jueves, 20 de diciembre de 2012

Onsen y Ryokan, dos suficientes motivos para viajar a Japón (4ª parte y final)






   Los baños de aguas termales se llaman onsen en japonés y hay más de 3000 por todo el país, más que en cualquier otro lugar del mundo. Habiendo tantos, los hay de todos los tipos, lujosos, modestos, gratuitos, caros,  públicos y privados, naturales o artificiales. Y los hay por todas partes, en las grandes ciudades, en zonas rurales, en las montañas, en playas, en ríos, en las cascadas, en las estaciones de esquí y en algunos hoteles y alojamientos. Pero todos tienen el mismo fin, relajarse en ellos.

   Normalmente están separados los que utilizan los hombres de los que usan las mujeres. Son lugares sólo para bañarse, por eso siempre hay duchas cercanas para lavarse antes,  se debe entrar a ellos descalzo y sin nada de ropa, tan sólo se puede llevar una pequeña toalla. Una vez dentro de la piscina, de la bañera o del espacio del agua, sólo queda disfrutar, contemplando el paisaje, y aprovechar el silencio, únicamente interrumpido por el sonido del agua.

   Hay algunos hoteles que cuentan con un rotemburo, bañeras al aire libre desde las que se disfruta de unas preciosas vistas del jardín, de la playa o de la montaña. En estos hoteles es normal cruzarse con personas vestidas con un yukata (batín de algodón) y unas geta (sandalias de madera) con una amplia sonrisa y cara de felicidad después de salir del onsen.






   A los tradicionales hoteles japoneses se les llama ryokan, suelen ser edificios antiguos de madera normalmente con un jardín. Este tipo de alojamiento es muy frecuente en la mayoría de las zonas de Japón, y es mucho más interesante que la estancia en un hotel de costumbres más occidentales. Las habitaciones suelen ser muy amplias ya que hay pocos muebles, no hay camas,  el suelo está cubierto por un tatami, para poner un futon sobre él a la hora de acostarse.  El tatami es un suelo de estera sobre el que se anda sin zapatos, en Japón es muy frecuente y en casi todas las viviendas lo tienen.

   Las habitaciones de un ryokan tienen poca decoración pero bien escogida, alguna pieza de porcelana o cerámica antigua, algún pergamino, y algo de decoración floral (Ikebana). Se suele servir la cena en la misma habitación, en una mesa baja apoyada sobre el tatami, y la cocinan que preparan esta basada en platos de su gastronomía tradicional.

   Cuando se entra en un ryokan, lo primero que hay que hacer es descalzarse y ponerse las zapatillas o sandalias que hay preparadas. Antes de la cena lo mejor es darse una ducha, ya instalados nos debemos  cambiar de ropa  poniéndonos los cómodos yukatas que nos ofrecen. Y volvemos a salir en dirección al onsen o rotemburo para tomar un baño, algo que podemos hacer de forma tranquila hasta la hora que hayamos concertado la cena en la habitación. Al volver a ella, nos encontraremos preparado algún aperitivo y té. Siguiendo la costumbre en estos sitios de relajación, tranquilidad y silencio, la cena puede durar horas, ya que consta de varios platos primorosamente preparados, servidos de una forma muy vistosa y delicada. Mientras, se han cerrado las paredes de una parte de la habitación, alguien de forma sigilosa prepara los mullidos y cálidos futones donde descansaremos, pudiendo disfrutar, después de todo esto, de un placentero sueño.




   Takayama es una localidad de la región montañosa de Hida. Es una pequeña ciudad que tiene un gran ambiente, con varios mercadillos, tiendas de artesanía con tallas de madera y objetos lacados, templos en las colinas, originales museos y muchas destilerías de sake, además del valor añadido de estar muy próximo a los Alpes Japoneses. Un lugar precioso, repleto de rincones mágicos, perfecto para pasar unos días y disfrutar de todo lo que ofrece.

   Aquí hay un original museo instalado en una antigua residencia de samuráis, con pasadizos secretos incluidos. Takayama Jinya es otro edificio histórico que se puede visitar,  fue el centro administrativo del clan Kanamori y donde estaba instalado el gobierno local en el Periodo Edo. Una impresionante construcción con los tejados de madera que me encantó, sobre todo una de sus dependencias, los graneros donde se almacenaba y custodiaba el arroz.





  Uno de los ryokan que más me gustaron, por su autenticidad y amable trato, fue el Ryokan Sumiyoshi  en Takayama. El pequeño hotel está instalado en una antigua casa de mercaderes junto al río Miyagawa. Su interior está decorado con antigüedades de todo tipo, y el cuidado a los viajeros es impecable. Un sitio maravilloso donde se puede disfrutar de tradicionales costumbres nada más traspasar su pequeña puerta, de la misma manera que cuando cruzamos la gran puerta de entrada a Japón, domo arigato gozaimasu, muchas gracias.



                                                                                                                                                           
                                                                                                                                                         Inma

6 comentarios :

  1. Es un dúo de lugares ideal para relajarse. Los japoneses son sabios. Un baño con vistas en un hotel tradicional con una cena típica, es un final de viaje alucinante. Te veo echa una experta nipona, solo te faltan los ojos rasgados. Han sido cuatro grandes artículos sobre el país del sol naciente. Gran trabajo. Me has ayudado a entender su cultura y costumbres tan desconocidas por mi parte.

    ResponderEliminar
  2. WOW, espectacular. Qué ganas de alojarme allí! Gracias por compartirlo! Además veo que tú estuviste en invierno... Que es lo que me tira atrás de viajar a Japón (sería Diciembre). A ver si económicamente nos lo podemos plantear. Y sino, será otro año, seguro!!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado todos los artículos sobre este país tan fascinante y muy útil toda la información que das. He quedado impresionado con sus costumbres, tan diferente a la nuestra. No me extraña que te guste tanto este país. Curiosos los Onsen y Ryokan deben ser un sitio donde poder relajarse, comer en paz y tranquilidad, rodeados de unos paisajes impresionantes. Japón está lleno de sorpresas.

    ResponderEliminar
  4. Qué buena embajadora eres del país nipón, siempre has hablado maravillas de él y ahora con estos cuatros estupendo artículos sabemos un poco más de esta cultura milenaria . Las fotos fantásticas como siempre.
    La próxima vez que nos veamos ya me contarás que tal dormiste sobre un tatami y que tal te sentaron esos baños termales.

    ResponderEliminar
  5. Domo arigato a ti, Inma. Esta serie de artículos sobre Japón ha sido fantástico. Me encantaría visitar un típico ryokan y disfrutar del baño y la cena que nos cuentas en un placentero ambiente de relax. Qué buena manera de conocer las costumbres del país!! Takayama parece un lugar con mucho encanto. Enhorabuena por tus amplios conocimientos de la cultura nipona.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por tus artículos Inma. Nos has traído capítulos preciosos de la cultura nipona. Este último me parece fascinante, invita a la relajación. Me encantan tantos detalles en los baños, la comida, parece que el tiempo se detuviese. Gracias por compartirlos con nosotros.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""