lunes, 12 de septiembre de 2016

Ruta a la Cola de Caballo, P. N. de Ordesa y Monte Perdido

En mi primera incursión en los Pirineos nos decidimos por recorrer una parte del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el primero de España, creado en 1918. Mi marido ya conocía el parque y la ruta que queríamos realizar cuando siendo adolescente hizo un trekking de quince días de duración entre Francia y España que finalizaba en el camping de Torla y que repitió al año siguiente. Así que él ya sabía de antemano a qué nos enfrentábamos y lo que íbamos a encontrarnos por el camino pero para mi era una experiencia totalmente nueva y diferente.

El día anterior ya me había maravillado contemplando esas moles calcáreas que rodeaban el hotel de Torla donde nos alojábamos. Imposible utilizar su piscina pues la sombra de las montañas la alcanzaba a media tarde y el agua estaba gélida. A la mañana siguiente llevaríamos a cabo la ruta hasta la Cola de Caballo adentrándonos en el parque nacional y me encontraba muy animada así que nos fuimos a dormir pronto para prepararnos para el día de senderismo que nos esperaba.

En los meses de verano, debido a la afluencia de visitantes al parque, sus responsables limitan la subida en vehículo particular a la pradera de Ordesa desde la que parten diferentes rutas muy populares entre los senderistas. La subida se realiza en un autobús que sale de la Casa del Parque en Torla. El precio del billete ida y vuelta es de 4,5 euros con una frecuencia de media hora.

Plano de la ruta que entregan en la Casa del Parque


En poco más de 20 minutos nos encontrábamos en la amplia explanada de la pradera para comenzar nuestra ruta senderista remontando el río Arazas hasta la espectacular cascada conocida como Cola de Caballo de la que mi acompañante no había parado de hablar durante las vacaciones. Nos separaban de ella 9 kilómetros, 600 metros de desnivel y unas 4 horas pues no estamos en muy buena forma.


La ruta se encuentra perfectamente señalizada con tiempos estimados. Para ir a la Cola de Caballo existe otra ruta, la Senda de los Cazadores, pero con una fuerte pendiente de subida y un sendero estrecho por la Faja de Pelay que entraña cierto peligro para caminantes inexpertos como nosotros. Algunos senderistas toman la Senda de los Cazadores a la ida y la ruta de la Cola de Caballo a la vuelta para hacerla circular.

Al inicio de la ruta

Pertrechados con nuestro "equipo de senderismo"; ropa y calzado cómodos, gorra, un bastón para caminar, agua y provisiones para el largo día, iniciamos la ruta poco antes de las 11 de la mañana. Fue una suerte que el día no fuera caluroso para hacer más llevadero el camino por la montaña. La sombra de los frondosos árboles (abetos y hayas, principalmente) nos alivió en los primeros kilómetros hasta nuestro primer alto, la cascada de Arripas, un impresionante salto de agua al que llegamos en apenas una hora y donde pudimos refrescarnos gracias a su fuente.

Cascada de Arripas

El paisaje y el ritmo de la marcha siempre ascendente marcaban los primeros kilómetros de esta espectacular senda mientras no dejábamos de fotografiar la naturaleza que nos rodeaba. La siguiente parada nos llevaría a las Cascadas de la Cueva y del Estrecho. Aquí nos detuvimos un buen rato para poder acercarnos hasta los miradores y descender hasta el río para tener una mejor perspectiva de estas maravilla.

Cascada del Estrecho
Desde este punto el camino se escarpa considerablemente puesto que hay que salvar el desnivel de 500 metros atravesando un enorme hayedo donde comencé a acusar el esfuerzo. No estoy muy habituada a caminar pero puedo hacerlo durante horas siempre y cuando el camino sea llano. En este caso la pendiente me dejó estancada en una curva y me dio una "pájara". No habíamos comido nada desde el desayuno. Después del avituallamiento y unos quince minutos de descanso, me animé a continuar pues todavía nos quedaba un largo trecho hasta nuestro objetivo.

Bosque de hayas
Mi cansancio nos retrasó bastante y tardamos en atravesar el bosque de hayas un poco más de lo previsto para salir a una zona alta cubierta con una cornisa de roca conocida como cueva de Frachinal, a unos 1700 metros de altitud, donde el sendero desciende suavemente hasta las Gradas de Soaso, el punto de la ruta donde teníamos previsto comer y descansar.

Gradas de Soaso
Las Gradas de Soaso es un paraje espectacular. El río Arazas ha formado una sucesión de saltos y cascadas rodeadas de flores y pasto donde es muy agradable detenerse y meter los pies en el agua o tumbarse a descansar con el rumor de la corriente. Nosotros aprovechamos para comer un bocadillo y quitarnos las zapatillas porque ya eran las 14:00 y teníamos un hambre atroz. La parada fue de una hora aproximadamente.

