jueves, 10 de octubre de 2013

El Palacio de los Larrea, Parador de Argómaniz

A tan solo 12 km de Vitoria se encuentra Argómaniz, una pequeña localidad que domina la llanura alavesa. Es curioso ver como este núcleo urbano está formado en su totalidad por chalets donde sobresale la iglesia y un enorme edificio, es el Parador, una construcción aristocrática vasca que perteneció a la familia de los Larrea.

Parador de Argómaniz

El Palacio de los Larrea se levantó en el siglo XVII, aún puede verse el escudo de armas de esta familia en la fachada. Este noble edificio construido en piedra y de planta rectangular es de las pocas edificaciones vascas de este tipo que quedan en pie, puesto que muchas se destruyeron porque molestaban a muchos intereses monárquicos.
Durante la Guerra de la Independencia, este palacio renacentista se utilizó como cuartel general de las tropas francesas. En él repuso fuerzas Napoleón y se planeó el asalto a la cercana ciudad de Vitoria.


En tan privilegiado refugio yo también repuse fuerzas y he de decir que me ha sorprendido muy gratamente. En el edificio conviven en armonía la belleza de lo antiguo con las comodidades de hoy en día, en un entorno muy agradable. Cuando se construyó el Parador en 1978 se crearon dos alas nuevas donde se encuentran las habitaciones. Desde nuestra impecable y espaciosa habitación con un amplio ventanal se contemplaba el verde intenso del paisaje. El Parador me pareció de un gran nivel, muy amplio y limpio, se nota que está recientemente reformado.



En la parte más antigua de este antiguo palacio se encuentra en su planta baja la cafetería con una agradable terraza que da al jardín. En la planta superior los salones para albergar todo tipo de celebraciones y más arriba en lo que era el antiguo granero con un impresionante entramado de vigas se encuentra el restaurante. El personal de recepción siempre amable y atento nos comenta que es una auténtica obra maestra. Todo está hecho en madera, no hay nada metálico en toda la estructura, hasta los clavos también son de madera.



Salí muy satisfecha de este Parador que se encuentra en un lugar estratégico que invita al relax y al sosiego. Muy próximo a la capital alavesa y a un paso de Navarra y de la Rioja. Otra visita muy recomendable sobre todo si se viaja con niños es a la quesería Azkarra con D.O. Idiazabal. Se encuentra en Galarreta, localidad cercana al Parador. Donde durante cuatro horas nos enseñaran todo el proceso de la elaboración del queso. Es una actividad muy entretenida y amena donde dos jóvenes emprendedores nos enseñan y cuentan como se hace el queso. Incluso dejan que los niños participen.



La visita es totalmente gratuita y se puede contactar con la quesería desde el mismo Parador.

                                                                                                                                                            Loli

4 comentarios :

  1. Guardo un agradable recuerdo de mi estancia en el Parador de Argómaniz pues tuvimos la suerte de alojarnos en él entre semana y estábamos prácticamente solos. El personal fue muy amable y profesional y nos indicaron lugares para aparcar fácilmente en Vitoria. Estuvimos en una habitación superior con vistas al jardín y en el baño tenía una enorme bañera desde la cual se contemplaba una relajada panorámica del jardín por un enorme ventanal. La ubicación del Parador, como nos comentas, resulta bastante atípica pero a la vez es muy tranquila y está a un paso de Vitoria que es una de las ciudades más limpias y bonitas que conozco. La cocina del Parador resultó ser espléndida, máxime si se disfruta en el increíble comedor que tan bien nos describes. Un trabajo estupendo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Loli con este artículo me has hecho recordar una de las mejores estancias en Paradores, fue un cúmulo de cosas, la espectacular habitación que nos dieron, con fruta y agua de cortesía, y un baño con ducha y bañera, esta última con vista a la campiña alavesa. Si a esto le sumas un comedor sensacional con unas vigas de madera impresionantes que lo convertían en un lugar acogedor. Todo ello junto a la amabilidad del personal supuso una estancia de ensueño. Añadir que visitar Vitoria aumenta y mejora el viaje porque es una ciudad que atrapa al visitante con su encanto. Gran artículo Loli, veo que a ti y a Rafa también os encantó. Muy muy recomendable alojarse en este lugar si queréis conocer Álava o La Rioja.

    ResponderEliminar
  3. Con tu artículo, Loli, has hecho que incluya en mi lista de paradores pendientes éste de Argómaniz, por lo que nos cuentas seguro que nos va a encantar. Viendo tus fotos me ha gustado mucho donde está instalada la cafetería, parece un parador muy agradable.

    Tendré en cuenta la sugerencia que haces sobre la quesería, por donde pasamos siempre vamos comprando el queso típico de cada zona, aprovechando la gran variedad y calidad que tenemos en nuestro país, entre ellos el Idiazabal, delicioso con ese toque ahumado.

    ResponderEliminar
  4. Quede encantado con la calidad de este Parador. Cómodo, tranquilo y ideal para descansar, con unas habitaciones muy luminosas y espaciosas. Me gustó especialmente el personal de recepción, muy amable, siempre dispuesto a decirnos qué hacer y las excursiones que podemos realizar por los alrededores. Me hubiera gustado pasar más tiempo en el Parador, donde todo invita al descanso y la relajación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""