jueves, 4 de diciembre de 2014

La histórica villa de Tordesillas

Tordesillas se conserva fiel a la memoria de los episodios históricos que le tocó vivir. Los hechos más notables fueron la firma del tratado que en 1494 se llevó a cabo entre los reinos de Castilla y Portugal por el cual ambos se repartían los territorios del Nuevo Mundo. Otro hecho relevante fue la estancia de la reina Juana I de Castilla (Juana, la Loca) que durante 46 años permaneció encerrada en el desaparecido Palacio Real.


Entre los monumentos que engalanan Tordesillas haré mención especial a las Casas del Tratado. Dos mansiones unidas que en sí no llaman demasiado la atención, tan sólo es destacable el escudo de los Reyes Católicos en una de sus fachadas. Hoy es el centro de información turística de la villa y un singular Museo del Tratado donde encontraremos la reproducción de las tres carabelas de Colón y una exposición donde veremos mapas y todo lo relacionado con este hecho histórico. Además el edificio también alberga la casa de la cultura y una sala de exposiciones.




Recorreremos las calles de Tordesillas hasta llegar a su Plaza Mayor rodeada por completo de soportales, de los siglos XVI y XVII. Es pequeña pero acogedora, como suele ser habitual en Castilla, lugar de encuentro de Los Comuneros y hoy, de todos sus habitantes. En ella encontraremos numerosos bares y terrazas donde degustar sus excelentes vinos y productos de calidad.

Plaza Mayor

Un recorrido corto nos llevará a conocer otros monumentos de interés como la Iglesia gótica de Santa María del s.XVI, San Pedro con su retablo barroco o la iglesia museo de San Antolin. Justo enfrente de esta iglesia y las Casas del Tratado nos detendremos un momento ante la estatua de Juana I de Castilla (Juana la Loca), la desdichada hija de los Reyes Católicos. Maltratada y engañada por su marido, su padre e hijo, fue encerrada hasta su muerte en el hoy desaparecido Palacio Real de Tordesillas. Su lugar lo ocupan unos jardines desde donde obtendremos unas buenas panorámicas del río Duero y su puente medieval. Juana fue recluida en una habitación casi sin luz porque, según contaban, tenía incapacidades mentales y no podía gobernar. A pesar del trato recibido, siempre permaneció fiel a Castilla y a su hijo el emperador Carlos I. Tan sólo el pueblo de Castilla la respetó siempre, hasta tal punto que jamás consintió que se la despojara de su titulo real.


Monumento a Juana I de Castilla (Juana la Loca)

No dejará de sorprendernos cómo puede tener tantas reseñas históricas una localidad tan pequeña, así que iremos en busca de una de las joyas arquitectónicas de la comunidad de Castilla y León, el Real Monasterio de Santa Clara, su visita es imprescindible. Este monasterio es un viejo palacio construido por Alfonso XI sobre el alcázar y mezquita del rey Benamerín. De aquella época conserva reminiscencias islámicas como un patio adornado con azulejos, arcos lobulados, yeserías y unos curiosos baños que aún conservan el sistema de calefacción y conducción de agua bajo el suelo.


Real Monasterio de Santa Clara

En este palacio moró durante años Pedro I el cruel quien se lo regaló a sus hijas que lo convirtieron en monasterio. Se puede visitar gran parte de su interior donde se conservan una colección de pergaminos, hermosas tallas románicas, un órgano que perteneció a doña Juana y el farol que alumbró los restos de su amado Felipe el Hermoso. Llamará vuestra atención la iglesia que posee un artesonado mudéjar recubierto de oro de una belleza extraordinaria, bajo el cuál reposo el cadáver de Felipe, antes de ser trasladado a Granada.




Para finalizar nuestro intenso recorrido por Tordesillas si estáis pensando en un alojamiento os recomiendo el Parador. Situado a las afueras de la villa en una zona muy tranquila rodeado de extensos pinares, encontraréis esta típica casa castellana, con todas las comodidades que ofrece un Parador que lleva dando refugio desde 1958 a todos los viajeros deseosos de conocer el entorno.

Parador de Tordesillas

No esperéis encontrar grandes lujos, la arquitectura típica de la zona se mezcla con muebles antiguos y una decoración rústica. Bien conservado, con habitaciones cómodas, muchas de ellas con agradables balcones a los jardines traseros. El resto de instalaciones muy buenas, con un amplio salón donde destaca la chimenea. Además trasmite esa agradable sensación de tranquilidad que proporcionan por lo general todos los Paradores.


A Tordesillas también se la conoce por su famoso toro de la vega que tiene sus adeptos y detractores. Particularmente me abstengo de hacer ningún comentario respecto a las costumbres y tradiciones de ningún lugar. Por mi parte respeto todas las opiniones pues sólo estoy interesado en la parte histórica.

                                                                                                                                                           Rafa

4 comentarios :

  1. Hace años que estuve en Tordesillas y me tengo que pasar por allí otra vez. Recuerdo el Convento de Santa Clara, magnífico.
    Me hubiera gustado que hubiese llegado hasta nuestros días el palacio donde estuvo encerrada la reina Juana La Loca, para que hubiese servido de testimonio y homenaje a esta mujer injustamente tratada y calificada.
    Y sin duda si estamos unos días por Tordesillas, el Parador es el mejor sitio donde alojarse, es muy tranquilo, rodeado de pinos, y como bien dices, no es lujoso pero sí muy agradable.
    Rafa, un artículo muy completo y muy bien explicado todo.

    ResponderEliminar
  2. Tordesillas es un lugar lleno de historia pues allí se firmó el tratado que lleva el nombre la localidad y allí vivió Juana La Loca. La visita al Convento de Santa Clara es totalmente imprescindible para empaparse de todo lo que aconteció en este municipio vallisoletano. El parador está en un paraje muy tranquilo un poco alejado del centro pero merece la pena alojarse en él. Una entrada muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Solo por visitar el precioso Monasterio de Santa Clara ya vale la pena acercarse a Tordesillas. Las visitas son guiadas y lamentablemente, no se permiten tomar fotografías de su interior.
    Tordesillas es un estupendo destino de fin de semana que hará las delicias de todos los amantes de la cultura y su Parador el mejor sitio donde poder descansar.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo el Monasterio de Santa Clara como un lugar imponente y con mucha historia. Al ser un monumento de Patrimonio Nacional su visita guiada imprescindible. Tordesillas y sus alrededores es una zona ideal para pasar un fin de semana y empaparse de su cultura y gastronomía. Con respecto al Parador en medio de un pinar impresionante me pareció un lugar de remanso y paz pra el descanso del viajante. Gran artículo Rafa, enhorabuena.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""