Tras la comida continuamos ascendiendo entre las rocas para dirigirnos al punto final de la ruta, la cascada de la Cola de Caballo. Esta parte más abierta del valle que se llama los Llanos de Soaso se encuentra a unos 1800 metros de altitud y es prácticamente llana. Allí pudimos ver algunas marmotas corriendo a lo lejos (¡¡son tan grandes como perros!!) y mucho ganado pero el cansancio estaba haciendo mella en mis ánimos y sólo pensaba en dar la vuelta y regresar. Desde este circo podréis admirar algunas cumbres en todo su esplendor como el Monte Perdido, el Tobacor... Unos 1500 metros más adelante alcanzamos a ver la cascada. Eran ya casi las 4 de la tarde cuando, desde el pequeño puente que cruza el río, contemplamos el agua precipitándose con fuerza desde el barranco de Góriz en su zigzag que recuerda a la crin de un caballo y que es el origen del río Arazas.

Cola de Caballo
Algunos excursionistas continúan el ascenso por el barranco de Góriz para alcanzar el refugio del mismo nombre donde se puede pasar la noche y seguir hasta Francia o escalar alguna de las muchas cumbres del macizo. 

Del regreso a la pradera poco os puedo contar. Tomamos el desvío por el puente de Arripas para volver por la otra margen del río. Recuerdo el cansancio, el hormigueo en las plantas de los pies y una sensación de alivio al divisar la pradera tras casi 8 horas caminando y 18 kilómetros a la espalda, difícil de describir con palabras. Estaba exhausta pero orgullosa de haber podido realizar una de las rutas más bonitas del Pirineo aragonés. Gracias por mostrármela, Rubén.





Susana



14 comentarios :

  1. Desde luego sí mereció la pena el esfuerzo que hiciste, Susana. Parece una ruta espectacular con esas maravillosas cascadas entre verdes montañas. Esta zona de Pirineos me encanta.

    ResponderEliminar
  2. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es todo un regalo para los sentidos. Su hermoso paisaje impresiona por sus abruptas montañas, su frondosa vegetación y sus espectaculares saltos de agua. Esta excursión a pesar de la gran caminata, es muy llevadera y se disfruta mucho de esta maravilla de la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, qué bien lo defines "todo un regalo para los sentidos".Particularmente pude disfrutar de ello ya hace muchos años. Pero no lo he olvidado.

      Eliminar
  3. Impresionante ruta donde se disfruta de un paisaje magnífico. Las vistas son increíbles en todo el recorrido y se disfruta de una naturaleza espléndida.

    ResponderEliminar
  4. Ese primera visita me abrió los ojos al mundo y la segunda 23 años después me ha demostrado que mi pareja es lo más grande que he dado la vida. Gracias por tu esfuerzo en la ruta, pero sobretodo por quererme y aguantarte todos estos años, ese ha sido el verdadero reto. De esta ruta no puedo decir mucho, te deja sin palabras. Hay que observarla, respirarla y admirarla, se quedará ahí para siempre. Un regalazo Susana, te lo agradeceré siempre.

    ResponderEliminar
  5. Que chulada!!

    No conocia la ruta, aunque si la zona, ya que mi prima es muy e rutas y nos ha enseñado siempre lo que va haciendo.

    Las gradas de Soaso con el dia Arazas las habia visto en un reportaje y ahora volverlas a ver, me parece una pasada.

    Las vistas magnificas y tu experiencia seguro que fue positiva.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!! madre mia, que viaje y que paisaje más bonito. Sin duda tuvo que ser una caminata agotadora pero muy gratificante por todo lo que tuvisteis oportunidad de ver. Gracias por compartir las fotos. Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Wwoww estos son lugares que no conocia a ser sincera. Tambien debo decir que las fotos y lo que tuvieron ustedes la dicha de ver fue increíble. Espero añgun dia visitar tu país

    ResponderEliminar
  8. Pero qué pasada de ruta!!! Me encanta!!!! Adoro este tipo de escapadas en las que ves mundo, y sobre todo sitios tan preciosos como este, muchísimas gracias por llevarnos con vosotros de viaje a través de estas fotografías tan bonitas.

    ResponderEliminar
  9. Que ruta tan preciosa ♡ me ha encantado. Tengo que hacerla algún día

    ResponderEliminar
  10. Que belleza del lugar, me encanta este tipo de excursiones y tu país tiene hermosos lugares de este tipo. Interesante hacer un viaje con el esposo a un lugar donde el había ido muchos años atrás. Que bueno que los disfrutaron juntos.

    ResponderEliminar
  11. Que pasada de parajes y mira que no me pillaba lejos cuando vivía en Zaragoza pero nunca me ha dado por ir y es que muchas veces cuanto más cerca tenemos las cosas menos vamos. No obstante es algo que tengo pendiente y más aún después de leer este post, me ha encantado! Muaks

    ResponderEliminar
  12. Un lugar paradiciaco que Wao no hay palabras para describirlo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""