jueves, 17 de diciembre de 2015

San Jerónimo el Real, uno de los edificios más emblemáticos de Madrid

Corría el siglo XVI, cuando un grupo de frailes jerónimos por mandato de los Reyes Católicos, empezó a desmantelar el monasterio mandado levantar por Enrique IV que se encontraba junto al río Manzanares conocido como San Jerónimo del Paso. Los frailes trasladaron aquel monasterio piedra a piedra hasta un lugar mucho más apacible y saludable que la zona del río. Dicen que el nuevo emplazamiento en lo más alto del Prado Viejo lo eligió personalmente la reina Isabel, además de monasterio también debería servir como lugar de oración y descanso a la Familia Real en sus estancias en la Villa.

Iglesia de San Jerónimo el Real


La historia de San Jerónimo el Real es larga, solo os contaré que resultó gravemente dañado durante la guerra de la Independencia siendo ocupado por tropas francesas, quienes ocasionaron grandes desperfectos destruyendo su bella portada, el retablo y los dos claustros con los que contaba. Eran malos tiempos para el monasterio y más tarde, como consecuencia de la desamortización, fue desmantelado, convirtiéndose en cuartel y en hospital de coléricos.


Exterior de la iglesia


Lo único que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días es la iglesia que sufrió diversas remodelaciones, sobre todo durante la segunda mitad del siglo XIX y un antiguo claustro que en la actualidad se encuentra recubierto por un edificio de nueva construcción conocido como “cubo de Moneo”, fruto de una ampliación del cercano Museo del Prado. Con el paso del tiempo, los Jerónimos, como conocemos popularmente los madrileños a esta iglesia, se ha convertido en uno de los edificios más emblemáticos de Madrid y uno de los pocos ejemplos que podemos contemplar en la actualidad de arquitectura gótica isabelina en la ciudad.

Un lugar histórico junto al parque de " El Retiro" 


Acercaos a la iglesia subiendo desde el Paseo del Prado donde encontraréis una bonita estampa. Merece la pena que os entretengáis un momento en este rincón donde veréis gente que entra y sale de unas de las entradas del Museo del Prado. Aquí os vais a encontrar con uno de los museos más importantes y visitados del mundo. Un poco más adelante ya podéis ver con claridad la cuesta que os va a terminar de llevar hasta la iglesia.

 Una de las estampas más emblemáticas de Madrid
Este magnífico templo ha sido testigo de ceremonias reales e importantes acontecimientos y formó parte del desaparecido Palacio del Buen Retiro. Como dato curioso os diré que entre otros hechos históricos aquí se casaron Alfonso XIII y Victoria Eugenia o que en él se llevó a cabo la jura de los Príncipes de Asturias, desde Felipe II  hasta la de Isabel II.

Los Jerónimos y la polémica ampliación del Museo del Prado

Comenzad la visita a Los Jerónimos contemplando su fachada, observando sus dos torres adosadas al ábside y los llamativos pináculos. Aunque seguramente os habrá gustado más la decoración de la crestería que recorre todo el edificio, quizás lo más destacado. Sin lugar a dudas es una iglesia sencilla y a la vez refinada, además de ser muy fotogénica y un lugar absolutamente lleno de encanto.

Pináculos y crestería que recorren el templo


Si os ha gustado el aspecto exterior, ahora os invito a pasar a su interior cuyo acceso se realiza a través de una escalinata con balaustrada. Una vez atravesada su portada, seguramente la encontréis muy sencilla, quizás lo único que os llame la atención sea su luminosidad y aunque no es de las iglesias más llamativas que encontraréis en Madrid, os diré que no hay un solo rincón que no sea extraordinario. Del edificio original tan solo se conservan las bóvedas de crucería, el resto, es fruto de la restauración llevada a cabo en el siglo XIX. Si continuáis con la visita, veréis como la iglesia es de una sola nave con cinco capillas a cada lado de la misma, algunas de ellas decoradas con obras del vecino Museo del Prado. Presidiendo el altar mayor el cuadro de “La comunión de San Jerónimo” que Rafael Tegeo pintó especialmente para este templo por encargo de Fernando VII.

Interior de la iglesia


Los Jerónimos es un pequeño tesoro de Madrid, ubicado en un marco incomparable y el lugar donde a muchos madrileños les hubiera gustado celebrar su boda.



                                                                                                                                                           Rafa

4 comentarios :

  1. Emblemático lugar de Madrid, ubicado además en una de las mejores zonas de la ciudad, junto al magnífico Museo del Prado y cercano también al Museo Thyssen. La visita puede completarse con un paseo por el Parque del Retiro.
    Muy interesante, Rafa, la historia del antiguo monasterio y de la iglesia que hoy se puede admirar. Me gusta especialmente su escalinata y el acceso al templo.

    ResponderEliminar
  2. Todo un icono en la capital. Un lugar que siempre me ha atraído a pesar de la polémica ampliación del Museo del Prado. Es un privilegio poder visitar su claustro aunque sea entrando a la pinacoteca y desde el interior de un cubo de ladrillos. Imprescindible pasear por el llamado "Triángulo del Arte" de Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Una de las grandes iglesias de Madrid que a pesar de su interior modesto merece la pena ser visitada en cualquier escapada a Madrid. Se encuentra en un zona muy atractiva y a pesar de estar entre los sitios más visitados por los turistas es muy acogedora y tranquila. Buen lugar para sacar fotos.

    ResponderEliminar
  4. Un artículo muy completo Rafa. Una iglesia que conocí hace relativamente poco tiempo y realmente me atrapó, exteriormente es preciosa. Tiene un encanto especial y una historia convulsa. Se encuentra en lugar privilegiado de Madrid, al lado del Museo del Prado, por lo que no os la podéis perder si visitáis la capital.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""