lunes, 7 de septiembre de 2015

Bruselas, el refugio de Victor Hugo

Bruselas es conocida históricamente como refugio de intelectuales y, probablemente, Victor Hugo, una de las figuras francesas más destacadas del siglo XIX, sea el más popular de todos ellos. Victor Hugo se exilió a la capital belga tras el golpe de estado de Napoleón III. Aunque en un principio el escritor apoyó su candidatura como presidente de la República, más tarde, cuando este se hizo con el poder absoluto lo declaró un traidor por luchar por la igualdad social, la democracia y la abolición de la pena de muerte. Una lucha que le obligó a exiliarse.

 Casa del Rey en la Grand Place

Cuando Victor Hugo llegó a Bruselas como refugiado político encontró refugio en la Grand Place. No era la primera vez que viajaba a Bruselas, ya había admirado la ciudad como turista, como a muchos otros antes y después de él, le impresionó esta plaza de la que dijo que era una de las más bellas del mundo y es que no es para menos.


Grand Place


Esta plaza cautiva a todo aquel que la contemple, antigua y majestuosa dejará asombrado a todos los que se acerquen y recorran sus desgastados adoquines, desde luego merece la pena detenerse y disfrutar de uno de los lugares más concurridos de la ciudad que nos trasladará varios siglos atrás. Una vez llegada la noche la plaza se transforma, es cuando entran en juego las luces y las sombras. Todas las casas tienen detalles de los gremios, bustos y estatuas, que hacen de nuestra visita un deleite para la vista.

 Ayuntamiento y casa de los Carniceros
 Casa de los Duques de Brabante

El edificio donde se instaló Victor Hugo se le conocía como El Molino, antigua casa del gremio de molineros y de la que dijo: "Tengo una cama grande como la mano, dos sillas de paja y una habitación sin fuego". En su fachada aún se puede ver un pequeño molino de piedra y es una de las siete casas que se encuentran detrás de la monumental fachada de la Casa de los Duques de Brabante. Después de casi un mes en su pequeña habitación Victor Hugo se traslada a un edificio cercano en la misma plaza pero esta vez a una habitación mucho más grande con calefacción y vistas al espectacular Ayuntamiento.

  Casa de la Paloma, edificio donde se trasladó Victor Hugo


A Victor Hugo en su exilio le siguió unos pocos días más tarde su amante Juliette Drouet, la joven actriz, inteligente y hermosa, con quien compartía vida desde hacía años. La amante se alojó en las cercanas Galerias Saint Hubert, convirtiendo su apartamento en el lugar de sus aventuras amorosas. Juliette, siguiendo los pasos de Victor Hugo, trajo escondido en su equipaje el manuscrito de la obra maestra del escritor publicada diez años más tarde por una editorial de Bruselas con el título de Los Miserables.

  Galerías Saint Hubert


Saint Hubert fueron las primeras galerías cubiertas de Europa y el lugar preferido para muchos exiliados que como Victor Hugo, se reunían en estas galerías tan elegantes y distinguidas. Están cubiertas por una enorme cristalera y se dividen en tres zonas: La Galería de la Reina, la Galería del Rey y la Galería de los Príncipes. Dentro de ellas encontraréis tiendas, restaurantes, joyerías, chocolaterías, un cine y un teatro.

 La Taverne du Passage en Saint Hubert, lugar de reunión de Victor Hugo

Victor Hugo completó su obra Los Miserables aquí en Bruselas y fue en el mismo teatro que podemos contemplar hoy en estas galerías donde se estrenó por primera vez su famosa novela poco después de su publicación gracias a la gran labor de su hijo, Carlos Hugo.

 Teatro donde se estrenó Los Miserables en las galerías Saint Hubert

A Bruselas se la conoce, además de ser refugio de intelectuales, por su exquisito chocolate y sobre todo por la cerveza. Las hay para todos los gustos y sabores, cuenta con más de 600 tipos, así que no será difícil encontrar alguna de nuestro agrado. Para comer algo podéis entrar en algún restaurante de la Grand Place o en alguna de las callejuelas que la rodean, aunque la elección no resultara difícil.

 Rue des Bouchers


Estoy segura que encontraréis bastantes platos que os dejarán un buen sabor de boca. Aunque no nos podemos ir de Bélgica sin probar los famosos mejillones con patatas fritas. ¿Sabías que los belgas son los mayores consumidores de mejillones del mundo? Me pregunto si Victor Hugo llegó a probarlos pues es el plato más popular en Bélgica.




Antes de abandonar Bruselas y a Victor Hugo, junto al Ayuntamiento se encuentra la estatua de un héroe que se enfrentó a los poderosos soldados del Conde de Flandes y liberó la ciudad en el siglo XIV. Dicen que tocarlo da buena suerte, además tendremos la posibilidad de regresar a la ciudad, así que ya sabéis ¡no os vayáis sin tocarlo!

 El héroe popular Everard´t Serclaes 



                                                                                                                                                         Loli

5 comentarios :

  1. Al igual que a ti. Loli, la Grand Place de Bruselas me cautivó desde el primer momento que puse el pie en ella. Su maravillosa arquitectura como la Maison du Roi o el Ayutamiento junto con las casas gremiales hacen de ella una obra de arte. Hay que recorrerla de día y de noche cuando la iluminación permite apreciar ciertos detalles que durante el día pasan inadvertidos y el gentío disminuye. Yo también posé mi mano sobre la estatua de Everard´t Serclaes para asegurar mi regreso. Muy bien contada la azarosa vida del gran escritor Víctor Hugo!

    ResponderEliminar
  2. #Bruselas en general y la Gran Place en particular, por si mismas merecen visita y además saldrás encantado de ambos. Pero quisiera resaltar lo bien que te acoge esta ciudad y en general Bélgica. Trata muy bien en general a los turistas, les facilita la estancia con muchas facilidades para viajar a sus múltiples ciudades o pueblos con encanto y tiene multitud de establecimientos para disfrutar de su gastronomía y de sus fantásticas cervezas. Los monumentos, el chocolate, las patatas, los mejillones, etc..., te dan ese extra que convierte cualquier viaje en excepcional. La capital de Bélgica y todo lo que contiene te da ese plus que buscas, te sientes cómodo en ella. Me ha encantado la historia de Victor Hugo, Loli muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que esta es una de las plazas más bellas del mundo.
    Cuando llegas la primera vez no sabes hacía donde mirar y te envuelve su encanto. Espectacular ¡!
    Leer tu artículo, Loli, me trae muy buenos recuerdos, la cantidad de veces que he paseado por aquí…
    El ambiente que tiene la Grand Place y Saint Hubert es animadísimo, con un montón de comercios, restaurantes y cervecerías. Las tiendas de chocolate son una tentación irresistible.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente la Grand Place es una de la más bonitas y elegantes del mundo, no es demasiado grande pero sin duda alguna, es increíblemente espectacular. Así que no es de extrañar que Victor Hugo, uno de los autores franceses más importantes de todos los tiempos se sorprendiera totalmente. Si os apetece conocer los lugares más significativos por los que pasó el escritor, acercaros a la oficina de turismo y os darán un mapa con todas las explicaciones sobre la ruta de Victor Hugo.

    ResponderEliminar
  5. Como a tus seguidores, nos encanta el trabajo que has realizado explicando la vida de Víctor Hugo en Bruselas. Nos alegra ver que tu comunidad aprecia Bélgica. Enhorabuena por tu blog y muchas gracias por dedicar un espacio a la ciudad

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""