jueves, 30 de enero de 2014

El Palacio del Infantado (Guadalajara)

A su paso por Guadalajara fueron muchos los reyes que eligieron este palacio como residencia ocasional. Su fachada está considerada como una de las más bellas joyas del gótico civil que existen en toda España.

Palacio del Infantado

Entre sus visitantes más ilustres se alojaron entre otros: los Reyes Católicos, también Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Francisco I, rey de Francia, fue prisionero de honor en este palacio, o Carlos V, en sus idas y venidas por España quiso también aquí reponer fuerzas. Además este palacio fue testigo de la boda de don Beltrán de la Cueva, Duque de Alburquerque, con doña Mencía de Mendoza o de la de Felipe II con Isabel de Valois. Todo un acontecimiento para la ciudad que se embelleció para la ocasión.



Fue Íñigo López de Mendoza, el que fuera segundo duque del infantado, quien ordenara construir esta edificación a finales del siglo XV. Para su construcción el duque eligió a Juan Guas, uno de los mejores arquitectos de su época, que intervino en el castillo de Manzanares el Real, también propiedad del duque. Aunque es de estilo gótico tardío, los descendientes del duque con los años incluyeron ciertas reformas y elementos renacentistas.


Lo que más nos llamará la atención cuando se visita este palacio será su fachada, en ella destacan las puntas de diamante que la inundan y sobre todo la hermosa galería corrida de balcones. En su puerta principal se puede ver el escudo de la poderosa familia Mendoza.


Ya en su interior el palacio sigue sorprendiendo, destacando sobre todo el Patio de los Leones, compuesto por hermosos arcos sobre los que hay una gran decoración con leones y animales fantásticos. Además cuando lo visité, en alguna de sus salas había una Exposición Temporal y el Museo Provincial.



Durante la Guerra Civil el palacio fue bombardeado quedando en estado ruinoso. Sin embargo, se conservaron algunas pinturas de los techos como las del Salón de las Batallas que después de ser convenientemente restauradas, podemos ahora contemplar. Es una lástima que se hayan perdido para siempre los exquisitos artesonados mudéjares y la escalera que poseía.

La visita a este palacio es una oportunidad magnífica para conocer el interesante y rico patrimonio arquitectónico y artístico con el que cuenta Guadalajara.

Loli

5 comentarios :

  1. Con el montón de veces que he pasado por Guadalajara, no conozco este palacio. Tendremos que intentar parar y visitarlo.
    La pared de la fachada me recuerda a la Casa de los Picos en Segovia, sin la galería de balcones.
    Me parece un lugar muy adecuado para instalar un museo y realizar exposiciones.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo ejemplo del Renacimiento español. Aunque fue muy dañado durante la guerra civil, hoy después de su restauración parece un decorado para un cuento de hadas y princesas.
    Una preciosidad.

    ResponderEliminar
  3. He oído hablar de el pero no he vistado este Palacio. Su restauración a juzgar por las fotos ha sido intensa y alberga mucha historia. Me parece una buena opción para visitar a tan sólo una hora de Madrid.

    ResponderEliminar
  4. No lo conozco, pero reconozco que es un palacio sorprendente. Una pena que en la guerra civil fuera bombardeado, menos mal que con la restauración nos podemos hacer una idea de como fue. Tendremos que hacer una escapadita para conocerlo, solo lo tengo a media hora de casa. Buen trabajo Loli

    ResponderEliminar
  5. La última foto no es del palacio del Infantado, se trata del Palacio de Antonio de Mendoza, a unos metros del Infantado, actual instituto Liceo Caracense

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""