jueves, 15 de mayo de 2014

Parador de Corias, Monasterio de San Juan Bautista – Asturias





   El Monasterio de San Juan Bautista, el mayor edificio monástico de Asturias, se fundó en el siglo XI estableciéndose en él una comunidad de monjes benedictinos. El conde Piñolo y su esposa Aldonza, sus promotores, entregaron una generosa donación de tierras y aldeas a la abadía y, entre los siglos XII y XIII, alcanzó un gran esplendor.




   En el siglo XVI la antigua iglesia románica fue sustituida por un templo renacentista. Más tarde tuvo que ser reconstruido al sufrir un grave incendio. En 1835 con la Desamortización de Mendizábal los benedictinos fueron expulsados de él quedando el convento abandonado hasta 1860, que lo ocupó un grupo de frailes dominicos.



   Se le conoce como “El Escorial Asturiano” y durante una, muy bien explicada, visita guiada se puede acceder a la parte más antigua de todo el conjunto, la iglesia de estilo renacentista con la curiosidad de que la fachada original queda oculta tras la portada principal del monasterio. El retablo mayor es barroco y está decorado con columnas salomónicas emparradas.

   Junto al edificio se conserva el puente medieval sobre el río Narcea que daba paso al Camino Real que desde Leitariegos llegaba hasta Tineo.




   Rodeado de un paisaje montañoso junto al Narcea, el parador está instalado en el edificio neoclásico del siglo XVIII. Su Majestad la Reina Doña Sofía inauguró el Parador Monasterio de Corias el 15 de julio del 2013. Su exterior es austero y su interior amplio y luminoso. Tiene un patio y un claustro, en éste último se conserva una araucaria, un gran árbol traído de Chile por los dominicos, uno de los pocos ejemplares que hay en España.

   Durante las excavaciones se encontraron restos de enterramientos en el subsuelo del templo originario, por lo que se ha creado un museo en el interior del propio parador.

   Su decoración es muy acertada utilizando como adorno elementos poco usuales, así el techo del salón para los desayunos está cubierto con macetas de barro y, en las paredes del restaurante, el antiguo refectorio, hay un conjunto de grandes blondas de hilo que recuerdan los tradicionales trabajos del bordado. Las habitaciones son grandes, funcionales pero acogedoras, está todo nuevo e impecable.

   Me ha encantado la antigua biblioteca convertida en una mágica sala de lectura; y el detalle de los tradicionales zuecos de madera junto a las puertas de las habitaciones. Sus largos y anchos pasillos resultan muy sugerentes por el juego de la luz natural y el alumbrado indirecto desde el suelo. Se ha cuidado mucho el sistema de iluminación de todo el edificio. En la antigua bodega del monasterio se ubica la piscina y a su lado el spa. Un rincón íntimo y tranquilo, perfecto para relajarse un rato.




   Corias pertenece al ayuntamiento de Cangas del Narcea, un lugar donde se funde el paisaje rural con el río y las montañas. Elegante, armonioso, aislado y singular, el Parador cuenta con todo lo que hay que tener para llegar a ser uno de los mejores establecimientos de esta prestigiosa Red.


                                                                                                                                                   Inma

7 comentarios :

  1. Eestupendo sitio y magnifico articulo. He tenido la oportunidad de conocer este Parador no hace mucho y es extraordinafio encontrar un stio tan acogedor y bonito en un entorno tan maravilloso.
    Angel

    ResponderEliminar
  2. Con este detallado artículo nos animas a visitar este rincón asturiano. Las fotos son estupendas y junto con la profesionalidad de los trabajadores de Paradores y lo acogedor de sus establecimientos no creo que deje pasar mucho tiempo sin animarme a descubrirlo por mí misma. Gracias por mostrarnos el Parador de Corial casi al completo, Inma.

    ResponderEliminar
  3. El sitio parece muy acogedor y lo cuentas fenomenal. Me han encantado los detalles de la decoración tan originales, tan accesibles , y económicos!.

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido un estupendo Parador que combina perfectamente el atractivo interior con lo histórico del magnífico edificio. Imagino que el servicio y la atención sera de primera y tanto la comodidad como el descanso estarán asegurado, como siempre.
    Sin duda muy recomendable para conocer la zona.

    ResponderEliminar
  5. Certera descripción de un precioso lugar. Con tus fotos y con la resumida y amena historia del monasterio y su entorno, haces apetecible su visita. Paradores tiene, en tu Blog, un magnífico escaparate.
    Nacho.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito el Parador, se nota que esta todo nuevo y en perfectas condiciones. Me ha parecido un hermoso edificio bien restaurado, dando sensación de comodidad y serenidad. Me gusta esas estancias y zonas comunes tan luminosas, decoradas de forma muy original, como las macetas que cuelgan del techo boca abajo en el salón de desayunos. El claustro simplemente una maravilla.
    Espero visitarlo pronto.

    ResponderEliminar
  7. Gran reportaje de este nuevo parador de la red. Tiene un pinta estupenda, estar en un monasterio pero con todas las comodidades, vamos tiene que ser un lujazo. Además los asturianos tienen una capacidad especial para acoger a las personas que visitan su tierra. me han entrado muchas ganas de conocer este monasterio y sus alrededores, esta zona de Asturias me es desconocida. Gran trabajo Inma.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""