lunes, 14 de noviembre de 2016

Nové Město, la Ciudad Nueva


La Ciudad Nueva de Praga desde el Muelle Masaryk

Hasta bien entrado el siglo XVIII la ciudad de Praga se repartía en cinco distritos o ciudades que tenían autonomía propia con sus correspondientes ayuntamientos. Hoy ya unificadas, aún conserva las cinco ciudades históricas bien diferenciadas: Staré Mesto (Ciudad Vieja), Malá Strana (Barrio Pequeño), Hradcany (Barrio del Castillo), Josefov (Barrio Judío) y Nové Město (Ciudad Nueva).



En la Ciudad Nueva veremos una variada mezcla de estilos 

Corría el siglo XIV, cuando el rey Carlos IV llegó a la conclusión de que la ciudad antigua de Praga se había quedado pequeña, por lo que decidió extender los límites creando una ciudad nueva. Aunque hoy en día poco queda de aquella ciudad que junto con el barrio judío, fue demolida para darle el aspecto que tiene en la actualidad.

Una muestra de arquitectura art nouveau praguense

Sinagoga del Jubileo en la Ciudad Nueva 

Cercana a la Ciudad Vieja, esta zona quizás no tenga el mismo interés para los turistas como otras zonas de Praga. Lo más apetecible de esta Ciudad Nueva seguramente sea la Plaza Wenceslao, antiguo mercado de caballos en la Edad Media y ahora una zona muy animada y concurrida donde podemos encontrar hoteles, tiendas, restaurantes, cafeterías y centros comerciales.

En las inmediaciones de la Plaza Wenceslao se encuentra la cabeza giratoria, obra de David Cerný

Estatua de San Wenceslao en el interior del Pasaje Lucerna, obra también de David Cerný
Mientras se recorre la plaza encontramos diversos edificios de distintos estilos, los hay con cierto aire historicista, otros de art nouveau y alguno neorrenacentista. En uno de sus extremos está el Museo Nacional con su monumental escalinata y frente al museo la estatua ecuestre de San Wenceslao, el santo patrón de Praga.

La Plaza de Wenceslao con el Museo Nacional al fondo

En el lado opuesto al museo se encuentra el edificio más antiguo de la Plaza de Wenceslao. Se levantó en la segunda mitad del siglo XIV y fue propiedad de una familia burguesa de Praga quienes abrieron en él una famosa tienda de venta de cristal de Bohemia. En la actualidad es el hotel Prague Inn, un acogedor y limpio alojamiento situado en una zona peatonal con una ubicación inmejorable. En un par de minutos andando nos encontraremos frente al reloj astronómico, junto a la Plaza de la Ciudad Vieja. Este fue el alojamiento que escogí para visitar Praga y he de decir que salí muy satisfecha de él.



Además de la Plaza Wenceslao, hay que echar un vistazo también a la pintoresca Plaza de Carlos (Karlovo náměstí) y acercarse a los muelles del río Moldava donde hay varios edificios que merecen nuestra atención.

La polémica Casa Danzante

Uno de ellos es la Casa Danzante, conocida como Fred y Ginger, una controvertida construcción que levantó bastantes críticas, opinando que rompía con la estética de la zona. Como tantas otras construcciones de muchas ciudades, estoy segura que la Casa Danzante acabará convirtiéndose en todo un símbolo de esta ciudad.





                                                                                                                                                            Loli







4 comentarios :

  1. Por lo que veo Praga aún guarda grandes sorpresas para el visitante. Es una ciudad grande para recorrer sus calles sin prisa y dejarse envolver por el ambiente artístico que la rodea. Personalmente la casa danzante me parece un edificio fantástico en cuanto a sus formas. No veo el por qué de tanta polémica. En todas las ciudades importantes se ha tratado siempre de respetar la esencia y la arquitectura típica de esa zona pero no hay que dejar la modernidad de lado. Creo que hay un punto medio en el que todo tipo de arquitectura puede conjugarse en una sola ciudad. Para mi Praga, está resultando ser un gran descubrimiento.

    ResponderEliminar
  2. La famosa Plaza Wenceslao de Praga es inmensa y merece la pena ver con detenimiento sus edificios, varios son de estilo Art Decó. Fachadas, cúpulas, estatuas, detalles cubistas, torreones forman un museo al aire libre, completado por el conjunto de esculturas que rodean la estatua ecuestre de Wenceslao delante del enorme Museo Nacional.

    Me encantó ver la “Casa Danzante” junto al río Moldava. Los proyectos del arquitecto FranK Gehry son fascinantes. A este edificio se le conoce también por el nombre de “Ginger y Fred”, como la mítica pareja de baile.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía lo que ofrece Praga al visitante, no me extraña que sea una de las capitales europeas más visitadas y mejor valorada. Tiene parte medieval, renacentista, art nouveau, etc..., vamos de todo. Es algo excepcional, además han conseguido integrarlo con mucho gusto. Que ganas de conocerlo de primera mano, de momento te tenemos a ti Loli, como reportera de primera de esta magnífica y única ciudad. Gran trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Praga es una ciudad para enamorarse y la Ciudad Nueva es un lugar agradable para pasear y descubrir la mezcla de estilos arquitectónicos que tiene. La Plaza de San Wenceslao tiene una ubicación muy céntrica además es un lugar cargado de historia, en ella se inició la Revolución del Terciopelo y la caída del comunismo.
    Me gustó la originalidad de la Casa Danzante. Su interior alberga una exposición de arte contemporáneo, un restaurante y una terraza-mirador con unas fantásticas vistas de la ciudad.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""