriendo el interior del templo dejaos absorber por este edificio monumental, tremendamente luminoso y con unas bóvedas de gran tamaño. Fijaros en unas pinturas al fresco que Francisco de Goya realizó en una de sus cúpulas. Como curiosidad, cerca de la capilla de la Virgen en una de las paredes, se pueden ver colgadas dos bombas que durante la guerra civil fueron arrojadas contra la Basílica y no hicieron explosión. Destaca también el retablo del altar mayor realizado en alabastro y la gran cantidad de joyas artísticas que se pueden apreciar en las capillas laterales.


La mejor imagen exterior de la Basílica del Pilar la obtendremos junto al río Ebro desde el Puente de Piedra. Nos acercaremos al puente al atardecer, cuando el cielo primaveral adquiere esos tonos azulados y nos despediremos con cariño de esta ciudad siempre acogedora y llena de sorpresas.

                                                                                                                                                                 Rafa

5 comentarios :

  1. Estoy de acuerdo contigo en lo impresionante que es la Basílica del Pilar, ocupa gran parte de la plaza en la que se ubica y es visible desde casi todos los lugares de la ciudad de Zaragoza. En mis 2 visitas a la ciudad no he subido a lo alto de la torre porque desconocía esta posibilidad pero debido a la proximidad desde Madrid con el AVE seguro que puedo remediarlo en el futuro. Una excelente propuesta, Rafa.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó Zaragoza cuando la visité y la Basílica del Pilar me pareció majestuosa. Que pena no poder subir a la torre, con tus artículos desde las alturas, que se están convirtiendo en clásicos, nos quitamos el gusanillo. Apunte gastronómico, no dejéis de tapear en la capital maña, es de ordago a la grande. Gran trabajo Rafa, como siempre aportando sabiduría y calidad al blog. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, que las vistas desde lo alto de los edificios suelen ser muy bonitas, además así se aprecia otra perspectiva diferente de la propia edificación y del entorno.
    Me ha sorprendido lo moderno que es el ascensor de cristal, y también la escalera para acceder al mirador de esta Basílica. Aunque no he subido a ella, cosa que remediaré la próxima vez. Siempre que he visitado este templo me ha llamado la atención la cantidad de personas que había en él. Estupendo el artículo y las fotos, Rafa.

    ResponderEliminar
  4. Mira que lo tengo cerca y nunca he subido a la torre de la Basílica. El año pasado pusieron una noria enorme en la ciudad y había unas vistas también espectaculares de la Basílica desde allí. Y el interior es precioso!

    ResponderEliminar
  5. Zaragoza cuenta con un buen número de monumentos y entornos maravillosos como la Basílica del Pilar. Poder subir al mirador instalado en la torre para poder ver sus tejados, el Puente de Piedra y el río Ebro, es toda una experiencia.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""