jueves, 17 de mayo de 2012

Las Tablas de Daimiel , en un lugar de la Mancha .


En la extensa llanura manchega, una tierra tan llana que a veces los ríos no encuentran por donde fluir por la ausencia de desniveles en el terreno, se encuentra uno de los ecosistemas acuáticos más importantes de la Península Ibérica. Una especie de delta interior muy poco frecuente en el mundo.


Las Tablas de Daimiel, declarado Parque Nacional desde el año 1973, es un lugar sorprendente donde no encontraremos grandes bosques ni altas montañas, es el resultado natural del curso de dos ríos: el Guadiana (de aguas dulces) y el Cigüela (de aguas salobres) que provocan el encharcamiento de la zona. El agua convierte el mundo seco de la Mancha en un oasis donde se refugian una gran variedad de fauna y flora.


Durante varios años este Parque Nacional ha permanecido seco, debido a la sobreexplotación del acuífero que le nutre de agua y a la escasez de lluvias. Hay que tener en cuenta que este humedal manchego es un ecosistema frágil que depende de la llegada del agua y de la calidad de esta. Debido a la sequía que padecía no tardaron en producirse incendios subterráneos causados por la combustión de la turba del subsuelo que a la falta de agua y el contacto con el oxígeno del exterior, prendió los terrenos. La falta de agua ha causado bastantes problemas a este humedal que ha estado a punto de desaparecer.


Afortunadamente, las lluvias de estos últimos años y los aportes procedentes de la cuenca del Tajo han devuelto el esplendor que había perdido este hermoso paraje.
Miles de visitantes se acercan cada año a este humedal que también es Reserva de la Biosfera y Zona de Especial Protección para las Aves. A través de un entramado de pasarelas de madera muy características de este espacio natural que permiten a la gente penetrar en el mundo secreto del humedal siempre que el sigilo nos acompañe.



Hay tres sendas diferentes en las Tablas asequible para todo el mundo. Están marcadas con señales amarillas, azules y rojas. La que nos acerca a la Isla del Pan, la amarilla es el recorrido más concurrido, ideal si hay pocas ganas de andar o se tiene poco tiempo y queréis haceros una idea bastante aproximada del entorno. Pero los buenos andarines y los amantes de la naturaleza disfrutarán haciendo los tres. Hay varios observatorios a lo largo de todos los recorridos.


Después de algo más de un década de sequía, miles de aves vuelven a encontrar en este espacio natural su lugar de estancia. He estado en las Tablas de Daimiel en bastantes ocasiones y hacía muchos años que no veía tanta agua.
La mejor época para visitarlo es en primavera y en otoño, donde veréis animales más fácilmente. En verano el calor es extremo y los animales están inactivos durante gran parte del día . El invierno también tiene su aliciente pero los días son más cortos y fríos.


En el Centro de visitantes encontraréis varias salas donde podréis ver mediante paneles, la flora y la fauna. También os proporcionarán un folleto donde cuenta un poco la historia del Parque, las especies que lo habitan y un pequeño mapa para situaros en todo momento y saber en qué parte del parque os encontráis.


Solo me queda añadir que debéis aprovechar ahora que llega el buen tiempo para acercaros por las Tablas que es un paseo muy agradable y de camino; os agradará comer un poco de pisto o queso manchego en alguno de los numerosos restaurantes de los alrededores. Veréis como merece la pena.

Escrito por Rafa

4 comentarios :

  1. Qué lugar tan maravilloso nos acercas hoy Rafa. Tuve la oportunidad de visitarlo el pasado otoño justo cuando nos llegó la noticia de que las Tablas se habían recuperado después de tantos años y que tendrán agua durante una buena temporada. Espero que esta vez sepan preservarlas como es debido y que no las agoten con una sobre-explotación porque este parque es un bien de la naturaleza que debemos conservar todos. Las fotos son preciosas.

    ResponderEliminar
  2. Es una auténtica maravilla este humedal manchego. Impresiona, que en medio de la inmensa llanura, aflore este ecosistema único, que entre todos tenemos que cuidar. Ojo no os perdáis la visita al Molino de Molemocho, merece la pena conocer como funcionaba y para que servía. Muy didáctico. Si podeis ir entre semana estaréis mas tranquilos y lo disfrutareis aún mas. Gracias Rafa por traérnoslo al blog.

    ResponderEliminar
  3. En España tenemos lugares maravillosos que no sabemos apreciar. Me alegro mucho por la recuperación de este ecosistema tan interesante, después de unas expectativas tan malas como tenia que estuvo a punto de haber desaparecido. Una visita muy recomendable.

    ResponderEliminar
  4. Me ha sorprendido ver estas bonitas fotos con tanta agua en tu artículo. Cuando estuvimos en las Tablas nos quedamos algo decepcionados, estaba todo seco, no vimos apenas ningún animal, y estaba todo bastante descuidado, aunque es cierto que era verano y hacía un calor tremendo.
    Por lo que veo y nos cuentas es una zona que se ha recuperado, realmente parece otro sitio al que yo vi. Recuerdo que me gustó pasear por las pasarelas, tendré que volver para verlo tan bonito como está ahora.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""