jueves, 24 de octubre de 2013

Nueva York, la “Gran Manzana”




   Nueva York es tan grande, con tanto para ver y para hacer que es difícil comentar todo lo que nos ofrece. Es una ciudad viva, con mucho ambiente a todas horas y por cualquier parte. Edificios, museos, calles, restaurantes, tiendas, parques, avenidas, todo allí es interesante, atractivo, inmenso y desbordante. Sería necesario para conocer bien esta gran metrópoli viajar a ella varias veces, algo siempre complicado y muy costoso. Pero para hacernos una idea podría ser suficiente una escapada de una semana.




   
   Quizás lo más representativo es su Estatua de la Libertad, que se erige en Liberty Island. Auguste Bartholdi concibió el proyecto como una estatua-faro para ser instalada en un islote del puerto de Nueva York. Fue un regalo de Francia a los Estados Unidos. Diseñada por Gustave Eiffel, la emblemática estatua tiene sobre su cabeza una corona de siete puntas representando a los continentes y figurando la libertad en todos ellos.

   El Empire State Building es el símbolo de la ciudad, uno de los rascacielos más famosos del mundo. Puede subirse al Observatory, en el piso 86. Desde una plataforma se disfruta de unas vistas excepcionales. En el piso 102 hay un observatorio circular acristalado con una panorámica sin igual. Subir al Empire es algo indispensable que hay que hacer, aunque siempre esté a rebosar de turistas.

   El edificio Chrysler fue construido por el magnate de los automóviles. De estilo Art Decó, su interior está lujosamente decorado, y resulta muy atractivo por su cúpula de cristal y metal.




 
   Rockefeller Center comprende varios edificios, plazas, centros comerciales y calles peatonales. Aquí se encuentra Lower Plaza con un animado café en verano, y en invierno se instala la pista de patinaje sobre hielo que todos hemos visto en miles de películas. También es famosa por su gigantesco árbol de Navidad. Este me pareció un sitio de los más agradables y divertidos, te atrapa y cuesta trabajo irse de allí. Me encantó esta parte de la ciudad, por su ambiente y sus edificios, entre los que destacan el International Building, el GE, y el Radio City Music Hall. Este teatro fue construido en 1930 y en la actualidad cuenta con un auditorio para 6.000 personas. Frente al Rockefeller Center se halla la catedral de Nueva York, St. Patrick, que parece diminuta si se compara con los rascacielos que la rodean.

   Todos sabemos la variada y gran oferta de espectáculos que se ofrece. Miles de luces de neón iluminan Times Square, el centro del barrio de los teatros, cines y musicales, el famosísimo Broadway. Si tenemos la ocasión de asistir a algún espectáculo, un musical es el plan más divertido.




   En cuanto a los museos, los hay para todos los gustos. The Frick Collection, está en un pequeño y coqueto edificio, cuenta con cuadros desde el Renacimiento hasta el siglo XIX, junto con mobiliario y objetos antiguos.

   El Solomon R. Guggenheim Museum es una moderna construcción diseñada por Frank Lloyd Wright, me encantó su novedoso diseño.  En su interior reúne grandes obras de arte abstracto, cubismo y expresionismo de artistas como Kandinsky, Modigliani, Miró y Matisse.

   Para visitar el Metropolitan se necesita por lo menos un día entero y elegir la sección que más nos interese; se puede incluso comer dentro en su bullicioso restaurante. Las zonas en las que se divide son Arte Egipcio, Arte Griego y Romano, Arte del Antiguo Oriente, Pintura Europea, Arte Medieval, Armas y Armaduras, Arte Islámico, Instrumentos musicales y Arte de África, Oceanía y Latinoamérica. Con esto nos hacemos una idea de la riqueza y variedad que contiene y la necesidad de centrar nuestro recorrido en alguna parte concreta.





    Las tiendas más lujosas y caras están en Fifth Avenue, la famosa 5ª Avenida, que recorre de norte a sur Manhattan. También hay gran variedad de centros comerciales como Manhattan Mall, y muchos grandes almacenes como Bloomingdale’s o Saks. En las tiendas Century Twenty One se pueden encontrar artículos a precios increíbles. Es toda una experiencia ir de compras en N.Y., hay de todo y de todos los precios. La expresión neoyorkina “shop until you drop” “compra hasta caer redondo” lo describe perfectamente.

   Wall Street es el centro financiero, debe visitarse en las horas punta de los días laborables para ver toda su actividad. Aquí se encuentran unos edificios impresionantes como el Citibank, el Bank of New York y el Federal Hall donde está la conocida estatua de George Washington. Seguramente es una de las zonas del mundo donde se concentra mayor número de ejecutivos.



