jueves, 12 de septiembre de 2013

Soria, no te la imagines, vívela

Ha sido una grata sorpresa conocer Soria, ya conocíamos parte de su provincia, pero nos quedaba la capital y nos hemos animado a visitarla este verano. Es una ciudad pequeña y acogedora que cuenta con poco más de 40.000 habitantes pero eso sí, tiene una gran capacidad artística y monumental con un imponente y precioso río Duero por el flanco este que le proporciona un aire romántico y de sosiego.

Galería en la Plaza Mayor


Plaza Mayor

Instituto Antonio Machado




Es una ciudad para pasear, pararte en cada rincón, sentarte en una terraza en cualquiera de sus plazas, observar una de sus múltiples iglesias, deambular sin rumbo fijo por los márgenes del Duero, relajándote o viendo su paisaje de ribera lleno de árboles.

Ribera del Duero

Paseando por el Duero


No me extraña que a muchos poetas les encantara como es el caso por ejemplo de Antonio Machado, Gustavo Adolfo Becquer o Gerardo Diego. Por lo tanto parece que es un emplazamiento que inspira, por su belleza y sus gentes.

Antonio Machado

Os puedo contar todo lo que vimos de manera pormenorizada, pero me voy a decidir por lo que más me llamó la atención.

Ermita de San Saturio

Literalmente colgada encima del Duero desde el siglo XVIII y de estilo barroco, mucha parte de ella excavada en la roca. La preciosa estampa que forma, vista desde la otra orilla, ya merece su visita pero su interior tiene mucho que ofrecer. Se accede por una gruta y se sale por la maravillosa cúpula con unos excepcionales frescos de la vida de San Saturio. Entre medías vas subiendo por varias estancias donde te explican la historia del santo y de la ermita. Es curioso que siempre ha estado custodiada y cuidada por un eremita hasta principios del siglo XX, incluso tenía sus aposentos allí. Ahora tiene otro tipo de personas que cuidan de ella, estos ya con un sueldo, pero en origen es lo mismo.

En definitiva es un monumento que hay que conocer sí o sí, por su ubicación y su peculiar historia. No os lo perdáis.

Monasterio de San Juan de Duero

En la misma orilla que la ermita pero más cerca de la ciudad se encuentra este monasterio románico de los siglos XII-XIII, destaca su magnífico claustro donde sólo se conservan las arcadas. Esto le proporciona una estampa curiosa y espectacular. Impresionan los diferentes tipos de arcos que lo forman, desde los de medio punto, arcos apuntados y arcos dobles entrecruzados, que le dan un carácter especial y único. Al estar a cielo abierto te puedes meter por todos sus recovecos. Es genial. El resto del monasterio está bastante deteriorado y la iglesia muy restaurada, pero con dos templetes dentro de ella con unos capiteles muy bien conservados con figuras muy interesantes.

Claustro de la Concatedral de San Pedro

Un magnífico claustro románico del siglo XII que consta de tres lados completos con todas sus arcadas y unos magníficos capiteles con multitud de figuras y motivos vegetales. Comentar que el lado sur desapareció por la construcción de la concatedral. La variedad de los capiteles, el pozo en mitad del patio y el ciprés que lo adorna forman un conjunto de gran belleza estética y artística.




Estos han sido los tres lugares que más me han gustado, pero quizás a otros les guste más el lado literario de la ciudad con numerosas referencias a distintos poetas como Antonio Machado, también las dos iglesias románicas, San Juan de Rabanera y Santo Domingo. La primera destaca por la altura para ser románica y la multitud de peripecias que ha pasado y la segunda, por su magnífica portada de cuatro arquivoltas.

San Juan de Rabanera


Santo Domingo


Como es nuestra costumbre nos alojamos en el Parador de Soria, enclavado en el Parque del Castillo , en lo alto de la ciudad, con unas magníficas vistas tanto de Soria como del río Duero. Destacar la habitación que nos proporcionaron, así como su fabuloso restaurante con unas vistas excepcionales. Por cierto, darles la enhorabuena por la cena que pudimos degustar, un menú de 22€ con una calidad excelente en sus platos. Pero esto os lo contaré en otra ocasión.


Parador de Soria



Si queréis hacer una escapada a un lugar tranquilo, acogedor, con monumentos de entidad y buena gastronomía, Soria es perfecta, no te la imagines, vívela y disfrútala.


Filustro

Atardecer soriano






7 comentarios :

  1. Soria es una ciudad muy recomendable para una escapada, sobre todo, otoñal... ¡Es muy entrañable! Machado y San Juan de Duero, dos referencias imprescindibles. El Parador, sin ser de los que tienen la monumentalidad tradicionalmente asociada a la Red, es, como el de Salamanca, por ejemplo, o el de Toledo, de los que ganan por emplazamiento.

    ResponderEliminar
  2. Soria es de esas ciudades que hay que recorrer sin prisas, deteniéndose a contemplar sus encantos y descubrir sus rincones. Subir hasta el parque del Castillo para ver cómo la puesta de sol cambia los colores del Duero o de la ermita de San Saturio, perderse por las calles peatonales del centro llenas de piedra y de historia, descubrir un claustro románico al otro lado del río, tomar un vino en alguna plaza, leer a Machado... Visitarla ha sido un placer y la estancia en el parador muy tranquila. Recomendable 100%.

    ResponderEliminar
  3. Hola yo la conozco, me gustaria visitar esa parte,Castilla y Leon, me han hablado muy bien ,interesante entrada,la que más me gusta el atardecer.Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Soria es maravillosa, tiene el encanto de las ciudades pequeñas llena de sorprendentes rincones, una ciudad muy tranquila. Particularmente me gustó mucho la Concatedral de San Pedro con su claustro románico. En Soria no sólo merece una escapada la ciudad, también sus alrededores, por ejemplo el Cañón de río Lobos o la laguna Negra.
    Como siempre amigo Filustro, un fantástico artículo.

    ResponderEliminar
  5. Soria es toda una sorpresa, una ciudad pequeña y desconocida pero con mucho encanto. Recorrer el agradable paseo hasta la ermita de San Saturio con el río Duero a los pies, será inolvidable. Un lugar realmente interesante.

    ResponderEliminar
  6. Soria es una pequeña ciudad, tranquila y con mucho para conocer. Lo que más me gustó de lo que visité fue San Juan de Duero, el claustro es una maravilla, al estar al aire libre me impresionó verlo nevado, estaba precioso.
    También me pareció muy curiosa la subida a la ermita de San Saturio, entre las paredes y el techo de la roca.
    El Parador es muy agradable y está situado en alto dominando el río Duero.
    Un ameno e instructivo artículo, Filustro, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó la ciudad cuando la visité, pero se ve que me dejé algún rincón por visitar que tu nos muestras. Tengo que repetir y así conocer el parador de esta bonita ciudad! Tiene un parque enorme, aparte del que está al lado del río que es una gozada. Sus habitantes son muy afortunados en ese sentido. Tu blog me encanta, yo ya he estado en los paradores de Sos, Olite, Fuentede, Baiona, Teruel, Limpias,Cangas de Onís, Gredos, Bielsa y Jarandilla. Con tu blog estoy escogiendo el próximo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""