miércoles, 9 de mayo de 2012

El Museo Guggenheim de Bilbao - Vizcaya


   


        
   El edificio del Museo Guggenheim  de Bilbao representa un ejemplo de la arquitectura más vanguardista del siglo XX. Utilizando tecnologías muy avanzadas, el diseño es de Frank Gehry, arquitecto canadiense que ha recibido numerosos premios por su  audaz y personal  forma de diseñar. A pesar de ello esta construcción  se integra perfectamente en el aspecto urbano de la ciudad, y es visible desde muchos puntos por su gran altura, 55 metros.

   Dando  un paseo alrededor es la mejor forma de contemplarlo antes de entrar; me sorprendió y gustó mucho tanto el edificio del museo como la zona en la que se encuentra, en un gran parque  junto a la Ría y el puente de la Salve.

   El museo consta de una serie de bloques interconectados de diferentes formas geométricas,  unos retorcidos, otros curvados. Algunos de ellos están recubiertos por paneles de titanio, como si fueran escamas de pez, lo que le proporciona, dependiendo de la luz, unos curiosos tonos y reflejos. La limpieza y el mantenimiento de los miles de paneles me pareció uno de los problemas para su conservación a lo largo de los años, pero supongo que ya estará previsto y estudiado.

   Su entrada es por la Plaza del Museo,  y en vez de tener escaleras ascendentes, se accede por una amplia escalera descendente, algo poco visto y nada común.

   Tiene 19 galerías, todas con iluminación natural que entra por lucernarios, controlando su intensidad con tejidos protectores adheridos al cristal para no dañar las obras que se exponen.

   Hay un atrio central donde se conectan los tres niveles de galerías.

   Cuando lo visité, tuve la suerte de hacerlo por la noche, estando ya cerrado el museo, realmente todo un lujo poder verlo sin prisas y perfectamente explicado, pienso que es aún más bonito y sugerente de noche ya que tiene una muy lograda iluminación.
                   
   En su instalación permanente está "La materia del tiempo", un conjunto de siete enormes esculturas de acero de Richard Serra, que obtuvo el premio Príncipe de Asturias 2010. Es uno de los mejores escultores americanos, aunque lleva 35 años viviendo en España. Su obra es novedosa e innovadora, se recorre a pie entrando como en un laberinto y se tiene la sensación de que las largas y altas paredes se mueven y cambian.

   Allí descubrí el programa de Amigos del Museo que ofrece muchas ventajas, como conferencias o visitas privadas y también el acceso ilimitado al mismo, así como a los Museos Guggenheim de Nueva York, Venecia y Berlín.
                                                                                                                                               
                                                                                                                                                           Inma


                                                                                                                                                   

5 comentarios :

  1. Me encantó cuando lo visité. Fuimos desde Santander en exclusiva para visitarlo. No vimos nada más en Bilbao. Es un museo tanto por lo que hay dentro como el propio edificio que es un auténtica obra de arte. Me encanto su luminosidad y amplitud y esas formas imposibles que lo forman. Todo el entorno que lo rodea, la ría y los puentes, el perrito de la entrada, la escultura en forma de araña,etc..., forman un conjunto que no hay que perderse. Inma, gran idea traerlo al blog. Por cierto lo de la visita nocturna tiene que ser una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba, no muy lejos de Bilbao, en El Ciego, la Rioja, tenéis otro edificio de Frank Gehry, en la Bodegas Marqués de Riscal. Si os gusta la arquitectura y el vino, estáis de suerte, podeis alojaros en el hotel de la bodega y disfrutar de otra obra de arte majestuosa de este gran arquitecto. http://www.marquesderiscal.com/

    ResponderEliminar
  3. Visite este museo hace años, el edificio en si es impresionante tan vanguardista, recubierto de paneles de titanio que refleja la luz del sol. Tenia entendido que Bilbao era una ciudad gris y llena de fábricas, la verdad es que me sorprendió bastante.
    EL Guggenheim es una visita obligada para todo aquel que se acerque a esta ciudad.
    Un verdadero lujo poder disfrutar del museo,sin prisas y por la noche.

    ResponderEliminar
  4. El Museo Guggenheim me impresionó sobre todo por su arquitectura. La verdad es que admiré durante mucho más tiempo la estructura del edificio que las obras de arte expuestas en el interior.
    Merece la pena, es algo que no podéis dejar de visitar si vais a Bilbao.

    ResponderEliminar
  5. Hola Inma, la verdad es que coincido totalmente con los otros comentarios en cuanto a que lo realmente impresionante del Guggenheim es su arquitectura. Gehry fue muy original utilizando las planchas de titanio para Bilbao ya que el Guggenheim de Nueva York tiene la misma forma pero está construido en cemento y hormigón y pintado de blanco.
    También el emplazamiento al pie de la ría lo hace muy particular. Además del súper perro de la entrada me gustó mucho la araña que hay en la terraza que da a la ría.
    Tengo pendiente volver a Bilbao para disfrutar de su gastronomía y recorrer el resto de la ciudad ya que sólo conozco el museo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""