  
    El World Trade Center es algo que impresiona y sobrecoge. Antes del atentado del 11 de septiembre del 2.001, aquí se encontraban las Torres Gemelas. Los edificios colindantes dañados fueron posteriormente derribados. Alrededor han surgido de forma espontánea por parte de neoyorkinos y visitantes, recordatorios (flores, dibujos, fotos) en memoria de las víctimas de la tragedia. Ahora se está reconstruyendo la zona con un gran proyecto llamado “los Cimientos de la Memoria

   Desde Battery Park se toma un ferry hacia Ellis Island, una de las tres islas de la bahía. Era el lugar donde los inmigrantes eran retenidos antes de entrar oficialmente en el país. Hoy en día alberga un gran museo sobre lo que fue este centro de acogida de la inmigración a los Estados Unidos, entre 1.892 y 1.954

   El barrio chino de N.Y. surgió a mediados del siglo pasado. Me encantó la atmósfera que se respira por aquí. Hay miles de tiendas orientales donde se vende cualquier cosa que uno se pueda imaginar. Cientos de anuncios de colores con caracteres chinos cubren las fachadas de las casas, y las calles están repletas de puestos vendiendo productos de lo más variopinto.





 
   Little Italy, es el barrio de los inmigrantes italianos sobre todo de la zona de Nápoles y Sicilia. Mulberry Street es la calle principal, donde se concentran los restaurantes y tiendas típicas. Aún hoy en día celebran sus propias fiestas, cerrando al tráfico las principales calles que se llenan de puestos y casetas. Durante estos días tienen lugar numerosas procesiones, trasladándose la vida a las calles, algo que también hemos visto en innumerables películas.

   El pulmón verde de Manhattan es Central Park, un inmenso espacio con lagos, puentes, prados y bosques que se utilizan para descansar, realizar actividades deportivas y para celebrar conciertos o actuaciones.

   El SOHO es el barrio de los jóvenes artistas neoyorkinos. Aprovechando que en sus orígenes había almacenes o fábricas, los han reutilizado instalando aquí sus estudios. Al mudarse a estas calles muchos artistas y pintores, se han abierto varias galerías de arte por lo que se ha convertido en un barrio caro con viviendas de lujo y famosos restaurantes.

   United Nations Headquarters, el cuartel general de las Naciones Unidas, es un organismo de carácter mundial abierto a todos los Estados. Su objetivo es mantener la paz y la seguridad. Desde el vestíbulo del edificio de la Asamblea General hay cada media hora visitas guiadas, me gustó mucho poder visitarlo. La ONU recibió en el año 2001 el Premio Nobel en reconocimiento a sus esfuerzos por conseguir un mundo más pacífico.




 
   Cuando se llega a N.Y. sólo pensamos en la isla de Manhattan, pero hay otros distritos, la ciudad ofrece mucho más.

   Brooklyn, enlazado a Manhattan por el famoso puente con el mismo nombre, es donde está el parque de atracciones de Coney Island, y es uno de los mayores barrios residenciales.

   En un bonito viaje en barco nos podemos acercar a Staten Island, que siendo uno de los distritos de esta gran ciudad, aún conserva un aspecto de zona rural y tranquila.

   Queens, famoso por los estudios cinematográficos y por las exposiciones universales de 1.939 y 1.964.

   Y por último la zona del Bronx, una parte algo degradada pero que se está recuperando.

   Nueva York es emblemática, única. Es una ciudad tan atractiva que engancha, a veces algo caótica, pero también es parte de su encanto, y lo que es seguro es que no deja indiferente a nadie.
                                                                                  
                                                                                                                                                     

                                                                                                                                                        Inma




4 comentarios :

  1. Un artículo increíble sobre la ciudad que nunca duerme. Resulta muy apetecible visitarla y creo que por mucho que te lo cuenten hay que verla con tus propios ojos. Una excelente guía sobre lo que conviene no perderse en NYC. Gracias, Inma.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Inma por la maravilla que nos das, no solo por el artículo, también por las bellisimas fotos. Me ha parecido una guia fantástica sobre Nueva York. No imaginaba que había tantas cosas que ver y que hacer.
    Magnífico trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Una gran guía para hacerse una idea de lo que es esta ciudad universal. Has conseguido que de un vistazo sepamos lo que no hay que perderse en una visita a Nueva York. Que ganas tengo de conocerla, todo el mundo que ha ido me ha dicho que no te deja indiferente, que tiene vida propia. Inma has hecho un gran trabajo, con unas fotos espectaculares. Tendré este artículo como referencia para cuando visita La Gran Manzana.

    ResponderEliminar
  4. Es uno de los lugares que me encantaría visitar y más ahora después de leer todo esto de esta apasionante ciudad. Me gustaría poder ver y pasear por todos esos lugares que nos enseñas. Magnífico trabajo, me ha encantado Inma.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""