jueves, 27 de septiembre de 2012

El Alcázar árabe del Parador de Carmona - Sevilla








   Recientemente he podido disfrutar de un parador que aún no conocía y al que tenía muchas ganas de ir, el Parador de Carmona, Alcázar del Rey D. Pedro, una bella fortaleza del siglo XIV. Aquí residieron durante unos días los Reyes Católicos, y también el Emperador Carlos V y su esposa Isabel de Portugal.

   Había visto muchas fotos de este lugar pero, aún así, me impresionó cuando lo tuve delante de mí por primera vez.  Un edificio elegante de una serena belleza. Cuenta con unas habitaciones luminosas, amplias y cómodas, algunas de ellas con fantásticas vistas a la vega del río Corbones.

   Su limpia y cuidada piscina me pareció una de las más bonitas de esta red, y el fuerte calor que hacía nos permitió disfrutar mucho de ella.

   En su restaurante además de probar su variado desayuno, a la hora de la comida la carta ofrece platos tradicionales de la zona, pero también comprobé con agrado que tenía algo de cocina más arriesgada, como el guiso de habas con tallarines de calamares, me pareció original y delicioso, y  contrastaba con el guiso típico de verduras sevillanas, muy sabroso también. El rabo de toro cocinado con cebolla, zanahoria y vino tinto, estaba muy tierno y se notaba guisado a fuego lento, consiguiéndose una concentrada salsa. La corvina con ajada de gambas, un plato hecho a la plancha y terminado en el horno, tenía un punto perfecto. Para el postre había un buffet de frutas, mousse, pasteles y tartas, en el que fue muy difícil elegir ya que todo tenía un aspecto formidable.

   Pero lo que realmente me atrapó fue el patio de este parador, con su maravillosa fuente mudéjar rodeada de arcos que, dependiendo de la hora del día, cambiaba de luz y color. Un patio para contemplar calmadamente su belleza. Escuchar el murmullo del agua junto al suave viento es algo para disfrutar y sentir, y lo recordaré siempre de mi agradable estancia en este bonito parador que me pareció de un gusto exquisito.







   La localidad de Carmona está a 30 kilómetros de Sevilla. La Vía Augusta pasaba por Carmona, quedando hoy en día numerosos restos de este periodo, aunque sus orígenes realmente se remontan a la Prehistoria, sobre todo al Neolítico.

   Al casco antiguo se accede por dos antiguas puertas, la Puerta de Sevilla y la Puerta de Córdoba, entre las que se recorre el lugar desde el extremo occidental al oriental. Durante el poder de Roma obtuvo categoría de municipio y el privilegio de acuñar su propia moneda. En el conjunto funerario de su Necrópolis destaca la llamada Tumba del Elefante, y la Tumba de Servilia, unos restos de gran importancia arqueológica.

   Paseando por sus calles nos encontramos con casas de estilo mudéjar decoradas con azulejos, así como varios palacetes. En la plaza de San Fernando está el Ayuntamiento y la iglesia del Salvador, esta plaza es el centro y siempre está muy animada. También es una villa famosa por sus postres, los bollos de aceite, las tortas de almendra, las torrijas y las tortas inglesas, a base de bizcocho, canela y cidra, estaban deliciosas.



  

   Carmona forma parte de la Ruta Bética Romana entre Córdoba y Cádiz. Es una población Sevillana que reúne numerosos motivos para enamorar a quien la visita.


                                                                                                                                                          Inma

5 comentarios :

  1. Recuerdo haberme detenido en esta bella localidad regresando de Sevilla y aunque no hicimos noche en el Parador sí pudimos recorrerlo y contemplar las vistas de la campiña sevillana q se divisan desde la terraza del Parador, situado en el punto más alto del pueblo. Las calles de Carmona se arremolinan en torno a este edificio y casi hay q atravesar el pueblo entero para llegar hasta él. La plaza es el punto de encuentro y las calles estrechas con fachadas blancas llenan de luz y alegría este bonito pueblo sevillano. Gracias por tu artículo, Inma, es muy completo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque no he estado alojado en el parador, si hice una visita a su restaurante y la verdad es que salí muy satisfecho. Me encanto el patio con su fuente y la terraza desde donde se divisa una bellas vistas sobre la Vega y la piscina. El hecho de que el parador se encuentre a sólo 30 kms de Sevilla ofrece todas las posibilidades de visitar la capital andaluza.
    Me ha gustado mucho Inma.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este parador, no he tenido el privilegio de alojarme en el, pero todo se andará. Recuerdo su bonito restaurante y lo bien que comimos en él. Este parador fue morada de amor de Pedro el Cruel y María de Padilla, es un lugar encantador cargado de historia.

    ResponderEliminar
  4. El patio con esa fuente te enamora nada más entrar. es uno de mis paradores de café. Una pena no haberme alojado en él y disfrutar de esa maravilla de piscina y de esas vistas. El pueblo me pareció espectacular, un pueblo encalado, con muchas puertas de entrada y muchos edificios que merecen la pena. Muy cerca de Sevilla es una opción para alojarse y visitar la capital hispalense. Tanto Carmona como Sevilla son una jodi... maravilla. Un gran artículo con unas fotos bueníííííísimas.

    ResponderEliminar
  5. Andalucía es una de mis asignaturas pendientes, a pesar de que parte de mi sangre es de esta tierra. Sólo conozco Sevilla y me apetece mucho conocer más lugares. Lo que nos cuentas de Carmona, las imágenes y la descripción de la gastronomía sin duda lo convierten en un posible destino muy apetecible. Muchas gracias Inma. Preciosas las fotos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""