viernes, 30 de diciembre de 2011

Sofonisba Anguisola, la pintora de la corte.



Nació en la Italia del renacimiento, en una familia de origen aristocrático y con un padre que inculco a todos sus hijos una educación basada en la libertad de pensamiento y en una preparación exquisita.

Muy pronto Sofonisba y su hermana Lucia destacaron por sus dotes pictóricas, Lucia murió muy joven, era una pintora sobresaliente pero no tuvo vida suficiente para crear todo el potencial que llevaba dentro.

Nuestra protagonista continuo con su pasión por la pintura y  se preparo con artistas destacados de la época.

Tuvo entre sus maestros a Bernardino Campi, y mas tarde a Bernardino Gatti, años  después compartiría aprendizaje con el mismísimo Michelangelo Buonarroti que le tenia como pupila extraoficial, ya que en aquellos tiempos  las mujeres no tenían derecho a destacar en ningún tipo de manifestación artística.


De este modo se llegaron a cometer verdaderas injusticias,  se atribuían después obras de féminas a otros artistas destacados de la misma época, se ocultaban obras y muy pocas veces por no decir ninguna se conocía el talento de las artistas que quedaban anónimas y escondidas.


No fue así el caso de esta mujer, después de realizar un  retrato del Duque de Alba, este le habla al entonces rey FelipeII de la habilidad de Sofonisba como retratista, al año siguiente se le invita a visitar la corte de España y es así como se introduce en ella.

A parte de ser la retratista oficial del reino, se le concede el titulo de dama de la reina, la joven Isabel de Valois y las dos llegaran a ser confidentes y  grandes amigas.

Ella le hará sus mejores retratos plasmando en ellos toda su vitalidad , distinción y belleza, plasmaría también al oscuro monarca en un retrato que durante muchos siglos se atribuyo a otro pintor, lo mismo que  infinidad de trabajos de los que posteriormente su autoría no estaría clara o simplemente se adjudico a otros.

Un bellisimo cuadro llamado la dama del armiño y que hasta casi estos días  se atribuyo al Greco, era en realidad un retrato de una de las hijas del rey, la princesa Catalina Michaela, que lucia no una piel de armiño si no una de lince, si se contempla el trabajo está claro que nada tiene que ver con el estilo de Domenico Theotocopuli. el cuadro es de lineas diferentes , de un estilo pictórico y colorido que nada tiene que ver con el que se vislumbra en este retrato. Una obra magistral de Sofonisba .



En el tiempo que permaneció en la corte impartió clases de pintura tanto a la reina su amiga, a Carlos primogénito de Felipe y mas tarde a las infantas Catalina Micaela e Isabel Clara Eugenia, de las que también se encargaría de educar  tras la prematura muerte de su madre.

Ella misma se retrato en muchas ocasiones, existen numerosos autorretratos de esta artista renacentista, incluso en sus últimos momentos capto casi su propio ultimo aliento.

Fue una mujer admirable, de carácter positivo y optimista, se casó en dos ocasiones , la primera fue una boda concertada por el monarca español, el elegido se llamaba Fabricio de Moncada, era un noble de origen siciliano, el matrimonio no duro apenas cuatro años al parecer el marido pereció a manos de unos piratas.


Más tarde la pintora conocería en uno de sus viajes, a un capitán de barco mucho más joven que ella llamado Orazio Lonellini, que seria el gran amor de su vida y con el que la compartiría hasta el final de su larga existencia a una avanzada edad no frecuente en aquella época, se cuenta que la artista falleció a los 93 años, aunque algunos se atreven a barajar la edad de su desaparición en los 98 .

Entre sus obras los mencionados retratos de los monarcas, las princesas Eugenia y Catalina, el famoso cuadro la partida de ajedrez, retratos de damas ilustres, vírgenes......

Retrato a prácticamente toda la familia real del momento con la que coincidió, realizo un hermoso y muy fidedigno retrato de Juana de Austria hermana del rey, de su hijo Carlos de Ana de Austria....... e infinidad de autorretratos.

Hoy en día sus cuadros cuelgan de los mejores museos del mundo, en el del Prado es la única mujer que cuelga tres obras suyas, y que por supuesto son procedentes de la colección real.
Parece ser que estos tres trabajos serian los retratos de Ana de Austria, Isabel de Valois, y otro del Rey .

Muchas de sus obras se atribuyeron a artistas coetáneos suyos como el Greco, Van Dyck, Tiziano o algunos más.



















No puede haber una consecuencia mas injusta que contemplar una obra de arte que sea atribuida a una persona que no la creó, cuan mal pagada fue esta artista, que al menos si tuvo reconocimiento en su época , pero que posteriormente debido a la sociedad en donde las mujeres solo tenían que servir para atender al cónyuge y procrear, que no crear ni sentir ni compartir, aunque fuera arte innato que mostrar al mundo.

La historia , los estudiosos y la tecnología van haciendo posible que todas esas mujeres resurjan del anonimato y aunque tarde recojan sus merecidos laureles, para todas ellas mi respeto y mi humilde homenaje.


Escrito por Carolina



6 comentarios :

  1. Hola Princesa ,muy bonito artículo e interesante . Acabo de leer un libro de esta pintora , una mujer sorprendente con una vida apasionada .Ser mujer y pintora en esa época no era tarea fácil y ella supo ganarse a pulso su merecido reconocimiento .
    Hasta su nombre es original , su padre quiso poner nombres a sus hijos , como el de algunos protagonista de la historia de Cartago.
    Gracias por acercarnos una vez más a la historia.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Las injusticias casi siempre caen del mismo lado, las mujeres. Por eso hay que difundir las bondades de las heroinas que tiempo atras lucharon y abrieron camino. No conocia esta historia y la has narrado como siempre con un gusto exquisito. Gracias por culturizarnos un poco a todos. Conocer la historia en ocasiones evita volver a cometer los mismos errores.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carolina, como dice Rubén, gracias por culturizarnos. Yo no conocia la historia de esta pintora, que menudo maestro tuvo, nada menos que a Miguel Angel, y con esos cuadros tan preciosos que hizo, que pena que los merito se los llevasen otros.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado Princesa . Me gustan estos relatos históricos y como lo cuentas. Recuerdo el retrato de Felipe II en el Museo del Prado . Yo en verdad no sabía nada de esta pintora y que es la única mujer cuya obra se expone en el Museo . Pero ahora gracias a ti la conozco mejor . Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Interesante artículo en el que nos hablas de esta pintora tan poco conocida y que le tocó vivir en una época en que las mujeres tenían muy limitadas sus posibilidades.
    Me gusta el retrato de Catalina Micaela en el que claramente se ve que no es obra de El Greco. Finalmente para ella tuvo que ser una suerte poder pintar a personajes de la corte, reconociendo así su valía.
    Has tenido una manera muy sutil de enlazar este relato con tu artículo de “La casa del Bosque”.
    Un abrazo y Feliz Año para todos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios,
    siempre me fascino la pintura al principio casi por obligación,pero al final acabe amándola ,pues es un arte con mayúsculas que a veces parece de otro mundo.
    Este personaje de Sofonisba cuando lo conocí me cautivo,y sus cuadros me llevaban cautivando aun mas tiempo casi sin saber que muchos eran obra suya,me alegro asomar aunque sea,unas pinceladas de la gran obra y la vida de esta admirable mujer,bssss a todos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ""