lunes, 16 de diciembre de 2013

Zafra, un pueblo cuidado y acogedor con una gastronomía exquisita.



Espectacular
Qué acierto, hemos elegido sabiamente. Extremadura nunca defrauda y siempre sorprende, y esta vez no iba a ser menos.
Está un poco lejos de Madrid, pero es todo autovía y realmente no se hace pesado. El paisaje acompaña durante el viaje, dehesa, olivos, vides. Se pasa por el Tajo y el Guadiana, que en esta época van hasta arriba de agua. Parando un par de veces, se tardan unas 5 horas.







Nos hemos alojado en el Parador de Zafra y de nuevo un lujazo por el lugar y el servicio. Un alcázar-palacio del siglo XV residencia de los Duques de Feria, con un patio central a dos alturas precioso, un edificio bien restaurado y acogedor para sus alojados. Las habitaciones más que correctas, a destacar el enorme baño con un butacón forrado de toalla, comodísimo para secarte después de una relajante ducha. Los empleados del parador excelentes profesionales en lo suyo, tanto en la recepción,  la limpieza como en la restauración.



Precioso patio

En cuanto al desayuno, como siempre en Paradores, variado y abundante. Nos pusimos finos, como el tenazas, como los padres capadocios o como el chico del esquilaor...

La primera noche cenamos en el restaurante del Parador, muy buen servicio, los platos muy ricos y abundantes, pero la carta un poco pobre, eso sí, los vinos a un precio muy razonable. Expongo lo de la parquedad de la carta por dos motivos:
  1. Hay que dar mas opciones a los comensales, por ejemplo, no había ninguna ensalada y había demasiados platos regionales.
  2. Tienen una gran competencia en el pueblo. Se come muy bien hay mucha variedad con una calidad excelente. Le tienen que dar una vuelta al tema.
Hablando de la gastronomía de Zafra hemos salido gratamente sorprendidos, dos restaurantes para ejemplificarlo.

Josefina.

Abierto desde 1986 regentado por la propia Josefina y su hijo David. Un pequeño local, cerca del Parador, muy coqueto, íntimo y acogedor, con un trato exquisito y cercano. Una carta muy bien elaborada, con un poco de todo, platos típicos de la zona, buenos entrantes y variedad de carnes y pescados, comida casera bien presentada y muy buenas raciones. Nuestra elección fue la siguiente:

  • Entrante. Mollejas de cordero. Impresionantes, con un gran sabor y un aceitito que invitaba a mojar compulsivamente
  • Platos principales, Cochinillo confitado. Simplemente espectacular, recochito por encima y jugoso por dentro, una exquisitez. Carrillada de ternera. Qué carne, se desprendía sola, jugosa, sabrosa y con una salsa de vino, fina y suave. Se me está haciendo la boca agua al escribirlo.
  • Postre. Tarta de queso. Sin palabras, me quedo muerto ante esa textura de mousse, me dejó loco. Una de las mejores tartas de queso que he comido, muy arriba en el ranking.




Si vais a Zafra no dejéis de ir a comer o cenar a este lugar. Os atenderán y mimarán con esmero.

La Rebotica


Otro pequeño gran restaurante, trato personal y encantador, un acierto al elegirlo. Una cena redonda, rotunda y con un detalle final curioso y fresquísimo. Una cena con los siguientes platos:

  • Croquetas de centollo. Qué sabor a mar, qué bechamel, un bocado mundial.
  • Solomillo de Retinto al Oporto con foie. Desde que escuché la variedad de la Ternera Retinta de Extremadura en el programa de TVE " Un país para comérselo " de Echanove e Imanol ( qué dos cabronazos ), se me había metido en la cabeza probar esta carne a la primera oportunidad que tuviera, y así lo hice. Prueba superada con nota. Exquisita incluso poco hecha, como fue en mi caso. Una de la mejores carnes que he comido en mi vida.
  • Rape con langostinos sobre crema de puerros. Fresco, sabroso y con unos langostinos de primera. Dos buenos trozos con una crema suave que quitaba el hipo.
A reseñar la carta de vinos, muchos restaurantes de postín, matarían por ella. Una curiosidad, el propietario la hace a mano. Nosotros bañamos nuestra cena con un caldo llamado Bureo Selección 2005, exquisito en boca, una delicia.
Nos ofreció de postres unos sorbetes caseros de mango y limón con ron el primero y vodka el segundo que nos resultaron buenísimos y digestivos. Un acierto, nos dejaron nuevos después de una opípara comida.

En definitiva, Benito Morales, el propietario, nos ofreció una buenísima cena en su pequeño gran restaurante. A resaltar la calidad de los ingredientes y el buen servicio, enseguida se nota cuando te atiende gente profesional de lo suyo.

Del pueblo de Zafra deciros que nos encantó su zona monumental, es pequeña y recogida, con dos plazas la Grande y la Chica, sus casas señoriales y sus callejuelas blancas que invitan a perderte por ellas. Si os gusta tapear hay un montón de bares para ello, se nota que les gusta la gastronomía, la tienen cuidada al máximo.


Si tenéis la oportunidad visitar este pueblo, es recogidito y apacible, os gustará su tranquilidad y su buen comer.

Filustro

4 comentarios :

  1. Alguien dijo: "Extremadura nunca defrauda", y llevaba toda la razón. En todas las ocasiones que he recorrido estas tierras el trato, sus tesoros y paisajes, sus gentes y la gastronomía han superado todas mis expectativas. Por eso llevo Extremadura en el corazón y me alegra mucho haberte convertido en un "extramadicto". ¿Para cuando la próxima? Estupendo trabajo, muy completo.

    ResponderEliminar
  2. Es el único parador de extremadura que no he estado alojado y me encantaría , es un palacio impresionante y dar un paseo por el pueblo es todo un placer. Un artículo y unas fotos muy buenas .

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades por este artículo tan completo sobre Zafra, una buena aportación que tendré en cuenta. Conocí Zafra hace muchísimo tiempo y aunque fue de paso la verdad es que me gustó bastante.
    Estoy de acuerdo contigo en que extremadura es un lugar inigualable y nunca defrauda.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus propuestas, Filustro, a estas horas es peligroso leer esto con esos deliciosos platos que mencionas.

    Me gusta mucho el Parador de Zafra, sobre todo su patio. Tiene una ubicación perfecta dentro de este bonito pueblo. Y su zona de piscina es muy agradable, la última vez que he estado en él hacía bastante calor por lo que se agradecía un baño refrescante. Por la noche la cena en las mesas del restaurante instaladas en el patio, es un lujo, sobre todo escuchando tocar una guitarra en directo, amenizando la velada.

    En muchas de las calles de Zafra, debido al calor, hay una instalación de finos chorros de agua para refrescar el ambiente. Uno de los rincones que más me gustan es la Plaza Chica, haciendo buen tiempo, está llena de terrazas y todo el centro está muy animado.

    Muy ameno tu artículo con ese toque de humor tuyo, me ha gustado leerlo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""