jueves, 27 de marzo de 2014

El kimchi en la cocina coreana – Corea del Sur (4ª parte)




   El kimchi es la guarnición en todas las comidas, acompaña a cualquier tipo de plato y es el alimento más típico de Corea del Sur. Son verduras fermentadas y aderezadas con pimienta roja. Hay una gran cantidad de variedades, el de col es el más consumido, tiene un fuerte olor y aún más fuerte sabor. Aunque ya hay fabricas que lo preparan, es algo que se elabora en la mayoría de los hogares y se obtiene de diferentes formas dependiendo de la época del año.



   Los ingredientes utilizados básicamente en la gastronomía coreana son pescados y mariscos, carnes de cerdo, vaca y pollo, arroz y verduras. Cebolleta, ajo, chile coreano, salsa de soja, aceite de sésamo y guindilla es lo que se utiliza para aderezar los platos; la mayoría de ellos son picantes, algo que me sorprendió y que resultó ser un problema ya que no me gustan los sabores tan condimentados ni tan fuertes. Durante las comidas y cenas huía de todo lo que tuviera color rojo o verde, el tono de las salsas elaboradas a base de pimienta picante o chile.




   En los restaurantes es frecuente encontrar parrillas o planchas en las mesas, lo que me pareció una alternativa estupenda para los que preferimos tomar las cosas sin tantos aderezos. Siempre se sirve una gran variedad de guarniciones en pequeños platos o cuencos; lo que se coloca en el centro de la mesa es para compartir y cada comensal decide la cantidad y la forma de tomarlo.





   Disfruté realmente de algunas deliciosas comidas. En la playa cerca de Incheon probamos las almejas más grandes que jamás había visto. Una materia prima excelente, recién pescada y servida cruda para que cada uno lo preparase según su gusto en una pequeña barbacoa. Otro día, en el Mercado de Pescado Jagalchi de Busan, tomamos en los restaurantes del interior de propio mercado los mismos productos que venden en los puestos. Se escogen las piezas que quieres tomar y las preparan directamente, descalzos y sentados sobre una tarima, es toda una experiencia difícil de explicar y olvidar.




   Otros platos de la cocina coreana que también probamos fue la ensalada de algas, setas y jengibre; Bulgogi, carne asada cortada en trozos finos con salsa de ajo, cebolla y semillas; Galbi, costillas marinadas a la parrilla; Guksujangguk, sopa de fideos de trigo; Kimchijjigae, guiso de carne de cerdo y kimchi;  Bibimbap, arroz al vapor con verduras, carne de vaca, sazonado con chile;  Samgyetang, caldo con un pequeño pollo entero relleno de arroz;  Doenjang, pasta de soja; Samgyeopsal, panceta de cerdo a la parrilla; Gimbap, arroz y vegetales enrollados en algas secas; Jeon, tortas de verduras y Dongnae pajeon tortas de puerro y marisco.





   El soju (licor) y el bokbunjaju (licor de frutas) son bebidas muy populares. El té verde, té de ginseng, y el  sujeonggwa (ponche de frutas con caquis, canela y jengibre) me encantaron.


   Las cafeterías están de moda en Corea del Sur, son de estilo occidental, siempre están muy animadas y tienen un ambiente agradable. Aunque resultan caras, comparándolas con los precios de muchos restaurantes, son los lugares preferidos por la gente joven para quedar con los amigos. Hay infinidad de ellas por todas partes y cada una tiene su especialidad, ofreciendo diferentes tipos de cafés, suntuosos helados, apetitosos batidos, refrescantes sorbetes de frutas, originales mezclas de zumos naturales, y delicadas cremas de yogur. Tengo que reconocer que fueron mi perdición, tanto para hacer un descanso como para llevar, todo lo que probé en ellas estaba delicioso y era el complemento perfecto para reponer fuerzas durante el recorrido por los fascinantes lugares de este interesante país.





                                                                                                                                                          Inma

5 comentarios :

  1. Que buena pinta tiene todo y las fotos estupendas. Me ha parecido muy completo e instructivo poder conocer algo sobre la cocina coreana. Aunque imagino que tanto picante podrá ajustarse al paladar de cada uno y a la tolerancia que se tenga al mismo.
    Gracias por contarnos las experiencias de este viaje.

    ResponderEliminar
  2. Aunque el picante no se encuentra entre mis predilecciones gastronómicas un poquito no está mal. Lo que creo por tu artículo es que Corea cuenta con una variada oferta y diferentes posibilidades para agradar al paladar del viajero. Me hubiera gustado mucho probar el té. Estupendo artículo que nos permite volar al Lejano Oriente a través de la cocina.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Gran reportaje sobre la cocina coreana, con él me he hecho una idea bastante clara de la variedad que contiene. Reconozco que el picante no es de mi devoción, pero veo que hay bastantes opciones de evitarlo. Unas fotos estupendas, me encanta que se pueda ver el género y como cocinan. Veo que la cocina coreana es una experiencia más al visitar este país. Gran trabajo Inma, mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Todos sabemos que una forma de dar a conocer la cultura de cualquier país es a través de su cocina. Gracias a tus aportaciones cada día conocemos algo más de este interesante país que por completo desconocía.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""