jueves, 3 de abril de 2014

Albacete, en árabe "Al-Basit" que significa "La Llanura".

Aproveché la estancia en el Parador para descubrir esta ciudad que para muchos puede ser completamente desconocida pero que merece la pena visitar. Aunque no está considerada como uno de los principales destinos turísticos de España, cuenta con una interesante patrimonio arquitectónico e innumerables paseos, plazas y zonas verdes que, desde luego, a nadie dejan indiferente. Es una ciudad acogedora y moderna que sorprende gratamente a quien la visita.

Catedral de San Juan

En Albacete se visita la catedral, quizás su monumento más representativo. Iniciada en el siglo XVI y terminada a mediados del XX. En su exterior se distinguen los estilos neorrománico y neogótico. Su interior es muy luminoso y son muchos los elementos que hay que admirar como sus cuatro columnas jónicas que sustentan las bóvedas, diseñadas por el gran maestro Diego de Siloé. Notables son también las pinturas murales que decoran sus muros y las capillas laterales con techos abovedados.

Columnas jónicas diseñadas por Diego de Siloé.

La ciudad también cuenta con varios museos interesantes, pero hablar de Albacete es hablar de sus famosas navajas y es que en esta ciudad la cuchillería es un arte y un oficio. Frente a la Catedral se encuentra la Casa del Hortelano con una interesante fachada neogótica. Alberga en su interior el Museo de la Cuchillería donde se exhibe una colección de más de 500 piezas con los distintos tipos de navajas que han existido a lo largo de la historia.

La Casa del Hortelano

Otro de los lugares que no debe perderse es el Pasaje de Lodares. Este bello pasaje es una muestra de la arquitectura modernista de principios del siglo XX, una galería comercial y residencial con una cubierta de hierro y vidrio sostenida por columnas renacentistas.

Pasaje de Lodares

Una buena opción para alojarse en Albacete es el Parador. Una construcción que nos recuerda la arquitectura rural manchega, rodeado de un agradable pinar y zonas verdes. Todas las estancias se encuentran alrededor de un gran patio y están comunicadas por largos corredores con grandes ventanales donde el agradable sol primaveral entra a raudales. Las habitaciones son muy amplias y en el restaurante se come bien, con una excelente gastronomía donde los protagonistas son los platos manchegos.
El verde de las plantas y de los árboles del jardín contrasta con el marrón de la madera y la cal de las paredes del edificio. Todo el entorno invita al relax. Es cierto que es una construcción más bien sencilla, pero su sencillez intensifica la grandeza de lo esencial, permitiendo olvidarnos del estrés y de la vida cotidiana.



Albacete me pareció una ciudad cómoda y tranquila. Pienso que con buena calidad de vida. Además la provincia ofrece miles de posibilidades turísticas magníficas, sus pueblos y paisajes hacen que disfrutemos de la más pura esencia de La Mancha.

                                                                                                                                                            Rafa

7 comentarios :

  1. Me ha venido bien leer tu artículo, Rafa, he de reconocer que cuando estuvimos por la zona no visitamos la ciudad de Albacete, nos dedicamos más a recorrer algunos pueblos cercanos y a disfrutar de la estancia en el parador.
    Me ha llamado la atención el Pasaje de Lodares, me gustan los edificios modernistas.

    Tienes razón cuando comentas la sencillez del Parador de Albacete, precisamente por esto y por su tranquilidad es perfecto para descansar, destacando las pistas de tenis y sus instalaciones de Pitch and Putt, un pequeño campo de golf de 9 hoyos, además de la piscina, con todo esto se pueden pasar unos días haciendo algo de ejercicio, desconectando y disfrutando de este agradable rincón manchego.

    ResponderEliminar
  2. Queda anotado este destino excepcional para el descanso y unas vacaciones relajadas. Es cierto que nos gusta visitar grandes ciudades, aquellas que tienen relevancia histórica o un inmenso patrimonio y nos perdemos lugares más sencillos pero que a la vez esconden tesoros secretos. La llanura nos espera. Te felicito por este trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por esta reseña tan completa, Loli. Yo no conozco Albacete pero si tengo oportunidad de visitarla sin duda alguna lo haré ;)

    Besos de colores!

    ResponderEliminar
  4. Te he dejado dos premios en mi blog con la intención de dar a conocer blogs con poca difusión, me gusta el tuyo. Si te animas a conocerme, te dejo mi enlace http://mientrasonaba.blogspot.com.es/2014/04/premio-liebster-award-y-conoceme.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta. Nos alegra saber que te gusta. Esperamos que nos sigas leyendo y ten por seguro que nosotros te seguiremos

      Eliminar
  5. Albacete no es una de las ciudades que sorprenda en cuanto a edificios históricos, pero si tengo que decir que es una ciudad agradable y muy tranquila, con interesantes zonas verdes, grandes avenidas y zonas comerciales. Todo muy bien cuidado.

    ResponderEliminar
  6. Ya veo que Albacete no sólo es el Museo de la Cuchillería, que tiene algunos edificios interesantes. El parador tiene muy buena pinta, parece un lugar idóneo para descansar y relajarse. Gran trabajo Rafa, siempre nos descubres lugares interesantes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""