jueves, 28 de marzo de 2013

El Monasterio de San Juan de la Peña, joya del arte románico


La gran mayoría de visitantes que se acercan hasta aquí llegan atraídos por la belleza del monasterio de San Juan de la Peña, antiguo refugio de ermitaños. El valor artístico que tiene es enorme y alcanza el máximo esplendor en su claustro con sus capiteles románicos.
Se cree que su fundación, allá por el siglo VIII, se debe a la salvación de un noble de una muerte segura tras un accidente a caballo. Cuando perseguía a un ciervo cayó por un precipicio, encontró una cueva con un pequeño altar dedicado a San Juan Bautista, donde se retiró e hizo vida de eremita. Otras fuentes afirman que su origen se debe a un grupo de cristianos que huyendo de los musulmanes se refugiaron en estas montañas. Lo cierto es que los primeros documentos datan del siglo X, cuando se asentó en este lugar la primera comunidad religiosa.


Lo primero que llama la atención al contemplar este antiguo monasterio es la gran roca en la que se encuentra incrustado. Su visita incluye un recorrido por la sala del Concilio, posiblemente fuese el dormitorio monacal con su Iglesia mozárabe, la parte más antigua del monasterio cuya cabecera está formada por la propia roca. Subiendo unas escaleras en una altura superior se encuentra el Panteón Real y el Panteón de Nobles, se pueden observar unos nichos en cuyo muro todavía se conservan algunas inscripciones. Este lugar fue palacio y panteón de reyes, al estar protegido por la realeza pronto se hizo rico y poderoso, llegando a ser uno de los monasterios más esplendorosos del Reino de Aragón.


Siguiendo por el Palacio Abacial, se recorre lo que fueron las antiguas celdas, cocina y refectorio para llegar a la Iglesia románica que se encuentra en otro nivel superior, considerada por muchos como una de las mayores joyas del románico español. Cuenta una leyenda que el Santo Grial estuvo aquí custodiado por los monjes durante siglos. Arcos de medio punto, bóvedas de cañón y bellas columnas dan paso a lo que me pareció la parte más bella e interesante del monasterio, su claustro.


La visita al claustro con sus bellos capiteles románicos nos relatan la vida de San Juan Bautista y de Jesús. Observar las hermosas columnas rematadas con capiteles ricamente esculpidos que han dado fama mundial al monasterio. El claustro esta protegido por una descomunal roca que desde hace siglos forma su tejado. Mirando hacia arriba parece que se va a caer sobre nosotros, es realmente sorprendente. Completa nuestro recorrido la capilla gótica de San Victorián con sus pinturas murales posiblemente del siglo XIII.



Dos terribles incendios dejaron el monasterio prácticamente destruido. Tras el segundo incendio que destruyó el importante archivo los monjes decidieron abandonar el lugar y construir un nuevo edificio muy cerca y al que se conoce como el monasterio alto. Pero no acabaron ahí las desgracias, las tropas francesas en la Guerra de la Independencia asaltaron y saquearon el nuevo monasterio y por último lo incendiaron, afortunadamente los franceses respetaron el viejo monasterio. La Desamortización de Mendizábal acabó definitivamente con la vida monástica del monasterio. Hoy en día podemos admirar el viejo monasterio de San Juan de la Peña y el monasterio nuevo convertido en una hospedería, un restaurante y en un centro de interpretación del Reino de Aragón y del propio monasterio.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Rafa

4 comentarios :

  1. Es increíble donde está ubicado este monasterio, parece que las rocas van a sepultarlo, y no me extraña que haya leyendas sobre él, está en una zona espectacular.
    El antiguo claustro es una maravilla, tiene unos capiteles preciosos. Muy interesante tu artículo, Rafa, sin duda es un lugar que merece la pena visitar.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué sitio tan perfecto el elegido para levantar este espléndido monasterio!! No es de extrañar que fuera un lugar ideal para la oración y el recogimiento con esa gran roca protegiéndolo pero al mismo tiempo amenazando con caerse sobre el claustro. Las fotos son preciosas y casi me han transportado hasta allí. Sin duda un sitio más que añadir a mi lista de pendientes. Gracias por tu sugerencia, Rafa.

    ResponderEliminar
  3. Vaya lugar tan alucinante nos muestras Rafa, con su historia y sus leyendas. Un gran artículo con unas grandes fotos. No conozco este enclave, me lo apunto para cuando vayamos por aquella zona. Todo los días se conocen lugares nuevos. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. Nos gustó muchísimo el emplazamiento, pues el claustro es abierto sin techumbre construida siendo una maravillosa joya del arte románico tiene una galería de capiteles tallados representando escenas bíblicas que la guía nos explicó muy bien . Muy recomendable toda esta zona .

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""