jueves, 12 de enero de 2012

La Real Basílica de San Francisco el Grande, Madrid

Cuantas veces de pequeño al salir del colegio Nuestra Señora de la Paloma, con mis compañeros de clase me paraba frente a este templo que me llamaba muchísimo la atención. Quien me iba a decir a mí con doce o trece años que este edificio formaría parte de mi vida. Le observaba durante unos segundos y con su imagen en la retina me dirigía corriendo a la plaza de las Vistillas donde pasábamos un rato antes de dirigirnos cada uno a su casa para merendar y hacer los deberes.


Dicen que San Francisco de Asís se detuvo en el mismo o parecido lugar donde yo me situaba, en su peregrinar hacia Compostela. Que construyó una pequeña cabaña donde se ocupaba de atender a los enfermos y de predicar. Cuando continuo su viaje quedaron aquí otros frailes que prosiguieron con su labor y construyeron un sencillo edificio. Primero la destrucción del primitivo templo, después con todos  los conflictos y contratiempos arquitectónicos. José Bonaparte quiso convertir la Basílica en sede de las Cortes. En 1835 corría un bulo por Madrid que acusaba a los franciscanos del envenenamiento del agua de la capital. La iglesia fue asaltada por el populacho y fueron pasados por cuchillo casi todos los frailes. Llegó la Desamortización de Mendizábal, el fallido proyecto de Panteón de Hombres Ilustres y por último, como consecuencia del mal estado del tejado, las aguas comenzaron a dañar seriamente el edificio. Las obras de remodelación duraron décadas estando semicerrada entre andamios. Cuando las guías turísticas se habían olvidado ya de San Francisco el Grande. En el 2001 volvía a abrir nuevamente sus puertas y en el 2006 se desmontaron los andamios de su interior.




Afortunadamente, ya restaurado nos ha llegado un soberbio templo neoclásico, con una decoración esplendida. Desprende lujo y belleza por todas partes, cada detalle es una obra de arte. Lo más destacable de su interior es sin duda la espectacular cúpula decorada con pinturas, de treinta y tres metros de diámetro (la tercera en tamaño del mundo cristiano). También destaca el altar mayor por no tener retablo, sino que su ornamentación es a base de pinturas y la sillería gótica del coro, que procede del monasterio de Santa María del Parral (Segovia).



Alrededor de la nave central se abren seis capillas, una de ellas con una obra de las primeras pinturas de Goya. También encontramos un museo con obras de Zurbarán, Carducho, Alonso Cano, entre otros.

Se hacen visitas guiadas, excepto sabados tarde y domingos, donde un guía nos dará las explicaciones oportunas. Se encuentra en la plaza de San Francisco, cerca de la Puerta de Toledo y La Latina. Una visita por tanto, muy recomendable que merece una parada en vuestro recorrido por Madrid.




Como anécdota os contaré que el día 1 de Septiembre de 1991 cuando aún no estaba abierta totalmente al publico, tuve la oportunidad de asistir allí a una boda en la que yo era el protagonista. Aquel día me uní en matrimonio con la mujer que comparte mi vida desde hace 20 años.


Al volver a visitar este magnífico templo, me doy cuenta de no haber sabido valorar en su día la importancia que tuvo el poder haber estado situado en el altar justo debajo de tan espectacular cúpula. Me conmuevo al recordar a todos mis familiares y amigos que me acompañaron en aquel precioso día y ya no están. Me hace considerar lo efímera que es la vida.

La Basílica de San Francisco el Grande, uno de los tesoros de Madrid que merece ser visitado.



Escrito por Rafa

6 comentarios :

  1. Sin duda, un lugar precioso para una boda, enhorabuena por esos 20 años y que sigáis disfrutando juntos muchos muchos más.
    Tienes razón cuando dices que es una interesante visita para hacer en Madrid, y su cúpula es impresionante.
    Me ha gustado leer como nos cuentas los humildes inicios de este sitio, cuando era una sencilla cabaña hasta convertirse en la monumental Basílica que ahora podemos contemplar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No tengo perdón de Dios, no conozco esta basílica, pero al ver las fotos me he quedado con la boca abierta. Tendré que cerrarla y abrir bien los ojos para abarcar lo grande que es. Casarse en un lugar así tiene que ser espectacular. 20 años casados vaya triunfo, enhorabuena. Rafa me ha encantado el artículo, me estoy dando cuenta que me falta mucho por conocer de Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Esta impresionante Basílica es uno de los templos que más me gusta de Madrid . Aparte de su grandeza es por que guardo unos de los recuerdos más importante de mi vida como fue mi boda .Gracias Rafa por dar conocer este maravilloso lugar.
    Un beso .

    ResponderEliminar
  4. Un sitio precioso para una boda.Felicidades a los dos .Besos

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura que lo más espectacular de la boda que nos cuentas fueron los contrayentes. Formáis una pareja maravillosa y como dice la canción: "que 20 años no es nada" así que ahora a por otros 20, 30 ó 40 más.
    Enhorabuena por conservar ese amor y por el artículo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestros comentarios . Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""