jueves, 16 de febrero de 2017

Laguna de los Clicos y Los Hervideros - Lanzarote

Para completar la excursión al Parque Nacional de Timanfaya nos acercamos hasta El Golfo en la costa suroeste de la isla de Lanzarote para conocer la llamada Laguna de los Clicos o Charco de los Clicos o Charco Verde. Este enclave pertenece al municipio de Yaiza y es el resultado de la formación de un enorme cráter en la costa abierto al mar en cuyo interior se sitúa esta laguna de un intenso color verde, de ahí su nombre. Aunque el vocablo "clicos" proviene de una especie de marisco muy abundante en esta zona en la antigüedad que hoy se ha extinguido.

Charco de los Clicos


La laguna verde no es muy grande y está separada del mar por una lengua de arena de color negro pero sus aguas son saladas ya que se encuentra conectada al mar por el subsuelo. Debe su pigmentación a la presencia de microorganismos vegetales, es por ello que ha sido declarada Reserva Natural y está prohibido el baño pero merece la pena acudir a visitarla ya que es gratuita.

Este lugar ejerce una gran atracción al visitante pues el color verde intenso de sus aguas contrasta vivamente con los tonos oscuros de las rocas y la arena que rodean la superficie del cráter. De la playa emerge un curioso roque de color amarillo con una inclinación casi vertical que se sumerge en las profundas aguas del Atlántico.

Roque en la playa de los Verdes
A poca distancia encontraréis un amplio aparcamiento y varios restaurantes donde podréis degustar el pescado más fresco de la isla, como hicimos nosotros. Resulta curioso que un lugar tan recóndito y alejado como este haya sido escenario de varias películas como por ejemplo la producción americana "Hace un millón de años", protagonizada por Raquel Welch o más recientemente, "Los abrazos rotos" dirigida por Pedro Almodóvar. Quizás sea su contraste de colores o su aire místico alguno de los motivos por los que ha servido a estos cineastas como localización para sus obras.

Los Hervideros

Balconcillos en Los Hervideros
Un sendero de 4 kilómetros que bordea la costa separa el Charco Verde del paraje conocido como Los Hervideros, un singular espacio al borde del océano generado por el rápido enfriamiento de la lava volcánica en contacto con el mar, unido a la erosión de las olas y el viento que sopla sin cesar. Los Hervideros son una serie de cuevas submarinas y galerías subterráneas que conforman un maravilloso espectáculo geológico. Se puede descender algunos metros hasta unos pequeños balcones desde los que admirar este peculiar fenómeno.

Con cada movimiento de la marea las aguas rompen contra las rocas subiendo por las galerías hasta salir a la superficie del acantilado con una fuerza brutal, entre espuma blanca y un fuerte rugido. Es increíble cómo nos atraía este fenómeno que no podíamos dejar de contemplar. Se asemeja a unos grandes calderos repletos de agua hirviendo. Tened cuidado porque es fácil que acabéis mojados.
Un sendero de piedra os llevará por todo el borde del acantilado para extasiaros viendo el ir y venir de las olas. Es conveniente seguir los caminos marcados y no adentrarse en zonas prohibidas pues existe cierto riesgo de caer al mar y ser arrastrado contra las rocas.


El agua parece que hierve
Para completar este recorrido por la costa suroeste de Lanzarote no olvidéis visitar las Salinas de Janubio. A unos 3 kilómetros al sur de Los Hervideros alcanzaréis la Laguna de Janubio con sus impresionantes salinas. Más de 440.000 metros cuadrados dedicados a la producción de sal que resultan en una variada gama de colores al contrastarla con la arena negra de la Playa de Janubio. Son las más grandes de las Canarias y conviene visitarlas al atardecer pues dicen que es cuando se obtienen las mejores imágenes. No os sabría decir pues el día estaba muy nublado y no pudimos verlo. Eso tendréis que descubrirlo vosotros.

Atardecer sobre las Salinas de Janubio (imagen de www.canalviajes.com)

Susana

2 comentarios :

  1. Ni un sólo rincón me ha decepcionado de esta sorprendente isla. Nunca pensé que tuviera tantas y tan magníficas maravillas naturales dignas de ver. Me ha parecido el lugar perfecto para desconectar y hacer actividades al aire libre disfrutando de esa naturaleza volcánica.
    Una isla muy recomendable para todo tipo de viajeros.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante Susana todo los que nos está enseñando de Lanzarote, una isla que no tengo el gusto de conocer. Increíble la gama de colores que ofrece: el rojo de las piedras, el verde de la laguna, la arena negra y el azul del mar.

    ResponderEliminar