lunes, 28 de julio de 2014

Santuario de la virgen del Toro (Menorca)

El Monte Toro es el punto más alto de la isla de Menorca con sus 358 metros sobre el nivel del mar. Desde su cima obtendremos una visión de toda la extensión de la isla, incluso si el día es claro también veremos la vecina isla de Mallorca.

Vistas desde el mirador de Monte Toro

Cuenta la leyenda que un monje de un convento cercano se retiró a estos parajes para recogerse en meditación. Una noche mientras oraba descubrió una luz en forma de estrella que descendía hasta la montaña. Durante varias noches se repitió la misma visión y el monje pensando que era una señal divina, puso en conocimiento de los hechos a su superior. Una noche se organizó una comitiva con los monjes de la comunidad para ir a comprobar lo ocurrido pero, para asombro de los presentes, en la mitad del camino apareció un toro furioso. El animal no les hizo ningún daño e incluso se puso en la cabeza de la comitiva y los guió por un sendero hasta llegar a una cueva donde hincó sus patas delanteras. En su interior descubrieron la imagen de la virgen. Los monjes trasladaron la imagen a su convento pero al día siguiente desapareció y la encontraron nuevamente en la cueva. Comprendieron entonces los monjes que era voluntad de la virgen permanecer en la cueva y construyeron en el lugar una capilla.

En lo alto de la montaña se encuentra también una estatua con la figura de Cristo 

Cuando llegué a lo más alto del Monte Toro, encontré un santuario presidido por un amplio patio de entrada en el que se encuentra una torre de defensa edificada en el siglo XVI. Desde esta atalaya antiguamente se enviaban señales de humo cuando se avistaban naves enemigas que se acercaban a la isla. En el patio hay un pozo para que los peregrinos que realizaban antiguamente el camino a pie pudieran refrescarse antes de entrar en el templo.

Entrada al santuario que alberga a la patrona de Menorca


El actual santuario se levantó en el siglo XVII con un interior muy sencillo presidido por la talla de la virgen milagrosa, patrona de la isla. Es una imagen de madera que sigue la tradición de las vírgenes negras, tan frecuentes también en las tierras de Cataluña. A los lados de la nave se abren tres capillas laterales, una de ellas es el acceso a la primitiva cueva donde apareció la virgen.

Interior de la iglesia


Aparte del santuario hay una tienda de recuerdos y un restaurante por si queréis comprar o tomar algo. Pero lo mejor para mi gusto es disfrutar del maravilloso paisaje y, si os acercáis a última hora de la tarde, de una bonita puesta de sol. No dudéis en subir al monte Toro si visitáis Menorca.


                                                                                                                                                            Loli

6 comentarios :

  1. Un sencillo monasterio emplazado en un lugar destacado de la isla de Menorca. Estamos encantados con la cantidad de lugares que encierra esta bella isla y cómo nos los transmites, Loli. Las imágenes lo dicen todo. Te felicito por este trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Un lugar más para añadir a la ruta por Menorca, desde luego, Loli, eres experta y gran conocedora de esta isla. Desde la cima del monte debe de haber una panorámica preciosa y si además, como nos cuentas, coincide con la puesta de sol tiene que ser una maravilla.

    ResponderEliminar
  3. Un hermoso paseo por el Monte del Toro, hermosas fotografías. Muy interesante historia sobre el origen de la cueva.
    Gracias por compartirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ya veo que Menorca también tiene leyendas, naturaleza, santuarios religiosos, me doy cuenta que esta isla lo tiene todo concentrado en pocos kilómetros, un lujo para conocerla en profundidad. Loli estás haciendo un trabajo excelente. Enhorabuena. Por cierto la foto del atardecer es preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Monte Toro al ser el punto más alto y encontrarse más o menos en el centro de la isla, recompensa al visitante con una fabulosa panorámica, sobre todo la parte norte de Menorca. Aunque el santuario en apariencia no es muy interesante, su visita es una forma de adentrarnos en una parte importante de la historia, la cultura y las tradiciones, así como en la leyenda que encierra.
    Merece la pena subir, especialmente al atardecer.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""