jueves, 3 de diciembre de 2015

El Palacio encantado de Linares, Madrid

Una visita a Madrid no puede dejar de incluir el Palacio de Linares, actual sede de la Casa de América. Lo encontraréis junto a la diosa Cibeles, rodeado de impresionantes edificios como: el Banco de España, el Palacio de Buenavista y el Palacio de Comunicaciones (sede del ayuntamiento). Este precioso palacio siempre ha despertado admiración, curiosidad y si me permites, hasta algo de temor entre los madrileños.




Hoy el palacio vive una vida apacible aunque hubo un tiempo en el que estuvo habitado guardando un pequeño secreto que atrae a muchos visitantes. Aquí conoceréis su historia que comienza en el siglo XIX, cuando fue mandado levantar por el marqués de Linares (José Murga) y Raimunda de Osorio, hija de una tabacalera, amante de su padre.



El marqués se enamoró por azar y acabo casándose con la hija ilegítima de su padre. Esta condición de hermanastros no se descubrió hasta después de que estuvieran casados. Un buen día, mientras el marqués ordenaba unos papeles de su difunto padre, encontró una carta desvelándole que con quien estaba casado era su propia hermana, fruto de una relación extramatrimonial.



Se dice que en ese momento, la marquesa ya estaba embarazada. Ante esta situación, el marqués fue a pedir consejo al Papa de la época quien dicto una bula especial y les permitió vivir bajo el mismo techo aunque sin tener vida conyugal, durmiendo cada uno en un dormitorio diferente de este palacio, para así mantener la castidad.


Entre sus muros hay varias leyendas que aseguran que la hija del matrimonio nació enferma y deforme, siendo asesinada por sus padres nada más nacer, para evitar un escándalo mayor. Según cuentan la ahogaron en alguna de las lujosas bañeras del palacio aunque otros afirman que fue emparedada en el muro exterior junto a la casa de muñecas que el marqués mandó construir para que jugara su hija.



Después de la muerte de los marqueses, el palacio fue vendido y con el paso de los años abandonado. El mal estado del edificio y la oscuridad se adueñaron de sus estancias, incluso se pensó en demolerlo hasta que fue rehabilitado con motivo del Quinto centenario del Descubrimiento de América para ser su sede en España. Desde entonces aseguran algunas personas que allí trabajaron que se oyen cánticos infantiles y lloros de una niña en las habitaciones del palacio. Hasta se ha dicho que hay noches en las que se puede ver a la pequeña bajando por la escalera principal, además de oír la música de un órgano y de violín.



El Palacio de Linares resultará una visita muy interesante y seguro que os sorprenderá aunque no intentéis ver fantasmas, os aseguro que no vais a encontrar ninguno, tan solo dejaos seducir poco a poco por la suntuosa decoración de todas sus estancias. Se puede hacer un recorrido guiado aunque, si queréis, hay también otras opciones como las visitas teatralizadas.



No dejéis de admirar su espléndida escalera de mármol de Carrara y los valiosos tapices o el estilo rococó de la Sala de Música. Veréis la Biblioteca, la Sala de Juegos y la Sala de Fumar. Incluso este palacio contiene mosaicos romanos y una buena colección de cristalería de gran valor.



En una de las grandes estancias descubriréis el comedor de diario, al que los marqueses hacían traer todos los días la comida desde el famoso restaurante Lhardy pues el palacio no contaba con cocina propia, tan sólo había una pequeña para calentar la comida y para los sirvientes. Os enseñarán el Salón de Té de estilo oriental aunque seguro que una de las cosas que más os gustará será el espectacular Salón de Baile con su planta ovalada.




El Palacio de Linares es un idílico rincón por descubrir en pleno Madrid, un buen lugar para dejarse embriagar con sus intrigas. Atreveos a comprobarlo y luego ... contádnoslo.



                                                                                                                                                           Rafa

4 comentarios :

  1. Conocía algo de la historia del Palacio de Linares pero no con tanto detalle cómo nos lo cuentas, Rafa. Menudo dramón el de esta familia.
    La zona de Madrid en la que está ubicado me gusta mucho, y además de los sitios cercanos que mencionas, está también próximo al Parque del Retiro, al Museo del Prado y al Museo Thyssen-Bornemisza.
    Una de las cosas que más me ha llamado la atención sobre este palacio es que no tuviera cocinas, y que llevasen a diario las comidas desde Lhardy. Una excusa estupenda para disfrutar de sus exquisiteces.
    Un artículo fantástico, Rafa, y nunca mejor dicho….

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día se celebran muchos eventos en este palacio como sede de la Casa de América que es. Nunca he visitado su interior pero, a juzgar por este espléndido reportaje, merece la pena conocerlo. No te preocupes, Rafa, si no pudiste ver ningún fantasma, ya vemos bastantes a diario. Gran trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la visita a este palacio que se encuentra en un lugar tan privilegiado y esconde entre sus muros terroríficas leyendas de fantasmas. Siempre se ha hablado más sobre sus misterios que de su arquitectura o su magnífica decoración interior, de la que diré que es realmente sorprendente.

    ResponderEliminar
  4. Que pasada de palacio, vaya lujos esconde dentro. Conocía de oídas lo de los fantasmas, pero no conocía el resto de la historia, vaya drama. Que suerte que se haya recuperado este lugar para que así disfrutemos todos de él. Un trabajo excelente Rafa, eres el mejor contando leyendas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""