jueves, 12 de junio de 2014

Monasterio de San Pedro de Cardeña, El Cid y la Catedral de Burgos




   A 10 kilómetros de la ciudad de Burgos se encuentra el Monasterio de San Pedro de Cardeña donde el Cid dejó a su familia al partir para el exilio.

   Rodrigo Díaz de Vivar (1043-1099) nació en Vivar al norte de Burgos. Pertenecía a una noble familia fiel al rey Fernando I. Al morir éste, su primogénito Sancho II, el nuevo rey de Castilla, otorgó a Don Rodrigo el máximo cargo militar del reino. Tras muchas batallas en las que siempre salía vencedor, se vio envuelto en las luchas fratricidas entre Sancho II y Alfonso VI,  por lo que fue expulsado de Castilla.


   El Cid conquistó Valencia a los árabes y gobernó esta ciudad hasta su muerte. Fue el único caballero cristiano capaz de vencer a las tropas almorávides, las mismas que habían derrotado al rey Alfonso VI en tres grandes batallas.



   El poema “El Cantar del Mío Cid” redactado hacía 1200,  lo describe como un héroe de gran coraje, honor y valentía. Se le conocía como El Cid, del árabe “sidi” mi señor, y como El Campeador, porque siempre salía vencedor de las numerosas contiendas en las que tomó parte. Es uno de los personajes más famosos de la Reconquista y de los más importantes en la historia de Castilla, aunque a veces se confunde lo histórico con lo literario, pero lo que sí es seguro es el indudable talento militar que poseía.



   
   El Monasterio de San Pedro de Cárdeña alcanza su mayor expansión en el siglo XI, más tarde fue renovado entre el XVII-XVIII. Durante la visita al monasterio podemos ver el claustro románico, con la originalidad del color rojo y blanco en sus arcos. En el interior de la iglesia se halla la capilla donde estuvo enterrado Rodrigo Díaz de Vivar y varios de sus familiares y fieles seguidores.




   Los restos del Cid fueron trasladados por su esposa desde Valencia a San Pedro de Cardeña. En 1921 con un solemne acto se llevan a la catedral de Burgos, y bajo una sencilla lápida descansan ambos en un lugar destacado de este espléndido templo.

   La catedral de Santa María de Burgos, es la tercera en España por su tamaño, se fundó en 1221 durante el reinado de Fernando III el Santo. Su construcción se prolongó a lo largo de tres siglos siendo en su mayoría de estilo gótico aunque también tiene elementos renacentistas y barrocos.



   Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984. En la fachada principal está la Puerta Real o del Perdón con un gran rosetón y una galería con estatuas de los reyes de Castilla. La Puerta del Sarmental tiene representaciones de Cristo, los cuatro Evangelistas y los Apóstoles.

   Su grandioso interior cuenta con varias capillas con bellos retablos y espectaculares cúpulas como la que cubre el sepulcro del Cid. La Capilla del Condestable está decorada con escudos, estatuas, cuadros y una extraordinaria bóveda estrellada. En la Capilla Mayor se venera la imagen de Santa María la Mayor, patrona de la ciudad.

   La Escalera Dorada de Diego de Siloé se construyó en 1519 para salvar el desnivel del terreno.El claustro, del siglo XII,  contiene varios sepulcros y numerosas estatuas.  En la Sala Capitular se guarda el valioso tesoro catedralicio.

   El curioso Papamoscas es una figura del siglo XV que aún funciona, abre y cierra su boca al dar las campanadas el reloj del interior del templo.

   Después de mi última visita a Burgos habían pasado varios años, recordaba la catedral oscura, con sus paredes grises, las torres casi negras y tapada alguna parte con andamios, ahora cuando he vuelto me he quedado maravillada, la rehabilitación llevada a cabo ha sido magnífica. Por fuera es impactante y por dentro se disfruta de todos los detalles gracias a una completísima auidoguía incluida en el precio de la entrada. La catedral de Burgos aparece ante nuestros ojos majestuosa, y es cuando no se puede evitar pensar en el mérito que tenía construir, hace alrededor de 700 años, algo semejante.

                                                                                                                                                       Inma


8 comentarios :

  1. Me encantaría poder visitarla, muy pronto iré para allá, espérame España :)

    ResponderEliminar
  2. Coño!!! podíais haber avisado y me había acercado hasta la capital (yo vivo en Briviessca) para tomar una caña y "desvirtualizarnos". Burgos está precioso desde que han limpiado la catedral y han hecho peatonal todo el entorno y limpiado las orillas del río. Hay un proyecto de solicitud de ampliar el Patrimonio de la Humanidad que tiene la catedral, al casco antiguo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El Monasterio de San Pedro de Cardeña todavía no he tenido la suerte de visitarlo, pero la ciudad de Burgos nunca me canso de recorrer sus calles, es una ciudad pequeña y fácil de pasear. La Catedral es una maravilla, una de las obras góticas más importantes e imponentes de España. Además de la visita de la catedral y la tumba del Cid, no hay que perderse, el Museo de la Evolución Humana donde exponen los cráneos y hachas encontrados en el cercano yacimiento de Atapuerca o el Monasterio de Santa María la Real de las huelgas, panteón de los reyes castellanos.
    Interesante propuesta, Inma.

    ResponderEliminar
  4. El claustro de San Pedro de Cardeña me ha recordado un poco por su color blanco y rojo a los característicos colores de los arcos de la mezquita de Córdoba. Muy interesante la visita de este monasterio donde reposaron los restos del Cid y Doña Jimena hasta su traslado a la Catedral de Burgos. Una de las catedrales más bonitas de España.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda la Catedral de Burgos es una de las catedrales góticas más bellas de nuestro país. No he visitado este monasterio pero lo tendré en cuenta en mi próxima visita. Burgos es una ciudad que merece mucho la pena recorrer por su historia, sus monumentos y su gastronomía. Durante el 2013 fue capital europea de la gastronomía y sus vinos y pinchos son un verdadero manjar. También es recomendable visitar la provincia que cuenta con uno de los yacimientos prehistóricos más importantes del mundo, Atapuerca y otros parajes naturales de gran belleza. Excelente artículo, Inma.

    ResponderEliminar
  6. Gran artículo Inma. El claustro románico del Monasterio de San Pedro de Cárdeña es una preciosidad, me ha encantado, en mi próxima visita por la zona, lo veo seguro. La Catedral de Burgos es única e irrepetible, y además ahora está reluciente. Habrá que volver para admirarla de nuevo. Un buen trabajo con muy buenas referencias históricas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes dónde extrajeron las PIEDRAS para su construcción.....?. Hablo de la Catedral. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según me ha comentado un amigo que vive en Burgos, la piedra caliza proviene de Hontoria de la Cantera.
      Gracias Víctor por tu respuesta, un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""