jueves, 12 de febrero de 2015

El Alcázar y el Parador de Segovia - Castilla y León





   
   En la sorprendente ciudad de Segovia, declarada Patrimonio de la Humanidad, rivalizan en majestuosidad emblemáticos monumentos de la talla del Acueducto, la Catedral y el Alcázar.  Éste último siempre me ha fascinado, para mi gusto es uno de los castillos más bellos que existen. Quizás su encanto resida en lo diferente que es a otras fortalezas castellanas.

   Aunque su origen se remonta al siglo XII, la mayor parte de la construcción se hizo entre 1410 y 1455. Está situado sobre un cerro entre dos ríos, Eresma y Clamores, y se adapta totalmente a la roca en la que se asienta. Este castillo-palacio fue utilizado como residencia real, de él salió Isabel La Católica para ser proclamada reina de Castilla en la Plaza Mayor de Segovia.





   Los primeros datos de su existencia se fechan en  el año 1088, reinando Alfonso VI. En el último tercio del siglo XII, Alfonso VIII convierte el castillo en palacio. El rey Alfonso X El Sabio traslada su corte al Alcázar. Felipe II adaptó a sus torres las techumbres de pizarra. En 1762, el rey Carlos III fundó aquí el Real Colegio de Artillería. Y tras el incendio sufrido en 1862 fue Alfonso XII quien lo restauró.




   Antes de entrar a la fortificación hay unos jardines y en ellos  el monumento  a los héroes de la Guerra de la Independencia, Daoiz y Velarde. Un profundo foso con puente levadizo rodea el baluarte y el escudo de armas de los Reyes Católicos decora la puerta. Tiene dos impresionantes torres, la Torre de Juan II de 80 metros de altura y la Torre del Homenaje rematada con torretas apuntadas.




   En el interior hay un Patio de Armas herreriano y varios aposentos a cual más espectacular: la Sala del Palacio Viejo, la Sala de la Chimenea, la Sala del Cordón y la Sala de las Piñas. La Sala del Solio tiene decoración de yesería y artesonado mudéjar. Una de las estancias principales, la Sala de los Reyes está adornada con un friso en rombos y en ella se encuentran representados los reyes y reinas de Castilla, León y Asturias. Son 52 figuras policromadas, desde Don Pelayo hasta Juana La Loca.

   En la Capilla se guarda el cuadro de la Adoración de los Reyes Magos pintado en 1600 por  Bartolomé Carducho, una de las pocas obras que se libraron del voraz incendio.

   El Alcázar de Segovia, con su espíritu cortesano y guerrero, es uno de los castillos más elegantes y armoniosos que existen, con una suntuosidad y grandeza como pocos tienen. 









    Si pasamos unos días en Segovia el Parador es un perfecto lugar para alojarse. Las habitaciones son acogedoras y espaciosas. La cafetería, restaurante y salones  tienen grandes ventanales por lo que son zonas muy luminosas y amplias. Además cuenta con una gran  piscina exterior y otra cubierta.




   Es cierto que se encuentra retirado del centro de la ciudad, pero esto precisamente nos permite estar instalados en una zona muy tranquila. Desde aquí, las panorámicas de Segovia y de muchos de sus monumentos son inmejorables.






                                                                                                                                                           Inma

5 comentarios :

  1. El alcázar de Segovia es absolutamente imprescindible si se visita esta bonita ciudad castellana aunque su acueducto romano y catedral también destacan como maravillas del mundo. El palacio se edificó a imagen de los castillos centroeuropeos de la época y desde luego es impresionante. Las vistas desde la torre del homenaje merecen mucho la pena a pesar de los terribles escalones. Si al recorrido por la ciudad le unís la exquisita gastronomía segoviana (ponche, cochinillo, cordero asado, etc...) será una jornada redonda.

    ResponderEliminar
  2. Es para mi uno de los mejores monumentos de Segovia. El castillo es muy bonito y tiene unas buenas vistas de la ciudad ,por fuera parece un castillo de cuento, una maravilla. Hay que tener buenas piernas para subir buenos tramos de escaleras.
    El parador si es buena opción, cuando nos alojamos en un mes de febrero y pudimos disfrutar de la piscina climatizada.

    ResponderEliminar
  3. El Alcázar es una edificación preciosa, la decoración de algunas salas con impresionantes artesonados es sorprendente como la gran colección de armas medievales que posee. Desde lo más alto se obtiene una vistas impresionantes de Segovia y los alrededores. Imprescindible su visita y por la noche para seguir disfrutando de esta interesante ciudad dormir en el Parador es la mejor opción.

    ResponderEliminar
  4. Segovia es una preciosa ciudad medieval, me encanta esta ciudad pequeña que la puedes cruzar varias veces al día. Siempre empiezo mi visita por el Acueducto y cruzando la ciudad medieval llego al Alcázar. Segovia es un precioso conjunto de paisaje, arte, arquitectura, gastronomía, y naturaleza. Todo ello se combina en una exquisita ciudad que merece la pena visitar.

    ResponderEliminar
  5. Es uno de los monumenos españoles con más carácter y más reconocible, compite con el acueducto, bueno creo que se complementan y convierten Segovia en un destino que hay que conocer si o si. Gracias por contarnos la historia de esta maravilla de nuestro patrimonio. Por cierto los paradores en las afueras de las ciudades, tienen su aquel, son todavía más un remanso de paz y tranquilidad.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""