martes, 13 de marzo de 2012

Parque Natural de Peñalara



A unos pocos kilómetros de la capital, los madrileños tenemos en temporada invernal nuestro lugar de ocio con la nieve y la naturaleza. Congregando cada fin de semana a gentes de todos los rincones de la comunidad que vienen en busca de diversión.


Como hago desde hace muchos años, cuando caen las primeras nevadas y el día es soleado me dejo caer por la sierra madrileña. Es una estación que mezcla los colores de los valles y bosques junto con el blanco de la nieve. Aunque este invierno no esta siendo muy propicio para las nevadas.

La Sierra de Guadarrama constituye uno de los escenarios naturales más conocidos y admirados, idóneo para aquellos que buscan combinar deporte y aventura. Si bien es cierto que algunos puntos de la Sierra corren el riesgo de convertirse en "parques temáticos". También es cierto que si te alejas de los puntos con mejor acceso, puedes disfrutar de una autentico paseo en solitario.




Aunque son varias las opciones y rutas que pueden realizarse por este enclave tan privilegiado a mí me gusta perderme por el entorno del Parque Natural de Peñalara, zona muy interesante por su gran belleza paisajística, que gracias a sus valores naturales le convierte en una de las joyas más valiosas de la sierra de Guadarrama donde montañeros y familias con los más pequeños pueden disfrutar de un gran día en la naturaleza.

El puerto de los Cotos, es el punto de reunión por excelencia, donde la mano del hombre se nota menos que en el Puerto de Navacerrada. Muchas veces habrá que madrugar porque el parking es limitado. Desde primeras horas, el aparcamiento se va cubriendo de vehículos a un ritmo trepidante, la gran afluencia de excursionistas es siempre desbordante, todos desean patear y jugar con la nieve. Los madrileños disfrutan descendiendo en trineos por sus laderas, esta zona está muy bien acondicionada, con un vallado que protege de la salida de los trineos hacia la carretera.



Como he dicho anteriormente no tengo una ruta fija, pero hay una excursión que me gusta especialmente, acercarme hasta la Laguna Grande de Peñalara, no hace falta ser un experto montañero es una ruta de fácil acceso, aunque con nieve hay que tomar ciertas precauciones.





Dejando el parking atrás, bordeando la Venta Marcelino, atravesamos la pradera de Cotos, donde nos recibe la alegría de los niños y mayores disfrutando de la nieve. Avanzamos hasta el centro de interpretación del Parque y tomamos la pista forestal que sale a nuestra derecha que en suave ascenso nos acerca al Mirador de la Gitana. Donde encontramos un sistema de marcación móvil y puntos indicativos que nos muestran los nombres de las distintas cimas de la Cuerda Larga, ramal montañoso que va desde el puerto de Navacerrada al de la Morcuera. Las vistas son asombrosas.
Seguimos la pista hasta el Cobertizo donde encontramos información sobre las distintas rutas de este Parque Natural. Subimos las escaleras y tomamos una senda entre la espesura del bosque de pinos, es fácil encontrarse a multitud de gente, expertos montañeros y domingueros. Este sendero esta totalmente cubierto de nieve, tan solo las pisadas, surcos y balizas señalan la ruta. Nos va elevando suavemente hasta una caseta de piedra junto al arroyo de Peñalara. Recuerdo que la prudencia nos debe de acompañar durante todo el recorrido y a partir de este punto especialmente, no salirse de los senderos marcados. Junto a la caseta una bifurcación donde encontramos una ruta a la derecha que asciende a la Laguna de los Pájaros y otra al frente que nos llevara hasta el impresionante circo de Peñalara y la Laguna. Fuera de la temporada de nieve, se pueden observar unos senderos de madera en el suelo, la presencia de arroyos y regatos es constante.

Aunque no es la única laguna existente, la Laguna Grande de Peñalara, es el símbolo del Parque Natural y la más visitada. De origen glaciar tiene un grado de protección máxima. Congelada en invierno y cubierta por la nieve, es un entorno de gran belleza y en esta época del año con un día claro y soleado este entorno luce su mágico color azul turquesa en contraste con el blanco del manto nevado.




El circo de Peñalara surgió hace millones de años debido a la acción glaciar, donde se formó toda la huella dejada en las morrenas, que es el conjunto de piedras y sedimentos depositados como consecuencia de la retirada del hielo. Como una magnífica fortaleza natural de granitos destrozados por los acción del agua, el hielo y el viento, es el lugar propicio para los amantes del senderismo y de la escalada.

Regresamos por el mismo camino, disfrutando de un sol que nos ofrece unas bonitas imágenes de esta Sierra. Con un poco de suerte, podremos ver alguna cabra montesa o algún corzo acercarse a las praderas que rodean a la laguna.



La ascensión a la Laguna Grande, en época invernal o en cualquier otra época, es una ruta muy fácil y cómoda. Apenas son 3,5 kilómetros y el desnivel es mínimo.  La maravilla paisajística del lugar lo hace idóneo para ir a desconectarse del mundanal ruido de esa gran ciudad como es Madrid.

Escrito por Rafa

4 comentarios :

  1. Rafa, nos traes un paseo por este Parque Natural precioso. Lo he visitado tanto en invierno como en verano, incluso me he bañado en la laguna, fue una gozada. Desde el puerto de Cotos es muy accesible, ir entre semana es mucho mejor, hay menos gentío y se disfruta más. La Sierra de Guadarrama es un paraje espectacular y muy cerca de Madrid, que seria de los madrileños sin esta sierra cercana para poder desconectar del mundanal ruido de la ciudad. Quisiera recomendaros a todos la otra parte de la sierra de Madrid, menos conocida, La sierra Norte, la que pega con Guadalajara, hay que descubrirla, os gustará.

    ResponderEliminar
  2. Una bonita excursión, me ha gustado como nos lo has explicado. Es un sitio muy adecuado para hacer una pequeña marcha con niños y llegar hasta la Laguna de Peñalara. La última vez que estuve era primavera y recuerdo que estaba todo muy verde y había bastante agua por todo el camino.
    Tienes razón, es un buen lugar para pasar el día y disfrutar de la naturaleza. Me han gustado las fotos con tanta nieve, estupendas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonito artículo, Rafa. Las imágenes son espectaculares sobre todo tras este invierno tan poco propicio para la nieve. Tenemos tantos lugares por descubrir a tan sólo unos minutos de casa...!
    El contraste entre la ciudad de asfalto, Madrid, y su sierra es increíble y es un regalo que debemos disfrutar y preservar. Gracias por este paseo y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es una de las excursiones favoritas que hago por Madrid ,como disfrutamos de la nieve .
    Es increible estar allí en plena naturaleza a tan solo unos cuantos kilometros de la ciudad .
    Las fotos preciosas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""