jueves, 4 de abril de 2013

La villa marinera de Santoña




Vista de las Marismas desde la lonja

Santoña ha sido y es por su posición estratégica y su riqueza natural una villa destacada en Cantabria. Su difícil acceso por tierra - las marismas y el imponente Monte Buciero con sus 314 m de altura - la protegen y al mismo tiempo dificultan su acceso por carretera desde la línea de costa. Por mar tampoco es fácil alcanzarla debido a los temporales que azotan la costa oriental de Cantabria y a los escarpados acantilados del Buciero. Por todo ello Santoña fue plaza fuerte francesa durante la Guerra de la Independencia en el siglo XIX.

Fuerte de San Martín


Fuerte de San Martín
No en vano la villa marinera de Santoña cuenta con 3 fuertes, San Martín, San Carlos y Napoleón que la protegían de cualquier ataque marítimo de sus enemigos. Desde la entrada al fuerte de San Martín (hoy en día escuela taller y sala de exposiciones) parten varias sendas de diversa dificultad que permiten recorrer el Monte Buciero en un magnífico paseo de hasta 5 horas de duración si el caminante desea bajar hasta los incontables faros por los acantilados o adentrarse en sus cuevas. Os recomiendo cualquiera de las rutas pues, aunque yo no pude realizar ninguna por un problema en los pies, la familia dice que las vistas son espectaculares. http://www.aytosantona.org/ca_ficha.asp?id_menu=337

Monte Buciero

A pesar de este aguerrido pasado de la villa, en la actualidad, Santoña es reconocida a nivel mundial por sus inconfundibles y deliciosas anchoas, las mejores del Cantábrico. La industria conservera de Santoña se ha visto reducida en los últimos años pero aún existen grandes conserveras que comercializan los productos tradicionales - anchoas y bonito - así como otros productos más novedosos (platos preparados o conservas vegetales) que les han ayudado a subsistir hasta nuestros días. Muestra de ello es su enorme lonja y su puerto pesquero, el más importante del Cantábrico de los dedicados a la pesca de bajura.

Como os adelantaba, las marismas de Santoña formadas por la desembocadura del río Asón que a su vez forma un estuario en su salida al mar, fueron declaradas Reserva Natural en el año 1992 por su riqueza ecológica sin par en esta zona del litoral. Multitud de aves de 120 especies diferentes anidan o se reúnen en estas marismas que ocupan más de 4.000 hectáreas de terreno siendo el mayor humedal de la cornisa cantábrica.

Playa de Berria desde el Buciero


Además de las Marismas y el Buciero, esta villa cántabra cuenta con una extensa lengua de arena de más 2 kilómetros, la playa de Berria. Es uno de los arenales más bellos de Cantabria limitada al este por el monte Buciero y al oeste por el estuario del Asón. La rodean unas pequeñas formaciones dunares y no demasiadas construcciones alrededor, excepto el penal del Dueso y un camping, lo que la hacen un paraíso para los amantes del surf.

Dentro del pueblo, además de los fuertes, cabe destacar la plaza principal, rodeada de tascas, la iglesia de Santa María del Puerto del siglo IX declarada Monumento Nacional, el Paseo Marítimo, el Palacio del Duque de Santoña - de estilo neoclásico ocupado hoy por la oficina de turismo - y el Palacio de los Chiloeches con su bella fachada barroca.


Playa de San Martín, al fondo el Fuerte de San Carlos

La Playa de San Martín, a los pies del fuerte del mismo nombre, permite a los habitantes de la villa el baño  sólo con marea baja ya que en pleamar prácticamente desaparece. Justo enfrente de ella se contempla la extensa Playa de La Salvé de su competidora Laredo. Un precioso paseo en barca une las dos villas y los dos arenales.

Ya no hay excusas para perderse el respetable patrimonio histórico, natural y gastronómico de una de las villas más bellas del norte.

Susana

6 comentarios :

  1. Creía que en Santoña sólo había sus deliciosas y famosas anchoas, pero veo que cuenta con muchos más atractivos, la playa de Berria se ve estupenda en tu preciosa foto.
    Ya eres toda una experta en Cantabria, seguro que más de uno estará encantado…
    Una buena clase de geografía la que nos has dado con tu artículo, Susana.

    ResponderEliminar
  2. Naturaleza, playa, anchoas, gastronomía, historia, Esto y mucho más tiene esta villa. Bien merece una visita y si además lo haces en verano, te puedes dar un fantástico baño en la Playa de Berria. Por cierto no os vayáis del pueblo sin comprar sus fantásticas anchoas. Gran artículo Susana.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Muchísimas gracias por este artículo dedicado a Santoña. Nos hace mucha ilusión y os lo agradecemos mucho. Recibid un cordial saludo de Turismo Santoña! www.turismosantona.com Síguenas en Facebook y Twitter.

    ResponderEliminar
  4. Un sitio ideal para pasar unas vacaciones, hace unos años pudimos disfrutar de sus playas, gastronomía y alrededores que hay muchos rincones preciosos.
    Muy cerca de allí está el convento de San Sebastian de Hano que está sepultada Bárbara Blomberg madre de Juan de Austria.
    Susana las fotos preciosas como me gustaría estar en esa playa ahora mismo.

    ResponderEliminar
  5. Estuve una vez de visita y por lo poco que vi me pareció un sitio interesante. Estuvimos dando una vuelta por el paseo marítimo hasta el fuerte de San Martín. Lo que si conozco bien es la playa de Berria, una playa magnífica y con encanto, de fina arena que invita a pasear. Una verdadera joya del Cantábrico. Por cierto, aunque no soy mucho de anchoas, las que se elaboran en Santoña dicen que son las mejores del Cantábrico.
    Un gran artículo Susana.

    ResponderEliminar
  6. Qué ganas tengo de conocer Cantabria! Han sido tantas las propuestas que nos habéis traído al blog que es defícil elegir una. Las playas son preciosas, su historia y su gastronomía la convierten en un destino perfecto. Aunque reconozco que probar las anchoas de Santoña me atrae mucho. Gracias por un artículo tan completo y como siempre muy escrito.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""